Que Significa Tener La Mente De Cristo | 17 Cualidades Para Desarrollarla

530

¿Que significa que tenemos la mente de Cristo ? Esto implica en nuestra vida que como hijos de Dios debemos desarrollar todas las características de lo que fue Jesús en su andar en la tierra, ya que él nos dio ejemplos de cómo actuar cumpliendo la voluntad de su padre.

Primeramente debemos manejar la definición de la misma para conocer la verdad bíblica que Jesús nos deja a través de las escrituras, la cual nos lleva a nuevos niveles de entendimiento y poder.

¿Qué es la mente?

La mente es el centro de la inteligencia, del razonamiento, y de la memoria, y se parece a una computadora con un poder y memoria, ilimitada. Muestra el proceso de pensamiento en el cual cree, y lo que piensa, se manifiesta directamente en el cuerpo.

Los científicos creen que el ser humano usa menos del 10% promedio de la capacidad del cerebro. La mente es un instrumento físico, pero tiene componentes espirituales, que si son activados por el Espíritu Santo, la convierten en un aparato milagroso, capaz de diseñar cualquier tipo de invento.

¿Que significa tener la mente de Cristo ?

La biblia es la única herramienta la cual es capaz de penetrar cada centro con la verdad y la gracia de Cristo Jesús.

(Hebreos 4:12)”Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.”

La Palabra es Jesús. La palabra es la que posee el poder para convertir la mente a Cristo Jesús, para que podamos conocer a Dios. Cuando verdaderamente lo conocemos, la mente pierde el deseo de auto preservación, y trasciende a su propósito original, que es servir al Espíritu.

 La mente en Cristo Jesús se levanta muy por encima de esta vida y de las ambiciones miserables de este mundo, llegar a un nivel de verdadera autoridad del reino de Dios. Ese es el comienzo de la mente de Cristo en nosotros.

La Biblia es uno de los métodos que Dios ha usado durante mucho tiempo para hablarnos a través de ella el señor nos aconseja de cómo vivir de acuerdo a su voluntad; para establecer sus diseños celestiales en nuestras vidas, cómo debemos actuar y pensar; tal cual como él lo hace, el Señor nos dice específicamente en

 (1 Corintios 2:16)” ¿Quién conoció la mente del señor? ¿Quién lo instruirá? Pues bien, nosotros tenemos la mente de Cristo.”

Este pasaje quiere decir que todos los hijos de Dios que han confesado que Jesús es su Señor y salvador poseen su mente. Entonces esto significa que deberíamos pensar como él piensa mirar como él mira, evaluar como él lo hace. Ser transformados a la manera de Jesús.

Nuestra alma tiene que poseer la mente de Cristo.

Nuestra alma debe poseer la mente de Cristo para poder controlar la actividad de nuestra mente. Las emociones y la voluntad son dos centros los cuales son muy importantes en el alma, para controlar nuestra mente.

La mente es una poderosa computadora, que si es conectada con el Espíritu Santo, producirá soluciones del reino de Dios. Muchos de los inventos que ha realizado el hombre moderno han ocurrido después del gran derramamiento del Espíritu Santo, que empezó a principios del siglo veinte. Las visitaciones de Dios siempre traerán prosperidad para todos. (Mateo 22:37)”Amarás al Señor tu Dios con toda tu alma, y con toda tu mente.”

La creencia en el mundo. Un sistema de creencia errado.

La creencia general en el mundo, en estos tiempos, es que la supremacía mental de los científicos va a resolver todos los problemas del ser humano. Por ello, es que los medios de comunicación y los intelectuales, hacen todo lo posible para eliminar a Dios, como el creador omnipotente de la raza humana, y no quieren considerar que es la única solución para nuestra condición. En otras palabras, el ser humano, todavía quiere volver a la mentalidad que Adán obtuvo después de la caída.

Claramente, el hombre está diciendo, “Yo voy a tomar mis propias decisiones, y voy a ser mi propio dios”. Pero la verdad es que, la ciencia nunca ha creado ninguna de las leyes que gobiernan nuestro universo, y solamente ha podido descubrir los principios de Dios. Los cuales son los que mantienen todo en orden.

Más aun, cualquier persona que tenga la supervivencia como un objetivo principal, estará asustado, con el simple pensamiento de no tener las cosas bajo su control. Aquí es donde reside la principal razón de por qué el ser humano rehúsa a creer que no posee todas las respuestas.

La mente es controlada por el mal.

La mente es el pizarrón del diablo. El utiliza impresiones, sonidos, e imágenes, de muchas formas y maneras, con el fin de asustarnos, y así poder controlar nuestro alma y nuestro corazón.

La razón por el cual tenemos miedo es que el temor cree en las mentiras. La mentira es un cordón atractivo el cual nos mantiene atados a nuestras realidades de pecado, enfermedad y muerte.

Por ejemplo, si el Espíritu Santo no se hace el dueño de nuestro corazón, de nuestra alma y de nuestra mente, viviremos asustados, si escuchamos constantemente que alguna epidemia va a infectar todo el mundo. El miedo entonces crea una imagen en nuestra mente, y nuestro cuerpo empezará a manifestar los síntomas.

Y la razón por la cual pecamos, es la misma de por qué nos enfermamos. Nos rendimos ante las sugestiones del diablo. Los pensamientos echan raíces en el corazón, normalmente por medio del temor, y este avanza a través de todos los centros del ser humano, hasta que se manifiesta en el cuerpo.

Con la mente de Cristo conocemos los planes de Dios.

Tener la mente de Cristo implica saber lo que él piensa y conocer los planes que él tiene para nosotros. y aun así saber lo que él espera de nosotros. Todos los hijos de Dios que han nacido de nuevo deben entender esta verdad y tenerla siempre presente. Y saber que ya no vivimos nosotros sino que es Cristo quien vive en nosotros; tenemos el privilegio de esta gran verdad

(1 Corintios 2:14)”Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del espíritu de Dios, porque para él son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”

Este pasaje bíblico nos dice que el hombre carnal no es capaz de percibir las cosas del espíritu; porque estas cosas se disciernen estando en el espíritu. Sólo a los hijos de Dios se nos ha dado el privilegio de percibir y entender las cosas del espíritu de Dios. Lo que para el hombre natural y carnal es locura para nosotros es un privilegio que el Señor nos ha otorgado.

Para tener la mente de Cristo debemos buscar a Dios.

Sí permanecemos en una búsqueda constante de Dios. Estudiando su palabra y orando en todo tiempo nuestras mentes serán renovadas cada día a la mente de Cristo. Nuestro pensar y nuestras acciones serán como las de él. nos pareceríamos más a Jesús. El Espíritu Santo siempre está ayudándonos e inquietándonos para memorizar, analizar y discernir todas las cosas como Cristo las ve y las hace pero tenemos que saber cómo reconocer la voz del espíritu.

Sí entendiéramos esta verdad nuestra vida cambiaría por completo, nuestras relaciones para con los demás serían totalmente diferentes; porque miraríamos a nuestro prójimo como Cristo lo mira. Permanecería en nosotros el ser espiritual y no el carnal. Dios quiere que entendamos lo que implica este privilegio. Y qué busquemos apasionadamente en intimidad con él, la ayuda para activar la mente de Cristo que ya está en nosotros.

Su ascensión hacia la mente de Dios.

Para creer tal cual como lo hizo Jesús, debemos seguir su caminar ascendente hacia la mente de Dios.

1. Debe ser obvio, para cualquier persona que haya leído las palabras del Señor, que él no pensaba, ni hablaba como toda la generalidad de su época.

2. El no dijo ninguna cosa, con el fin de apelar a los pobres, y luchar en contra de las estructuras tradicionales de creencia. Su mente no estaba conformada de la manera de pensar de este mundo. Él hablaba de forma diferente, debido a que él creía y se movía en los principios celestiales.

Él dijo en (Juan 8:28) “No hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó. Jesús debía depender de las palabras y de las lecciones del Padre. Hermanos, en estas declaraciones se encuentra el secreto del dominio.

De acuerdo a Hebreos 2:16, y a Hebreos 4:15. Jesús vino a la tierra siendo Dios, totalmente en su espíritu, pero en su alma y en su cuerpo, él fue la simiente de Abraham.

(Hebreos 2:16)”Porque ciertamente no ayuda a los ángeles, sino que ayuda a la descendencia de Abraham.”

(Hebreos 4:15)”Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado.”

Jesús demostró que el hombre puede dominar  a través de la palabra

Jesús nació en un mundo que era controlado por la manera de pensar de Adán. El cual es la estructura de pensamiento infractora de la ley. Cristo demostró claramente que el ser humano no tiene que sucumbir ante la oscuridad.

Jesús nació como hijo de Dios. Pero no nació como el salvador

Más aun, Jesús demostró que el hombre en Dios puede dominar por medio de creer la palabra de su Padre Celestial. Esto ocurrió por primera vez en el desierto, donde él se enfrentó, cara a cara con el diablo. Jesús nació como el hijo de Dios, pero más no nació como el salvador del mundo. Esto nos podría sorprender, pero si leemos lo que Pablo escribió en el libro de Hebreos:

(Hebreos 5:8-9)”Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.”

Quizá usted tal vez están diciendo: “He estado declarando las escrituras de la misma manera como Jesús lo hizo. Pero el diablo sigue destruyendo mi vida y mi familia.”

No se desanime. Nuestro Padre celestial no te ha abandonado, y la salvación está por llegar a tu situación. Creer como lo hizo Jesús, es la fuerza que puede liberarnos y investirnos de poder, para que seamos más que un vencedor.

Jesús se conecto con la palabra de Dios

Jesús no solamente citó las escrituras, si no que permitió que las palabras resonaran desde sus mismas células. Por ejemplo, cuando él le dijo al diablo, “No tentarás al Señor tu Dios”, creo pues, que cada célula en su cuerpo, estaba postrándose invisiblemente ante la santidad de esta declaración. Es decir que la pureza de las palabras de Dios fueron las que conectaron su espíritu con su alma y con su cuerpo.

No existía lugar alguno para que la duda, y la incredulidad hicieran a un lado este mandamiento, de la forma como lo hizo el primer Adán. Alguna vez nos hemos preguntado:

¿Cuál es la primera razón para convertirse en un cristiano?

Para establecer el reino de Dios en la tierra. Algunas personas piensan que es para evitar el infierno, y otras dicen que es para ir al cielo. Pues, lo cierto es que estos dos motivos son muy egoístas. Jesús explico su misión en el libro de Mateo.

(Mateo 5:17-19)”No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley, hasta que toda se cumpla. Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.”

 Jesús estudió las escrituras para entender completamente el diseño y el carácter de quién se iba a establecer. Él encontraba las escrituras de los profetas, y meditaba en ellas para que cada célula en su ser se convirtiera en esas palabras. En pocas palabras él se conectaba con esas escrituras para codificar su espíritu y su alma. Ya que su alma y su cuerpo tenían que demostrar la misma rectitud, y la misma santidad de su espíritu.

Como era la mente de Cristo

1. Una Mente Humilde

Hoy en día es muy difícil querer imitar a Cristo, ya que para hacerlo debemos tener una mente humilde, lo cual muchas veces los seres humanos no estamos dispuestos a tener.

En (Filipenses 2:5-8)”Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”

 Jesús nos demostró la humildad que estaba en él, su pensar era solo para servir y hacer la voluntad de su Padre, dejando de pensar en él y pensando en los demás.

  1. Se despojó de las riquezas celestiales.
  2. Vino al mundo, vivió como hombre y murió en la cruz.
  3. Cuando Jesús pudo exaltarse a sí mismo, no lo hizo.
  4. En lugar de ser maestro se hizo un siervo.
  5. En lugar de preferir vivir, su elección fue morir en la cruz.

 ¿Somos nosotros el tipo de cristiano que está dispuesto a sacrificar la vida por otras personas?

En (Mateo 11:29) “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.” Cristo Jesús es el mayor modelo para imitar.

3. Una mente pura.

En (Hebreos 4:15)  Él nunca le dio oportunidad a la tentación de llevarlo al pecado. Tener una mente pura, es una de las llaves para derrotar y conquistar el pecado.

(Santiago 4:8)”Debemos acercarnos más a Dios, y alejados de las cosas del mundo, para que nuestra mente sea pura como la de Jesús.”

Muchos de nuestros problemas podrían ser evitados si hiciéramos las cosas correctas desde el principio. Ya que la  iniquidad nos conduce al pecado. (1 Pedro 2: 21-22) “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas.”

Si escudriñamos las escrituras con un corazón puro, y con la intención de ver a Dios, y sin ninguna otra motivación. Sino únicamente deseando conocer al Padre, de esta misma forma como lo hizo Jesús, el Espíritu Santo te protegerá para que no te extravíes. Todos aquellos que no san verdaderamente puros tendrán muchos problemas.

3. Una mente recta.

La mente de Cristo siempre fue recta ante todas las circunstancias que vivió. Él nunca manifestó su voluntad, sino que haciéndose uno con el Padre cumplió la voluntad de Dios. Por el simple hecho de mantenerse en constante comunión con el Padre; él fue santo y sin mancha.

 (1 Pedro 2:23)”Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa a quien juzga justamente.”

Jesús nunca cedió a la tentación de vengarse o amenazar a otras personas. En lugar de él destruir a sus acusadores, lo mejor que hizo fue orar por ellos.

 Debemos tratar a las personas como queremos ser tratados. Y tener la mente de Jesús para hacer lo que es correcto para nosotros y para los demás.

4. Una mente de oración.

No podemos tener la mente de cristo, sino nos educamos en tener una vida y una mente de oración. Así como Jesús la tenía. La oración es una de las llaves para tener una relación íntima, que sea sincera y fuerte con Dios.

No podemos ser cristianos fuertes solamente con el estudio de la biblia y una lectura regular sin incluir la oración en nuestras vidas.

Porque tener una mente de oración:

  1. Jesús oraba muy a menudo.
  2. La oración nos da fuerzas para poder estudiar las escrituras y nos ayuda a renovar nuestra mente para luego poner en obra la palabra.
  3. Si no poseemos una vida de oración, entonces estamos rechazando la dirección divina y por ende estamos confiando en nuestra propia sabiduría y no en la de Dios.

Cualidades para desarrollar la mente de Cristo.

1- Debemos saber cómo reaccionar ante las pruebas y tentaciones.

2- Para tener la mente de Cristo tenemos que ser prudentes al hablar.

3- Debemos estar conscientes de que todo tesoro terrenal es pasajero, por lo tanto no nos aferramos a las cosas terrenales y materiales.

4- Nos debemos juzgar a los demás; antes de condenar pedimos misericordia, en vez de murmurar a nuestro prójimo oramos por él/ella.

5- Para tener la mente de Cristo debemos saber que seremos conocidos por nuestros frutos. Entonces debemos cuidamos nuestro testimonio.

6- Debemos tener temor a Dios.

7- Para tener la mente de Cristo tenemos que conocer y saber que somos templo del Espíritu Santo. Por lo tanto procuramos no contaminarnos.

8- Levantar a nuestro hermano cuando éste se encuentre en el suelo.

9- Debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Porque él que no ama no ha conocido a Dios.

10- Permanecer tranquilos ante las circunstancias difíciles porque sabemos que Dios tiene el control.

11- Confiamos y sabemos que Dios pelea por nosotros, por lo tanto descansamos en él.

12- Sabemos que la oración es vital para estar en comunión con Dios.

13- Debemos saber que sin fe es imposible agradar a Dios. Le creemos a Dios aunque parezca ser lógicamente equivocado, ya que nosotros no vivimos por lógica sino por fe.

14- Sabemos que tenemos autoridad sobre los demonios, enfermedades y cualquier dificultad que se pueda presentar.

15- Amamos la verdad y rechazamos la mentira.

16- Nos debe interesar más servir que ser servidos.

17. Debemos saber que el mundo no nos entenderá porque no vivimos conforme a sus principios.

Cuando tenemos la mente de Cristo nos parecemos a él, y hacemos todo conforme a lo que él es, en todas nuestras acciones nos hacemos unos con Cristo.

Te recomiendo leer: 5 Beneficios Que Desencadeno La Cruz De Cristo.

3 Comentarios

  1. Tremenda enseñanza me gusto muchisimo la cual a sido de gran bendiciòn para mi. Le pido a Dios que le siga dando cada dia màs y màs sabidurìa para que nos siga bendiciendo con la palabra de Dios. De verdad muchisimas gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here