Cual Es El Significado Real De La Cruz De Cristo!

448

El significado de la cruz es el lugar de plenitud, de manifestación, de cumplimiento. Entender el significado de la cruz, es penetrar la puerta que nos lleva a los misterios escondidos en Dios, a la riqueza más extraordinaria de Su Reino. Es en la cruz donde se conjugan las vertientes de sabiduría más extraordinarias en Dios. La revelación de Su infinito amor está ahí, la culminación de las verdades escondidas en Su humillación, se beben en la cruz. La entrada a los niveles más altos de luz, de resurrección está ahí también; y también, la puerta a las más altas dimensiones de Su verdad.

Que significa la cruz en la biblia

Para muchas personas, la cruz es el símbolo del cristianismo, pero no todas creen que deba llevarse puesta o colgarse en las casas o en las iglesias.

A Jesús lo ejecutaron “colgándolo de un madero” (Hechos 5:30)”El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándolo de un madero”. En la Biblia se usaron dos términos para referirse al instrumento donde mataron a Jesús; y ambas palabras se refieren a un solo pedazo de madera, no a dos. La palabra griega staurós “denota, primariamente un palo o estaca derecha. Se clavaba en ellas (en estas estacas) a los malhechores para ejecutarlos”. Y respecto a la palabra, empleada en Hechos 5:30, una obra explica que tanto este término como su equivalente en hebreo “no significan propiamente lo que nosotros entendemos por cruz, sino un simple madero”.

El significado de la cruz en la biblia

La Biblia también relaciona el método de ejecución de Jesús con una ley del antiguo Israel. La ley decía:(Deuteronomio 21:22- 23)“Si alguien a cometido algún crimen digno de muerte, y lo hacéis morir colgado en un madero, no dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado. Dios. Así no contaminarás la tierra que Jehová, tu Dios te da como heredad”. Refiriéndose a esa ley, el apóstol Pablo escribió que Jesús llegó a ser “una maldición en lugar de nosotros, porque está escrito: (Gálatas 3:13)”Maldito es todo aquel que es colgado en un madero”. Pablo, por tanto, indicó que Jesús murió en un simple poste de madera.

El verdadero significado de la cruz

No hay tesoro más grande que aprender a sumergirnos en el poder y el significado de la cruz, en cada parte de su sacrificio excelente y sus padecimientos. Ahí hay ríos de agua viva, torrentes de revelación, que es su luz resplandeciente. El Apóstol Pablo entendió esto, y por eso lo daba todo.

Todo lo estimaba por basura, a fin de conocerlo a Él y el poder de su resurrección y la participación de sus padecimientos, para poder asir aquello para lo cual también fue asido.

El verdadero significado de la cruz

Es tan profundo y tan maravilloso todo lo que está minuciosamente oculto en cada gota de su sangre derramada y del agua de vida que viene mezclada con el fluido vital, en el significado de la cruz, están escondidos los misterios de revelación mas asombrosos que Jesús tiene para aquellos que quieran buscarle,
El Apóstol Pablo vivía esta verdad, y era su anhelo ardiente vivir crucificado juntamente con Cristo, para que todo lo que Jesús era se manifestase a través de su ser.

(2 Corintios 4:10) “Llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos”.

El decía: (2 Corintios 4:17- 18)”Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino de las cosas que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”. 

El significado de la cruz de Cristo

Jesús tuvo que hacerse semejante en todo a nosotros, para poder ser nuestro intercesor y nuestro sumo Sacerdote. Para ello, tuvo que ser llevado al lugar de oprobio y del vituperio. El calvario no era un lugar glorioso como lo pintan los artistas del renacimiento, era el lugar de los malditos, era el lugar junto al basurero de la ciudad, donde los más detestables y asquerosos criminales eran ejecutados.

El significado de la cruz de Cristo

También podrías leer: Mateo 6:33 Buscad Primeramente El Reino De Dios Y Su Justicia.

Este fue el lugar donde Él escogió morir por nosotros. Ahí Él fue contado con los transgresores. Esto significa que fue visto como uno igual a ellos, uno igual a nosotros. En la cruz Él expuso el pecado, Él llevó en Su cuerpo el acta que nos era contraria. En cada golpe de su rostro, en cada herida de su cuerpo, en cada azote, en cada llaga, en los agujeros hechos por los clavos, en su frente rasgada por las espinas, están inscritos los pecados de todos nosotros.

¿Cómo se empezó a producir la luz a través de la cruz?

El significado de la cruz y su cuerpo clavado, era un acta al descubierto trayendo a la luz todas las transgresiones. La cruz es la exposición del pecado. La cruz es venir al vituperio, a ser desnudado, a ser expuesto. Aquí es donde el vaso es quebrantado y la cruz empieza a manifestarse. Esto es lo que deshizo al diablo, la impresionante humillación de Cristo. Desnudo de Sus ropas, sacando de todo lugar oculto el pecado, y exponiéndolo abiertamente en la cruz.

La luz a través de la cruz

 (1 Juan 1:5-7)”Este es el mensaje que hemos oído de Él, y os anunciamos; Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en Él. Si decimos que tenemos comunión con Él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como Él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la Sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”.

En muchas partes no hay comunión entre unos y otros. Las divisiones, los celos, envidias, y el desamor es lo que se ve abundar desde el mismo seno de una Iglesia local.

¿Cómo entonces podemos decir que somos luz? Fíjese en qué momento es que la sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado: cuando andamos en luz y por consecuencia de andar en la luz, tenemos comunión unos con otros. El pasaje de Juan sigue diciendo: (1 Juan 1:8- 10)”Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a Él mentiroso, y su palabra no está en nosotros”. 

En la Epístola de Santiago encontramos también esta palabra “confesar”: (Santiago 5:16)”Confesaos nuestros pecados los unos a los otros”. 

Te invito a leer: La Santa Cena: Alimento Espiritual Para La Vida Eterna!

Que simboliza la cruz según la biblia

El significado de la cruz simboliza, la confesión de pecados entre unos y otros, como lo muestra Santiago, es la forma más genuina de liberación y de limpieza profunda de nuestra alma. Tampoco quiere decir que Usted andará confesandole a todo mundo sus pecados, debe tener la sabiduría para discernir a quien debe confesar sus pecados, le sugiero hacerlo a una autoridad, pastores, padres espirituales, quien le pueda dar un consejo y guiar de la mano del Señor. Aunque lo que Santiago habla es confesar públicamente los pecados, que las tinieblas que están en nosotros sean expuestas para que tengamos la victoria y la autoridad, que seamos verdaderamente luz.

Jesús se expuso a sí mismo en el lugar de los malditos.

La misma etimología de la palabra “confesar” significa “hablar públicamente”. Esta misma palabra la usamos cuando alguien viene a la salvación y le decimos que haga pública su declaración de fe. (Romanos 10:10) “Porque con el corazón se cree para Justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.
Esto quiere decir que hablar delante de todos lo que su corazón cree acerca de Jesús. ¿Por qué entonces, cuando la misma palabra es usada para la confesión de pecados, pensamos que tiene que ser hecho en forma secreta para que nadie sepa lo que hemos hecho? Si Jesús fue desnudado de sus ropas y expuso a la luz pública el pecado del mundo y públicamente derrotó así a los principados y potestades, ¿Por qué queremos tener la victoria en lo oculto? ¿Cómo puede ser redimido el pecado de la Iglesia, si el pecado no sale a la luz?

¿Acaso no dijo Jesús hablando del Reino? Como me envió el Padre, así también Yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: (Juan 20:21-23) “Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitieres los pecados, les son remetidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos”. 
¿Qué significa todo esto?  ¿Por qué dice el Proverbio: (Proverbios 28:13) “El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”. ?

Estos pasajes de la biblia claramente nos hablan que los pecados deben ser confesados y ser expuestos a la luz, así como Cristo fue expuesto en la cruz. El significado de la cruz para nosotros debe ser valorado y debemos tomar ese ejemplo para confesar y apartarnos de los pecados que hoy, son los que nos convierten en esclavos.

La confesión es venir a la luz, es venir al lugar donde el diablo ya no te puede amenazar y donde sus acusaciones se deshacen. El diablo no tiene poder sobre su vida cuando usted viene verídicamente a la luz, cuando sale al vituperio, como Jesús salió al vituperio. Cuando usted se desnuda de las vestiduras del pecado, exponiéndolo a la luz, así como Jesús fue desnudado, y se expuso a sí mismo en el lugar de los malditos. Si Él salió al lugar de la vergüenza, ¿Por qué nosotros queremos protegernos
para que nadie piense mal de nosotros?

Historia: el significado de la cruz

¿Qué nos dice la historia? Cada gran avivamiento ha empezado por hombres y mujeres que entendieron este principio. Cada vez que la gloria de Dios ha venido sobre un lugar, es porque una ola de arrepentimiento y confesión de pecado la precedió. Los que han leído u oyen hablar de Charles Finney, dicen que en sus reuniones hablaba tan fuerte acerca del pecado que literalmente se sentían las llamas del infierno bajo los pies.
Cuando Aimee Semple McPherson predicaba, la gente caía en éxtasis, unos veían el Cielo y otros sentían que eran tragados por el infierno, ya gritos se arrepentían de sus pecados.

¿Por qué es humillante ir a la muerte de la cruz?

Porque ahí es donde todos te miran como lo mas bajo. Este es el lugar que escogió Jesús. El prefirió ser contado con los pecadores, en lugar de con los grandes de este mundo. Hoy en día, si hay un hermano caído, malentendido o golpeado y se junta uno con él para ayudarlo o amarle, el consejo que te dan es: “mejor aléjate de él no se vaya a ensuciar tu testimonio si te ven con hermanos como ese”. Pero Jesús prefirió que escondieran de Él su rostro, que le tuvieran por abatido de Dios, ser tenido como un hombre sin reputación, despreciado y desechado de los hombres, menospreciado y sin estima, pero amado y caminando en la verdad.

Hablar la verdad sobre nosotros mismos, reconocer nuestros pecados, nuestros fracasos, nuestras decisiones equivocadas, es caminar en la luz.

Caminar en la luz de cristo

Confesar el pecado a otros nos mantiene humildes y es sumamente honroso ante Dios. Él que se humilla será exaltado y el que se exalta, será humillado.

Todos somos humanos, todos nos equivocamos, todos pecamos y todos podemos ser perdonados y redimidos por la gracia redentora de Cristo. Arrepentirse y hablar sus pecados no era un problema ni para la Iglesia primitiva ni para los hombres de Dios en el Antiguo Testamento. Había un entendimiento muy diferente de lo que esto significaba. Ellos tenían la preeminencia en Dios. Lo que Dios pensaba era lo más importante, no lo que el hombre opinara; hoy en día parece que es al revés. Usted no ve, por ejemplo, un pleito tremendo entre Pedro y los autores de los Evangelios, porque le publicaron a perpetuidad su pecado cuando negó a Cristo. Yo creo que ellos lo platicaron con Pedro, y este ha de haber dicho: “Si por supuesto, escriban sobre esto, es necesario que lo que yo hice quede como ejemplo para otros”.

Lo mismo cuando Lucas escribe sobre Pedro, diciendo de él era digno de condenar su comportamiento con los gentiles. Usted no ve que Pablo oculte su pecado, antes habla de sí mismo como un abortivo. Ni tampoco ve que David destituya a Samuel de su puesto por escribir y hacer público su pecado. David era un hombre conforme al corazón de Dios. Se ven confesiones de sus pecados y fracasos por todos lados en los Salmos. Él mismo escribió para que quedara publicada su confesión, y cómo él se sentía delante de Dios.

  (Salmo 51:1-14)  “Ten piedad de mí, Oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a lo inmenso de tu compasión, borra mis transgresiones. Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante mí. Contra ti, contra ti sólo he pecado y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres Justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas. He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre. He aquí, tu deseas la verdad en lo más íntimo, y en lo secreto me harás conocer sabiduría. Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve. Hazme oír gozo y alegría, que se regocijen los huesos que has quebrantado. Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu Santo Espíritu. Restitúyeme el gozo de tu salvación y sostenme con un espíritu de poder. Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti. Líbrame de delitos de sangre, OH Dios, Dios de mi salvación; entonces mi lengua cantará con gozo tu justicia”. (Paráfrasis del autor)

Fíjese como la perspectiva, el punto de vista de David es tan diferente al que nosotros tenemos. Para David no era importante como él se viera ante los hombres, sino que fuera Dios el reconocido como justo en su Palabra y tenido por puro en Su Juicio.

David sabía que si él se humillaba y hacia público su pecado escribiéndolo y quedara a perpetuidad. Dios sería exaltado y le daría por recompensa el predicar la verdad, y que la gente realmente viniera a los pies de Dios, arrepentida y con convicción de pecados. Por lo menos esto es lo que nosotros debemos querer, predicar a Jesús y que la gente verídicamente cambie sus caminos.

Aquí podemos aparentar que somos unos santos inmaculados, que jamás cometieron ningún error, y los hombres te pondrán en alto y escribirán sobre ti; pero en el Cielo se ve y se escribe diferente. Al lado de cada uno de nosotros hay un ángel que escribe día y noche el libro de nuestra vida.
(Apocalipsis 20:12) “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”.
Hoy en día los llamados al arrepentimiento que se hacen en las Iglesias, son tenidos por los creyentes como algo vergonzoso. Pasan los inconversos y unos poquitos más, y el resto de la Iglesia se queda sentada como si todos creyéramos que en toda esa gente inmóvil ya no hay más pecado. Es más importante que los hombres nos tengan por “perfectos” que lo que Dios está viendo de nosotros.

Quizás te interese leer: En El Nombre De Jesús: Mayores Obras Harán – Una Promesa de Dios

Para Dios no hay momentos más maravillosos que cuando corremos al altar a confesar nuestros pecados. Para Él es la fiesta más hermosa. Cuando confesamos nuestros pecados y nos arrepentimos, hay fiesta de ángeles en los Cielos. Para Dios no es vergonzoso que vayamos y nos arrepintamos todos los días, si es necesario. Cada vez que lo hacemos, El es reconocido justo en su Palabra y puro en su Juicio. ¡Pecamos de tantas maneras, oh santos de Dios! Cada vez que limitamos al Espíritu, pecamos. Por esto es importante entender el significado de la cruz de Cristo que nos da la total libertad y la victoria sobre el pecado.

Confesar nuestros pecados para Él es la fiesta más hermosa.

Cada vez que ponemos nuestras estructuras religiosas y le cortamos la libertad a lo que Dios quiere hacer, pecamos. Cada vez que pudiendo movernos por fe, escogemos métodos humanos para resolver las cosas, pecamos. Cada vez que aceptamos reproche alguno contra el hermano, cuando hacemos acepción de personas. Cuando vemos al hermano tener necesidad y cerramos contra él nuestro corazón. y cada vez que escogemos proteger nuestra reputación en vez de dar pasos de amor; y amar, a veces tiene un precio muy alto. Cuando nos olvidamos de los huérfanos y de las viudas aún en nuestras propias Iglesias. Cuando son prioritarios nuestros deseos materiales en este mundo, que la obra de Dios o el acordarse de los pobres. Y a esta lista añado, los celos, las envidias, los pleitos, las divisiones, el juzgar a los demás y todas las obras de la carne, además de las terribles abominaciones.

Te sugiero leer este importante post: Los Dones Del Espíritu Santo Un Regalo Especial Para Los Que Creen.

¿Realmente crees amado lector, que alguien se puede quedar sentado en la banca porque de verdad ya no tiene pecado? ¿No es ya tiempo de agradar a Dios y hablar verdad los unos con los otros, y quitarnos las máscaras que en fondo todo el mundo sabe que tenemos? Medita en esto y determina caminar en nuevos niveles de luz, y llevar todos tus pecados a la Cruz de Cristo.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here