El Servicio A Dios – Que Es Y Cómo Debemos Manifestarlo

El servicio a Dios que demanda de nosotros como hijos y seguidores de su palabra, debe ocupar siempre el primer lugar en nuestras vidas, porque el servicio que Dios se merece debe ser el mejor y tenemos que dárselo con todo el corazón.

El servicio a Dios

El servicio a Dios debe estar basado en su palabra, Si el servicio que hacemos no esta basado en la palabra no vale nada.

Nuestra vida debe estar entregada a Dios para que demos más y un excelente servicio a él, Todas las empresas quiere dar un buen servicio para prosperar, ¿Cuánto más vale dar el mejor servicio a Dios? Ya que esto nos va a llevar a una vida eterna allá con Dios. Esperando que podamos dar el mejor servicio siempre ya que el se lo merece y es al único que debemos este servicio, a nadie mas.

Te invitamos a leer: 8 Razones Por Qué Dar Gracias A Dios Y Cual Es El Poder De La Gratitud

El servicio a Dios debe ser de todo corazón

El servicio que Dios requería de Israel era para que le agradara a él.

(Deuteronomio 10:12)” »Ahora, pues, Israel, ¿Qué pide de ti Jehová, tu Dios, que andes en todos sus caminos, que ames y sirvas a Jehová, tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.”

el servicio a Dios

Lo que Dios pide en su palabra a ellos, era que le sirvieran con todo su corazón y su alma. Y en este tiempo no cambia absolutamente nada, nosotros somos el Israel espiritual al cual en ese pasaje bíblico Dios nos esta demandando un servicio que agrade a él.

El servicio a Dios, que él demanda de cada uno de sus hijos es un servicio que sea de todo corazón y de nuestra alma, pues, una entrega absolutamente completa de nuestro ser a él. (Josué 22:5)

Este servicio a Dios debe ser uno que esta comprometido a seguirlo, nos cueste o no, sea cualquiera nuestra circunstancia, Debemos de saber que el servicio a Dios, tiene que salir de lo más profundo de nosotros, porque de nada vale que yo le sirva a él, sin querer hacerlo, pues ese servicio Dios no lo ve.  (Juan.12:26)

Dios demanda este servicio de nosotros como una entrega total

Porque no podemos servirle a medias, el servicio a Dios es completo, o no le servimos, pues, si su palabra dice claramente que le debemos servir con todo el corazón y con toda el alma es porque él no acepta ningún servicio a medias. Además su palabra dice más adelante explícitamente que no podemos servir a dos señores a la misma vez. Mateo 6:24

Nuestro servicio debe estar centrado en el Señor

A quién debemos servir es a Dios, ese es el único. (Mateo.4:10)

Dios es al único que debemos de servir no existe nadie más en este mundo que merezca de nuestro servicio porque solo Dios es verdadero, el Dios único y soberano que está por todo y para todo.

Lee También:  Descubre Las Razones Por Las Que Dios Te Dice: Con Amor Eterno Te He Amado.

Por esto nuestro servicio debe estar inclinado en que todo lo que hagamos debe ser como para el Señor, no para los hombres. (Colosense 3:23-24)

El servicio a Dios debe ser con agrado

Él demanda que nuestro servicio sea con agrado, pero para que le pueda agradar nuestro servicio este debe estar basado en su palabra. El pueblo de Israel debía servir a Dios con integridad, agradándole en todo, pero para que pudiera ser de agrado, ellos debían quitar los dioses que tenia, por que Dios no se agradaba de eso, y él es el único Dios. (Josué 24:14) Solo quitando a todos esos dioses ellos podían servir a Dios y que a él le agradara. (Hebreos 12:28)

Debemos de ofrecer el servicio a Dios con temor y reverencia, pues este es el servicio a Dios que le agrada. Y debe ser en espíritu y en verdad. (Juan 4:24)

También deberías leer: Bendice Alma Mía A Jehová – Por Qué Ser Agradecidos Y Bendecir A Jehová

¿Qué obligación debemos tomar con seriedad?

El padre de familia debe demostrar un especial desempeño, pues quien se niega a mantener a los suyos actúa tan mal como el que “ha repudiado a Jehová” (1 Timoteo. 5:8 nota).

Ser serios no significa que no podamos relajarnos ni pasar momentos agradables con los amigos, hermanos o familia. Jesús nos mostró un modelo perfecto. No solamente enseñaba a las personas, sino que buscaba también momentos en el cual descansaba y además estrechar lazos con otras personas (Lucas 5:27-29) (Juan 12:1- 2).

Tampoco se trata de que nunca podemos sonreír. Pues si Cristo hubiese tenido un carácter severo o demasiado formal, nadie se le habría acercado. Pero en él no existía eso. Incluso hasta los niños se sentían cómodos a su lado (Marcos 10:13-16).

¿Cómo imitar la actitud equilibrada del Maestro?

Una persona cristiana comentó sobre un superintendente: que “Se exige demasiado a sí mismo, pero nunca espera una perfección de los hermanos”. ¿Podríamos decir esto de nosotros? Claro, no existe nada malo en que tengamos expectativas razonables de los demás. Por ejemplo, cuando los padres les proponen metas a sus hijos realistas, ellos los apoyan, los hijos se sienten motivados en alcanzarlas.

Y en cuanto a la congregación, los hermanos agradecen que los lideres y ancianos les den una atención personal, donde les ofrezcan sugerencias prácticas para que fortalezcan su espiritualidad.

el servicio a Dios

Por otro lado, el superintendente debe esforzarse por obtener una opinión que sea equilibrada de sí mismo, pues esto le ayudará a ser más accesible y cordial. (Romanos 12:3)

Nuestra forma de mantener un equilibrio es practicando la palabra para el Servicio a Dios, debemos estar claros que cuando le servimos a los demás estamos haciéndole un servicio a nuestro padre celestial, él demanda que seamos servidores para que podamos manifestar que su palabra es real y que mora en nosotros.

Asumir su responsabilidad en la congregación

Cuando Pablo nos invito a que asumiéramos más responsabilidades en la congregación, no nos estaba animando a satisfacer ambiciones personales. La realidad es que sus palabras eran una exhortación para que trabajáramos en las cosas de Dios. Que lo tomáramos como tomamos en la vida secular un trabajo. pues dijo: (1 Timoteo. 3:1- 4)“Si algún hombre está procurando alcanzar un puesto de superintendente, desea una obra excelente”.

Porque muchas veces somos tan pasivos para las cosas de Dios, en ocasiones hay personas que cuando se trata de hacer algo para Dios, dicen después lo hago, pero cuando se trata de hacer algo que el Jefe les pide, si lo hacen de inmediato porque corren el riesgo de ser despedidos.

Lee También:  Como Fuimos Creados Y Cual Es La Función De Nuestro Ser

Entonces estamos priorizando al hombre, y con esto no quiero que mal interprete, que usted no debe cumplir con su trabajo, no, sino que cuando hagamos las cosas de Dios pongamos mayor importancia que ninguna otra cosa, ya que lo que Dios piense es más importante que lo que piense él hombre.

(Efesios 2:10)“Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica”

Formación espiritual

Dios les da a cada creyente dones espirituales para que los usemos en el ministerio. Son habilidades especiales que nos da para servirle. Los dones espirituales son un regalo, no se obtienen o merecen. Ellos son una expresión de la gracia de Dios para sus hijos. No podemos escoger los dones que quieremos tener, él es quien los determina.

Por otra parte, estos dones espirituales no se dan  para nuestro propio beneficio sino para ayudar a los demás. Así como los de otros creyentes son para nuestro beneficio. Cuando usamos estos dones juntos, en la congregación todos somos beneficiados. Nuestros dones espiritual son una manera de servirle a Dios en cuanto a manifestar la gracia y el poder de él.

Cómo actúan los verdaderos siervos

(Mateo 10:42)“Y cualquiera que le da siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por ser seguidor mío, les aseguro que tendrá su premio”

(Romanos 12:5)” así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.”

Es muy importante que conozcas tu forma para que puedas tener el servicio a Dios, pero es mucho más relevante tener un corazón de siervo. Los siervos verdaderos están disponibles para el servicio. deben estar listos siempre para cumplir sus deberes.

Ser un siervo significa dar a Dios el derecho de que controle tu horario y permitir que te interrumpa en cualquier momento que te necesite. Los siervos verdaderos están siempre atentos a las necesidades. Constantemente están mirando la manera de ayudar a otros. Cuando suelen ver la necesidad, no dejan escapar la oportunidad.

el servicio a Dios

Mentalidad de Siervo

Para poder ser un siervo debes pensar como un siervo. Dios está mucho más interesado en por qué hacemos las cosas, que en lo que hacemos. Ellos suelen pensar más en otros que en sí mismos.

Fuimos puesto en esta tierra con un propósito: para servirle a Dios y a todos los demás. Siempre que le sirves a otras personas de cualquier forma, realmente estás dando el servicio a Dios y cumpliendo uno de tus propósitos. No estamos en esta tierra solo para respirar, comer, u ocupar espacio. Dios nos formó de manera individual para que hiciéramos un aporte importante con nuestras vidas.

Te recomendamos leer: Las Manos De Dios Están Sobre Los Que Le Buscan

Compartir es sinónimo de bondad
Categorías Dios

Deja un comentario