El Hijo del Hombre – El Significado De Esta Expresión Usada Por Jesús

362

¿Que quiso decir Jesús con la expresión “El Hijo del Hombre”? En el libro de la Biblia esta la respuesta de porque Jesús se llamaba así mismo el hijo del hombre; de los títulos aplicados a nuestro Señor Jesucristo en el evangelio; ninguno aparece tan frecuentemente como este, en muchas partes Jesús revela este misterioso nombre en sus conversaciones y su predicación. A pesar de ser un titulo que se repite tantas veces, no es fácil comprender que significa exactamente. Aquí en este artículo conocerás detalladamente que significado la biblia le da a esta frase el hijo del hombre que fue usada por Jesús en el nuevo testamento y por Dios en el antiguo.

¿Que significa el hijo del hombre?

En primer lugar, Jesús no fue el primero o el único en usar esta expresión; aparece mas de 100 veces en el antiguo testamento.

La fórmula “el hijo del hombre”  es traducción del arameo bar(e)nasa o del hebreo ben adam, y su primer sentido es precisamente ese: “el ser humano” , “cualquier ser humano”, alguien. Así es como se le dirige Dios en el antiguo testamento a (Ezequiel 2:1-3) ” Me dijo Hijo del hombre, ponte sobre tus pies y hablaré contigo. 2 Después de hablarme, entró el espíritu en mi y me afirmó sobre mis pies, y oí al que hablaba. 3 Me dijo Hijo del hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a una nación de rebeldes que se rebelaron contra mi; ellos y sus padres se han rebelado contra mi hasta este mismo día”. Esta frase o expresión usada en el antiguo y nuevo testamento;  fue aplicada a hombres como el profeta Ezequiel, o  (Daniel 8:17) ” Vino luego cerca de donde yo estaba, Y al venir, me asusté y me postre sobre mi rostro. Pero el me dijo: Entiende hijo del hombre, que la visión es para el tiempo del fin”. 

También Jesús utiliza a menudo esta expresión hijo del hombre para decir “ser humano”  en general; por ejemplo: en (Marcos 2:10) ” Pues para que sepáis que el hijo del hombre [el ser humano]  tiene potestad en la tierra para perdonar pecados – dijo al paralitico”.  En algunos pasajes del evangelio Jesús habla de sí mismo; en dicha forma para enfatizar su total solidaridad con la humanidad; en este sentido Jesús es el hijo del hombre porque poseía un cuerpo, auténticamente humano, y tuvo la capacidad de hacer cosas humanas; como descansar, comer, beber y sufrir. Jesús se movía en las dos dimensiones; es decir, tenia dos naturalezas (una divina y otra humana), conjuntamente en una sola persona.

Detrás de esta expresión, existe algo más, en ciertos contextos explica las posibilidades más allá de las limitaciones humanas. Jesús se refiere así mismo como el hijo del hombre expresando la autoridad y gracia divina; que puede perdonar los pecados, juzgar y gobernar, e incluso haber sido enviado por el cielo. Jesucristo pensaba que con este titulo sus discípulos podrían entender que con esta expresión con apariencia tan simple podían reclamar potestades tan grandes. Pues, esta revelación fue dada por el profeta Daniel.

(Daniel 7:13) ” Miraba yo en la visión de la noche, y vi que con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre; vino hasta el Anciano de días, y lo hicieron acercarse delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará; y su reino es un reino que nunca será destruido”.  

Aquí vemos un “Hijo del hombre” que luce más como un divino y glorioso Mesías; que como un simple mortal; lo que se le entregó antes de venir a la tierra, fue un poder investido de autoridad sobre todas las naciones; enseño a sus discípulos por medio de las escrituras de su propia realeza y de la autoridad que tiene para triunfar sobre el mal.

3 Objetivos primordiales por los que el hijo del hombre vino a este mundo. 

1. Para Salvar al mundo del Pecado.

El hijo del hombre vino para ser el camino que une a dos mundos; dos reinos, dos dimensiones diferentes: el Reino Espiritual y el material. Jesús vino a devolvernos lo que se había perdido: el Reino de los cielos visible en la tierra fuesen uno y que estos dos ámbitos fuesen palpables a través de dos tipos diferentes de ojos, los naturales y los del entendimiento espiritual.

Lo que el primer hombre perdió en el jardín del Edén, fue tener en él, la misma imagen de Dios. Pues Dios hizo al hombre a su imagen y a su semejanza, y esto no se refiere a nuestra forma externa, ni a nuestras cualidades internas en nuestra alma. La imagen de Dios en Adán era la que le permitía ver a Dios a cara descubierta, era la que le permitía hablar con Él. Dios y el hombre eran uno, y de esta forma tenían la misma imagen, las vestiduras de la Gloria de Dios lo cubrían y por eso no se sentía desnudo. Las dos dimensiones eran visibles al mismo tiempo; ser a la imagen de Dios es la voluntad de Cristo, que podamos ver, sentir, y movernos en estas dos dimensiones.

2. Para deshacer las obras del diablo.

Jesús no venció al diablo con la unción que estaba sobre Él, ni con los milagros, ni viviendo una vida santa; fue en la cruz del Calvario donde venció a las fuerzas del mal. Fue ahí que se consumó toda la victoria, y es ahí también, donde las tinieblas no pudieron prevalecer en contra de la luz.

(2 Corintios 3:14-16) “Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. 15 Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. 16 Pero cuando se conviertan al Señor, el velo será quitado”. 

Esta palabra que esta establecida en las escrituras habla de un embotamiento en la mente  y un velo en el corazón, que tiene que ser quitado; esta conversión de la que habla el Apóstol Pablo, no solo, se refiere al momento en el que aceptamos a Jesús en nuestro corazón para salvación, sino a la conversión genuina del corazón, que es, esa la que nos hace entrar en las dimensiones sobrenaturales del Reino de Dios.

Muchas veces, como cristianos no creemos en la posibilidad de ver los cielos abiertos y la gloria de Dios manifestándose en nuestras vidas.

En esta escritura de (2 Corintios 3:18) ” Por tanto, nosotros todos mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”.  

Pablo habla algo totalmente impresionante y es que al rasgarse (Ser quitado) el velo que embota nuestro entendimiento, podemos ver a cara descubierta todo lo que tiene que ver con el Reino de Dios, esta es la promesa de libertad del Espíritu para nosotros, que todos los velos de tinieblas, de oscuridad y que nos limita espiritualmente; son rasgados por el Espíritu y esto nos lleva a un encuentro cara a cara con la gloria de Dios. Por ello es, que como cristianos debemos escudriñar las escrituras y estudiar para que proféticamente el Señor nos revele sus misterios escondidos en la palabra.

Quizás te interese leer: La Obediencia A Dios Como Principio De Reino,Trae La Mayor Recompensa

La verdadera prisión se encuentra en nuestra mente, porque esta llena de corrupción, incredulidad y de estructuras humanas de entendimiento; que ha sido cegada por el diablo. Pues de lo que tenemos que ser libres es de nosotros mismos; de nuestra forma lógica y limitada de pensar, ver y hacer las cosas. Así lo dice este versículo en (2 Corintios 4:4) ” En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la Gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. 

Cuando Pablo habla de cegó el entendimiento de los incrédulos;  no solamente se refiere a los que no han venido a la salvación, sino a todos los que por la incredulidad, no pueden entrar en las dimensiones sobrenaturales de Dios.

Muchos viven un evangelio mental; porque no han entendido lo que significa entrar y poseer el Reino de Dios; por que su entendimiento esta embotado ya que creen que entrarán cuando mueran y se vayan al cielo. Pero esto no fue lo que Jesús enseño el dijo claramente “El Reino de Dios está entre Vosotros” pero nuestra incredulidad nos limita a creer en esta promesa; porque realmente no se ha tenido una conversión genuina. (Mateo 5:8) ” Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”. 

3. Para traer en medio de nosotros el Reino.

El hijo de Dios, vino a darnos no fueron enseñanzas morales, ni a enfatizar la ley, Jesús vino a traernos el Reino de Dios, no para después que muramos  y vayamos al cielo sino aquí y ahora. El vino a Ser testigo de ese Reino, vino a manifestar en su propia vida, todo lo que es el Padre.

Quería mostrarnos todo lo que sucede cuando el Reino de Dios se manifiesta. Cuando estuvo frente a la multitud que no tenia que comer, y sus discípulos le preguntaron ” Maestro, ¿Quieres que compremos comida y les demos de comer?” El dijo: “No” porque Jesús quería manifestar el poder creativo de su Padre.

El quería manifestar el Reino. Les preguntó que tenían, y ellos dijeron: “tan solo dos peces y cinco panes”, Jesús los tomó en sus manos, y lo que hizo fue introducirlos, sumergirlos a la dimensión del Reino, al ámbito del Espíritu, en ese momento los panes dejaron de formar parte de lo natural; el Reino empezó a impregnarse en ellos. El Cielo y la tierra estaban unidos en esos alimentos. El poder multiplicador y creativo del Reino se apoderaba en cada partícula de esa materia.

También Podrías leer: En El Nombre De Jesús: Mayores Obras Harán 

Esto es lo que quiere decir el Reino de Dios está en medio de Vosotros: Cielos y tierra unidos en Jesús. Es la promesa para nuestro tiempo; una generación de Reino que impacte la tierra. Entrar en el Reino es la clave de conocerlo a El y es la clave del poder. Jesús no dijo: id, y predicad tan solo la salvación. El dijo: (Mateo: 10:7-8) ” Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los Cielos se ha acercado, Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia”. Lo que el manifestó fue el Reino.

Para que el hijo del hombre sea glorificado

El hijo del hombre vino a restaurar a la humanidad; la imagen que el hombre perdió; Jesús que se hizo carne es la imagen de Dios; en este plano terrenal pero El se movía simultáneamente en el mundo espiritual así como en el mundo natural.

El hijo del hombre fue glorificado a través del sacrificio en la cruz.  En la Cruz Él expuso el pecado, El llevo en su cuerpo el acta que nos era contraria. En cada golpe de su rostro, en cada herida de su cuerpo, en cada azote, en cada llaga, en los agujeros hechos por los clavos, en su frente rasgada por las espinas, están inscritos los pecados de nosotros.

Después de haber cumplido el propósito en la tierra; Jesús manifiesta su gobierno; sentándose a la diestra del Padre; y dejarnos su autoridad; lo que Dios quiere que entendamos, es que, la autoridad que Él nos dio, no es tan solo para liberar endemoniados y sanar enfermos, sino que tiene que ver con gobernar con Cristo Jesús.

 

Todos estamos esperando que el hijo del hombre regrese al mundo a reinar físicamente en la tierra, sin embargo, el gobierno de Jesús ya empezó a manifestarse y a prepararse antes que esto suceda en forma determinante. Dios quiere capacitarnos para juzgar con Él; y que así como Cristo glorificó el nombre del Padre, nosotros siendo uno con Jesús, glorifiquemos su nombre que es sobre todo nombre.

(Juan 17:24)

” Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde Yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado” …

Entrar y poseer el Reino, esta es la promesa de Dios para tu vida y tienes que apropiarte de ella, cueste lo que cueste, porque es verdaderamente la perla de gran precio. Él dijo y Él hará.

Esto no sucede de la noche a la mañana en tu vida, toma tiempo y dedicación. Necesitas entrenar tu mente para callarla, para que puedas escuchar al Espíritu; es necesario entender que, para poseer parte de este Reino debemos ser conformados y restaurados a imagen y semejanza de Dios; es en esta búsqueda, que Dios empieza a manifestarse.

El alma sujeta al Espíritu, empieza a menguar y a convertirse, es decir, a transformarse al Señor. y es ahí, en ese momento que los velos se rasgan y comienza la primera experiencia sobrenatural. Para finalizar este post te invito a meditar en este versículo de la biblia que nos da palabra de edificación viva y eficaz.

( 2 Corintios 4: 6)

” Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de  Jesucristo”. 

También deberías leer: Historia De La Salvación Por Etapas Basadas En La Biblia

2 Comentarios

  1. Maravillosa revelación de la persona de Jesucristo “Hijo del Hombre”. Le doy muchas gracias a mi Señor y Dios por haberse revelado a mí y por haberle aceptado como mi Salvador. Las señales que se observan en el mundo, son la confirmación de que su venida está muy próxima. Hay “hambre, guerras, rumores de guerra, pestilencias, apostasía y además estamos viviendo los tiempos de Lot el cual vivía en los territorios de Sodoma y Gomorra.” También dijo Jesús que habrían terremotos por diferentes lugares. El día y la hora, solamente Dios Padre Jehová lo sabe.
    Bendiciones

  2. JESUS se hizo llamar principalmente de tres maneras, el hijo de hombre, el hijo de DIOS y DIOS mismo; de modo como sea vuestro nivel FE que tengan para con JESUSCRISTO, lo veraz de una de estas tres forma como se hizo llamar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here