16 Versículos Bíblicos Acerca De La Oración | Las Promesas De Dios

347

Mucha gente dice: “No sé rezar“. Pero las instrucciones de Dios son claras en cuanto a cómo orar, por quién orar, cuándo orar, dónde orar y por qué se debe orar. La Biblia da una dirección específica para todas esas cosas y más. Dios creó al hombre para estar en comunión con Él y la oración diaria es importante para esa relación.

Indice de Contenidos

Versículo bíblico sobre cómo orar

Sigue pidiendo y recibirás lo que pidas. Sigue buscando, y encontrarás. Sigue llamando y la puerta se te abrirá. Porque todo el que pide, recibe. Todo el que busca, encuentra. Y a todo el que llame, se le abrirá la puerta. Mateo 7:7,8 NLT

16 Versículos bíblicos sobre la oración


Versículos bíblicos más importantes sobre la oración

La oración ha sido descrita como tener una larga conversación con un gran Dios.  Es derramar tu corazón ante Dios sobre todos tus deseos, necesidades y peticiones para los demás.  Creo que toda oración debe comenzar con la alabanza a nuestro gran Dios.  Entonces deberíamos estar derramando nuestra gratitud a Él en gratitud por todo lo que Él ya ha hecho.

Después, debemos hacer nuestras peticiones de oración por otros y luego por nosotros mismos, pero sobre todo para que Su voluntad se haga sobre la nuestra y para que Su nombre sea glorificado en la respuesta a nuestras oraciones.  Nada más importa que la gloria de Dios.

Todo lo demás por lo que oramos es secundario por naturaleza, pero la voluntad de Dios es siempre que Su nombre sea glorificado y que siempre sea nuestro deseo expreso por encima de todo lo demás en todo lo que hacemos, en todo lo que decimos, en todo lo que pensamos y en todas nuestras oraciones.

Salmo 4:1 “¡Respóndeme cuando te llamo, oh Dios de mi justicia! Me has dado alivio cuando estaba en apuros. ¡Sé amable conmigo y escucha mi plegaria!”

Esto es lo que es la oración. Está llamando a Dios para que dé alivio a lo que sea que estas pidiendo.  El salmista declara que ya ha “dado” alivio en su angustia”, así que en esta oración, el salmista aparentemente tuvo una respuesta mientras oraba, pero parece que todavía está buscando más alivio, así que pide “¡Sean misericordiosos conmigo y escuchen mi oración! Por supuesto que Dios escucha nuestras oraciones, pero lo que quiere decir es que las conteste.

Salmo 145:18-19 “El Señor está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad. Cumple el deseo de los que le temen; también oye su grito y los salva”.

Es interesante que cuando caemos de bruces y lo invocamos, Él está cerca de ellos como dice “todos los que lo invocan”, así que si piensas que tus oraciones están rebotando en el techo, piénsalo de nuevo. No dependa de lo que usted siente; dependa de lo que dice la Palabra de Dios.  Él escucha nuestros gritos y nos salva de nuestras muchas pruebas y tribulaciones.

El salmista declara que “Él cumple el deseo de los que le temen”, lo que significa que escucha a los que tienen un temor o respeto profundo, reverencial y santo.  Tiendes a obedecer a aquellos a quienes temes… como una señal de límite de velocidad con un oficial de policía sentado a su lado.  El miedo o el respeto llevan a la obediencia.

Proverbios 15:29 “El Señor está lejos de los impíos, pero escucha la oración de los justos”.

Algunas personas disputan el hecho bíblico de que Dios no escucha ni responde las oraciones de los pecadores, pero a menos que se hayan arrepentido y confiado en Cristo, Él los considera malvados y está lejos de los malvados, pero Él escuchará “la oración de los justos”.  Si tienes algún pecado no confesado o estás en relación al pecado. Él podría escucharte pero no contestará tus oraciones.  Esto se apoya en la Escritura al decir:

“Si yo hubiera atesorado la iniquidad en mi corazón, el Señor no habría escuchado” (Salmo 66:18).

Santiago 4:2b-3 “Deseáis y no podéis conseguir, así que peleáis y peleáis. No tienes, porque no preguntas.  Pides y no recibes, porque pides mal, para gastarlo en tus pasiones”.

Podría parecer que estos versículos no tratan sobre la oración, pero si lees el contexto de Santiago 4, puedes ver que las oraciones no están siendo contestadas por motivos equivocados; buscando la autogratificación y sólo queriendo cosas por codiciarlas y codiciarlas.

Esto es contrario a la voluntad de Dios y estas peticiones que Dios claramente no responderá.  Si estamos pidiendo por otros o por la gloria de Dios y también por la voluntad de Dios, hay muchas más posibilidades de que Dios escuche y responda a esa oración que una oración centrada en mí y que tenga que ver con satisfacerse a sí mismo.

Romanos 8:26-28 “De la misma manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Porque no sabemos por qué orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos demasiado profundos para las palabras.  Y el que escudriña los corazones sabe cuál es la mente del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los santos según la voluntad de Dios”.

¿Alguna vez has estado atascado en la oración y no sabías exactamente por qué orar?  Creo que todos lo hemos hecho.  Aquí es donde el Espíritu Santo puede ayudarnos cuando somos incapaces de decir exactamente por qué estamos orando.  Pablo reconoce que “no sabemos por qué orar como es debido”, por lo que “el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos demasiado profundos para las palabras”.

Eso significa que cuando estamos en una necesidad tan desesperada y ni siquiera sabemos qué palabras usar, gemimos de nuestra agonía, sin saber cómo ponerlo en palabras.  Afortunadamente, el Espíritu Santo puede escudriñar nuestros corazones e intercederá por nosotros, y mejor aún, nos ayudará a orar “según la voluntad de Dios” que es esencial al orar.

Colosenses 4:2-4 “Permaneced firmes en la oración, velando en ella con acción de gracias.  Al mismo tiempo, ruega también por nosotros, para que Dios nos abra una puerta para la palabra, para declarar el misterio de Cristo, por el cual estoy en la cárcel, a fin de que pueda aclararlo, que es como debo hablar”.

Conozco a varias personas que tratan de orar en cualquier momento que esté disponible; mientras conducen al trabajo, mientras se duchan, mientras caminan, mientras trabajan… y por eso se nos ordena “continuar con firmeza en la oración” pero “con acción de gracias”.  Cada oración que pronunciamos debe contener acción de gracias a Dios.

Si quieres saber por qué orar, toma una hoja de papel y empieza a escribir todas las cosas por las que tenemos razones para dar gracias; nuestra salvación, nuestro trabajo, nuestra familia, nuestra iglesia, nuestro hogar, nuestra libertad… Pablo buscó oraciones por una razón completamente desinteresada ya que quería una “puerta abierta para la palabra” para que pudiera “declarar el misterio de Cristo (el evangelio)” y que Pablo pudiera “dejar claro….cómo[él] debía] hablar”.  Qué gran petición de oración que sigue siendo importante hoy en día!

Santiago 5:16-18 “Por tanto, confesad vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración de una persona justa tiene un gran poder al trabajar. Elías era un hombre con una naturaleza como la nuestra, y oró fervientemente para que no lloviera, y durante tres años y seis meses no llovió sobre la tierra.  Entonces oró de nuevo, y el cielo dio lluvia, y la tierra dio su fruto”.

Dios no ha limitado Su poder en nuestros días y así que como sabemos que no hace acepción de personas, no hay razón para no pedirle a Dios cosas grandes porque Él es un Dios grande.  Nada es demasiado difícil para Dios, así que ora con fe y cree y si es Su voluntad, y luego pide en grande.  No limite lo que Dios puede hacer por lo que nosotros pensamos que puede hacer.  Crean, oren, tengan fe, porque así es como se mueven las montañas y se echan a los mares.

Conclusión

Dios está listo, dispuesto, y ciertamente capaz de responder a nuestras oraciones, pero debemos confesar todos nuestros pecados, debemos orar de acuerdo a la voluntad de Dios, debemos orar con fe y debemos orar para que Dios sea glorificado en la respuesta a nuestra oración.  Creo que deberíamos empezar alabando a nuestro gran Dios.

Entonces deberíamos estar derramando nuestra gratitud por todo lo que Él ya ha hecho por nosotros.  Podemos entonces orar por los demás, orar por los que aún no se han salvado, y sobre todo…. nunca renunciar, ser consecuentes, orar siempre y como dijo Jesús “para que los hombres oren siempre, y no se desanimen” (Lucas 18:1).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here