Santiago 3:1-8 “El Poder De La Lengua” Lo Que Revela Sobre Tu Corazón

Una y otra vez las Escrituras mencionan el poder de la lengua. Santiago dedica un capítulo entero al control de la lengua. Cuando consideramos las palabras de Jesús en Mateo 12:34 vemos por qué a la lengua se le da un tratamiento tan extenso. La manera en que manejamos la lengua es un gran indicador de nuestros corazones ante Dios. Santiago 3:1-18

La Biblia enfatiza que lo que decimos es una indicación precisa de lo que hay en nuestro corazón. Si tus palabras bendicen y animan a otros, dan testimonio de un corazón compasivo. Si a menudo compartes las buenas nuevas acerca de Cristo, demuestras un corazón que está agradecido por tu propia salvación. Cuando otros están en crisis, ¿saben que encontrarán paz y consuelo en tus palabras? ¿Ofrece con frecuencia y espontáneamente oraciones por los demás? ¿Sus palabras y la manera en que las dice revelan un corazón paciente? Todos estos comportamientos indican un corazón que es como el corazón del Padre.

Nuestras palabras son muy poderosas. Aparte de la obra redentora de Cristo, sólo haremos daño con nuestras palabras. Necesitamos sabiduría de lo alto para usar las palabras sabiamente. Nuestras palabras también revelan el estado de nuestros corazones

Las palabras nos delatan. En Santiago 3:1-18 vemos que la lengua tiene poder; que es por naturaleza hipócrita; y que sólo puede ser transformada desde arriba.

Debemos conocer el poder de la lengua

Una persona puede decir muchas palabras por minuto y varios miles en una hora. Podemos imaginar cuántas palabras habla una persona promedio en un día! Y se estima que las mujeres hablan el doble de palabras al día que los hombres. ¡Podríamos llenar una biblioteca en toda una vida! Si lo hiciéramos, ¿cuáles serían los títulos de esos libros? La lengua tiene una poderosa influencia sobre los demás. Dios está buscando una vida santa, y una de las áreas clave que debemos guardar con toda diligencia es nuestra lengua.

El poder de la lengua

La verdad es que todos tenemos problemas con lo que decimos. Probablemente por eso la Biblia habla tanto sobre el poder de la lengua. Los proverbios están llenos de versículos sobre los aspectos positivos y negativos de la lengua. Los términos lengua, labios, boca y palabras aparecen más de 170 veces en la Biblia. Vivimos muchos años en un barco y recordamos cómo el pequeño timón gobernaba nuestro barco en grandes tormentas. Santiago 3:4-5 dice:

Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, cuán grande bosque enciende un pequeño fuego.

(Santiago 3:4-5)

La mayoría de la gente quiere ser escuchada. ¿Qué mejor manera de ser escuchado como creyente que siendo un maestro del evangelio? Sin embargo, Santiago nos insta a considerar el poder de la lengua. No debemos apresurarnos a propulsarnos a una posición en la que la lengua se utiliza constantemente. Es poderoso y como tal, incurrirá en un “juicio más estricto”.

Controla la lengua y controlarás el resto del cuerpo.

Santiago argumenta de mayor a menor en el versículo 2. Si uno puede controlar su lengua entonces seremos capaces de controlar el resto del cuerpo también.

Grandes cosas vienen de la pequeña lengua

Las palabras pueden construir o destruir. Mejor que cualquier otra cosa, la lengua muestra el estado de nuestros corazones.

La humanidad por sí sola no puede controlar la lengua. Si Santiago nos dejara aquí esto sería un mensaje miserable: la lengua es un veneno mortal que ningún hombre puede detener. Afortunadamente, no nos quedamos solos.

Hablar negativamente es costoso en el reino espiritual, mientras observamos que lo que decimos puede traer recompensa espiritual. En Jericó, el pueblo de Dios marchó en silencio alrededor de la ciudad durante seis días. Cuando finalmente gritaron al séptimo día, las paredes cayeron inmediatamente. Su silencio y sus gritos en el momento oportuno les valieron la victoria. Esto también es cierto para nosotros individualmente. Si guardamos nuestro discurso, podemos ganar una gran victoria.

Debemos conocer la hipocresía de la lengua

La lengua es poderosa y puede ser usada para un gran bien o un gran mal. Aparte de la redención, sólo derribará y destruirá. Quizás mejor que cualquier otra cosa, la lengua revela el “ya” pero “todavía no” de la santificación cristiana.

Nuestras palabras tienen el poder de destruir y el poder de edificar (Proverbios 12:6). El escritor de Proverbios nos dice: La lengua tiene el poder de la vida y de la muerte, y los que la aman comerán su fruto (Proverbios 18:21). ¿Estamos usando palabras para construir o destruir a la gente? ¿Están llenos de odio o amor, amargura o bendición, quejas o cumplidos, lujuria o amor, victoria o derrota? Como herramientas pueden ser usadas para ayudarnos a alcanzar nuestras metas o para enviarnos en espiral hacia una profunda depresión.

Lee También:  7 Aspectos Claves para Edificar la Casa de tu Vida

Además, nuestras palabras no sólo tienen el poder de traernos la muerte o la vida en este mundo, sino también en el mundo espiritual. Jesús dijo que los hombres tendrán que dar cuenta, en el día del juicio, de toda palabra descuidada que hayan pronunciado. Porque por nuestras palabras seremos juzgados, y por ellas seremos condenado (ver Mateo 12:36-37).

Las palabras son tan importantes, que vamos a dar cuenta de lo que decimos cuando estamos ante el Señor Jesucristo.

La lengua puede adorar o maldecir

La Biblia nos dice claramente que de nuestra lengua pueden salir palabras que bendicen o maldicen; Como dice uno de los Proverbios de la abundancia del corazón habla la boca.

Las palabras no son simplemente sonidos causados por el aire que pasa a través de nuestra laringe. Las palabras tienen poder real. Dios habló al mundo a la existencia por el poder de sus palabras (Hebreos 11:3), y estamos a su imagen en parte debido al poder que tenemos con las palabras. Las palabras hacen más que transmitir información.

El poder de nuestras palabras puede realmente destruir el espíritu de uno, incluso despertar el odio y la violencia. No sólo agravan las heridas, sino que las infligen directamente. De todas las criaturas de este planeta, sólo el hombre tiene la capacidad de comunicarse a través de la palabra hablada. El poder de usar palabras es un regalo único y poderoso de Dios.

Las palabras que usamos tienen un poder tremendo. La Biblia dice que la vida o la muerte están en el poder de nuestra lengua. Creo que nuestras oraciones tendrán más poder y una unción mayor cuando nuestra vida diaria esté llena de palabras que eleven y traigan gracia a otros (Efesios 4:29). Una vida santa es una vida poderosa cuando se trata de ver respuestas a la oración. Las oraciones de Jesús fueron escuchadas debido a su sumisión reverente (Hebreos 5:7). La vida justa y el habla correcta vienen de un corazón recto delante de Dios.

La hipocresía en la lengua no acepta la verdad

Santiago no está diciendo que ellos son incrédulos debido a su hipocresía. Nota que él dice “mis hermanos” Santiago está diciendo que tal duplicidad es inconsistente con una vida redimida por Cristo. Los creyentes deben ser más consistentes en sus palabras.

Jesús habló claramente de nuestras palabras ociosas, pero su advertencia a menudo no es escuchada. Jesús dijo que por cada palabra ociosa habrá un tiempo de contabilidad en el día del juicio. ¿palabras ociosas? Las palabras vacías son cosas que decimos descuidadamente, sin preocuparnos por su impacto en los demás. Nosotros demasiado rápido asumimos que los pecados de nuestra lengua son pecados menores, pecados que Dios pasará por alto. Sin embargo, Jesús era plenamente consciente de la naturaleza devastadora de nuestras palabras.

Debemos conocer la fuente de la redención de la lengua:

El habla redimida sólo viene de la sabiduría de Dios que se nos imparte. La sabiduría terrenal conducirá a una lengua infundida de amargura que se mostrará a través de la negación de la verdad. Esta conducirá el habla pura y pacífica.

El apóstol Pablo escribió:

No dejéis que de vuestra boca salga ninguna palabra malsana, sino sólo lo que sea útil para edificar a los demás según sus necesidades, a fin de que beneficie a los que escuchan

(Efesios 4:29)

En este pasaje, Pablo está enfatizando lo positivo sobre lo negativo. La palabra griega traducida como “malsano” significa “podrido” o “asqueroso”. En un principio se refería a las frutas y hortalizas podridas. Ser como Cristo significa que no usemos lenguaje soez y sucio. Por alguna razón, mucha gente hoy en día piensa que es machista o liberador usar humor vulgar, chistes sucios y lenguaje soez, pero este tipo de conversación no tiene lugar en la vida de un cristiano.

Pablo continúa: pero sólo lo que es útil para edificar a otros de acuerdo a sus necesidades, para que pueda beneficiar a los que escuchan. Esto es una reminiscencia de sus palabras a los Colosenses: Que vuestra conversación sea siempre llena de gracia, sazonada con sal, para que sepáis responder a todos (Colosenses 4:6; ver también Colosenses 3:16).

Hay un notable paralelismo entre Efesios 4:25, mintiendo; Efesios 4:28, robando; y Efesios 4:29, hablando malsanamente. En cada caso Pablo nos está exhortando a ser una bendición para aquellos con quienes tenemos contacto diario. Pablo está enfatizando que simplemente abstenerse de decir mentiras, robar, o discursos malsanos no es suficiente. La verdad es que el cristianismo no es una religión de “no hacer”. Como seguidores de Cristo debemos emular el ejemplo de Jesús cuyas palabras estaban tan llenas de gracia que las multitudes se asombraron (ver Lucas 4:22).

Jesús nos recuerda que las palabras que hablamos son en realidad el desbordamiento de nuestros corazones (Mateo 12:34-35). Cuando uno llega a ser cristiano, hay una expectativa de tener un cambio de habla; porque vivir para Cristo hace una diferencia en la elección de las palabras. La boca del pecador está “llena de maldición y de amargura” (Romanos 3:14); pero cuando entregamos nuestras vidas a Cristo, confesamos con alegría que “Jesús es el Señor” (Romanos 10:9-10). Como pecadores condenados, nuestras bocas son silenciadas ante el trono de Dios (Romanos 3:19), pero, como creyentes, nuestras bocas son abiertas para alabar y glorificar a Dios (Romanos 15:6).

Lee También:  8 Claves Para Entrar En La Puerta De La Obediencia a Dios

La sabiduría terrenal

Se muestra en una envidia amarga y ambición egoísta que va acompañada de jactancia y negación de la verdad (Santiago 3:14). Esta supuesta “Sabiduría” que pensamos que tenemos se niega a reconocer las verdades, llenando nuestro ego. Y además no es nada espiritual.
Conduce al “desorden y a todo tipo de maldad”. Este tipo de sabiduría, habla es de nuestra posición por defecto.

El poder de la lengua en el habla

La sabiduría celestial que viene de lo alto

Caracterizado por todo lo que es puro y pacífico. Conduce a la paz

Este tipo de sabiduría sólo viene de la gracia redentora de Dios. Esta sabiduría y habla que gobierna nuestra vida, muestra la obra de Dios en nuestros corazones. Donde nuestro habla y sabiduría es mundana, vemos lo terrenal, y no lo espiritual; vemos de donde proviene la autoridad gobernante. Donde nuestro discurso y nuestra sabiduría se caracterizan por la pureza y la paz, vemos que algo “de arriba” se ha arraigado y se está extendiendo a través de nuestras vidas.

Cuando caminamos y hablamos en el poder del Espíritu Santo, derrotamos al enemigo. Permanecer en Cristo, su Espíritu fluye de nuestras vidas en palabra y obra a dondequiera que vayamos. Cuando entramos en un lugar donde el miedo es evidente, podemos venir en el espíritu de paz y hablar palabras de vida.

Nuestras palabras pueden ser amables y llenas de amor; nuestras acciones, junto con las palabras pronunciadas con gentileza, paz y autocontrol, demuestran amor aún en medio de nuestros enemigos. Leemos en Gálatas 5:22-23, Que los frutos del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio. Es de estos frutos que nuestra lengua debe tener el poder para pronunciarlos y llevar a otros la gracia que Dios da a través de ellos.

Te recomendamos leer: 7 Principios Para Aplicar La Sabiduría En La Vida Cristiana

¿Qué revela tu lengua sobre tu corazón?

Nuestro habla y el tipo de sabiduría que gobierna nuestras vidas muestra el estado de nuestro corazón. ¿Estas madurando cada vez más en tus palabras? ¿O encuentras tu lengua un “mal inquieto” que no puedes controlar? La solución es poder aprender a controlar nuestra lengua. Santiago nos ha enseñado que aparte de Cristo, tal exhortación es imposible. La palabra redimida y la sabiduría sólo provienen del trabajo del Redentor. Echémonos a la misericordia de nuestro redentor y oremos para que él continúe su obra de derribar las palabras que ocasionalmente fluyen de nuestras bocas.

También te recomendamos leer: Proverbios 4:23 – Sobre Todas Las Cosas Guardada, Guarda Tu Corazón.

7 características Bíblicas de los labios de los justos

En Proverbios 10, encontramos siete características de los labios de los justos. Cuando nos abstenemos de hablar de manera crítica y negativa, debemos reemplazarla con palabras elevadoras, positivas y llenas de gracia. Piensa en las palabras que dices. ¿Son edificantes y dan vida a los demás? Pídele a Dios que te ayude a evaluar su habla mientras lee estos versículos:

  1. Una fuente de vida – “La boca de los justos es fuente de vida, pero la violencia abruma la boca de los impíos” (versículo 11).
  2. Labios que disciernen – “La sabiduría se encuentra en los labios del que discierne, pero una vara es para la espalda del que carece de juicio” (versículo 13).
  3. Mantiene su lengua – “Cuando las palabras son muchas, el pecado no está ausente, pero el que retiene su lengua es sabio” (versículo 19).
  4. Plata escogida – “La lengua del justo es plata escogida, pero el corazón del impío es de poco valor” (versículo 20).
  5. Alimenta a muchos – “Los labios de los justos alimentan a muchos, pero los necios mueren por falta de juicio” (versículo 21).
  6. Trae sabiduría – “La boca del justo trae sabiduría, pero una lengua perversa será cortada” (versículo 31).
  7. Sabe lo que es apropiado – “Los labios del justo saben lo que es apropiado, pero la boca del impío sólo lo que es perverso” (versículo 32).

Cuando estés pasando por la adversidad, date cuenta del tremendo poder de tus palabras y di: “Voy a ver las palabras que salen de mi boca”. Esta es una oportunidad de morir para mí y vivir para Jesús”.

Los cristianos son aquellos cuyos corazones han sido cambiados por el poder de Dios, un cambio reflejado en nuestras palabras. Recuerde, antes de ser salvos, vivíamos en muerte espiritual (ver Efesios 2:1-3). Pablo describe a aquellos que están muertos en pecado: y que sus gargantas son tumbas abiertas (ver Romanos 3:13). Nuestras palabras están llenas de bendición cuando el corazón está lleno de bendición. Así que si llenamos nuestros corazones con el amor de Cristo, sólo la verdad y la pureza pueden salir de nuestras bocas.

Que el poder de la lengua y de nuestras palabras sean usados por Dios para manifestar el poder de nuestra fe. Prepárese para dar la razón por la cual amamos al Señor en cualquier momento, a cualquiera. Nuestras palabras deben demostrar el poder de la gracia de Dios y la vida en el Espíritu Santo en nuestras vidas. Que Dios nos capacite para usar nuestras palabras como un instrumento de su amor y gracia salvadora.

Quizá te puede interesar leer: 7 Maneras De Proteger El Corazón Para Que Se Mantenga Ferviente Para Dios

Compartir es sinónimo de bondad

“Cercanía a Dios trae parecido a Dios. Cuanto más veas a Dios, más de Dios será visto en ti” — Charles Spurgeon.

También te recomendamos leer

Deja un comentario