12 Versículos Y Oración De Meditación Para Enfocar Tus Pensamientos En Dios

49

Meditar en la Palabra de Dios, su carácter y sus acciones involucra pasar tiempo con Él. Mientras que podemos hacer eso en cualquier momento y lugar, la mayoría de nosotros podemos enfocarnos mejor en Dios cuando planificamos momentos intencionales a solas con Él sin distracciones.

La meditación, como se usa en la Biblia, es como “masticar” las verdades de la Palabra de Dios: como una vaca masticando pasto. Mientras come, literalmente regurgita su comida. Luego vuelve a masticar ese alimento antes de digerirlo y permitir que el alimento nutra su cuerpo y produzca la leche que bebemos.

Eso es lo que debemos hacer cuando meditamos en Dios y su Palabra. Pasamos momentos tranquilos leyendo sus verdades, pensando en ellas, “tragándonos” su bondad. Entonces aplicamos esas verdades a nuestras vidas, tal vez incluso las rezamos a Dios mientras las digerimos. Cuando hacemos eso, la Palabra de Dios alimenta y fortalece nuestra alma y nos acerca aún más a Él.

12 Versículos de la Biblia sobre pasar tiempo con Dios

  1. – “Estudia este Libro de Instrucciones continuamente. Medita en ella día y noche para que te asegures de obedecer todo lo que está escrito en ella….” (Josué 1:8)
  2. – “Consideraré todas tus obras y meditaré en todas tus poderosas acciones. Tus caminos, Dios, son santos. ¿Qué dios es tan grande como nuestro Dios?” (Salmo 77:12-13)
  3. – “Recuerdo los días de antaño; medito en todas tus obras y considero lo que tus manos han hecho.” (Salmo 143:5)
  4. – “Tu majestad y glorioso esplendor me han cautivado; meditaré en tus maravillas, cantaré canciones de tu valor.” (Salmo 145:5 )
  5. – “Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables para ti, Señor, mi roca y mi Redentor.” (Salmo 19:14)
  6. – “Desde la salida del sol hasta el lugar donde se pone, el nombre del SEÑOR debe ser alabado.” (Salmo 113:3)
  7. – “Acércate a Dios, y Dios se acercará a ti…” (Santiago 4:8)
  8. – “Finalmente, hermanos y hermanas, llenen sus mentes de belleza y verdad. Medita en todo lo que es honorable, lo que es justo, lo que es puro, lo que es bello, lo que es bueno, lo que es virtuoso y digno de alabanza”. (Filipenses 4:8)
  9. – “Pienso en ti antes de irme a dormir, y mis pensamientos se vuelven hacia ti durante la noche.” (Salmo 63:6)
  10. – “Siempre estoy pensando en el Señor; y como está tan cerca, no necesito tropezar o caer.” (Salmo 16:8)
  11. – “Qué bueno es dar gracias al Eterno y alabar Tu nombre con cánticos, oh Altísimo; hablar de Tu infalible amor por la mañana y ensayar Tu fidelidad cuando la noche comienza a caer.” (Salmo 92:1-2)
  12. – “Como un ciervo anhela las corrientes de agua, así te anhelo a ti, Dios.” (Salmo 42:1)

Al comenzar a leer y reflexionar acerca de Dios y su Palabra, he aquí una oración de meditación que puede ofrecerle:

Oración de meditación

Señor, calla mi corazón y calma mi alma mientras te espero en estos momentos a solas. Te reconozco como un Dios santo y majestuoso, alguien que merece gran alabanza y gloria. Toda la creación da testimonio de tus obras impresionantes y únicas. No hay nadie como tú, ningún otro dios digno de honor.

Quiero concentrarme en Ti, Señor, y cerrar todas las distracciones del mundo. Durante los próximos momentos, sólo estaremos tú y yo, Dios. Tú eres Espíritu, pero eres un Dios que nos conoce tan íntimamente. Me gusta imaginarte literalmente sentado aquí a mi lado.

Mientras pienso en las verdades de tu Palabra, que la meditación de mi corazón sea dulce y te honre. No estoy tratando de despejar mi mente. Simplemente quiero que me vacíes de mí mismo y me llenes con tu Espíritu Santo.

Anhelo tu presencia, Señor. Reduce mis pensamientos para incluir sólo aquellas cosas que son honorables, veraces, hermosas, puras y dignas de alabanza. Te pido tu sabiduría para aplicar estas verdades a mi vida por la mañana, al mediodía y por la noche, literalmente durante todo el día. Porque eres digno de ser alabado todo el tiempo.

Recuerdo tu gran fidelidad en el pasado y estoy tan agradecida de que me llenen de misericordia y gracia cada mañana. Ensayo tu bondad a través de la oración contestada y recordatorios personales diarios de tu amor por mí. Incluso cuando me siento solo o distante de ti, me vuelves a atraer a tu presencia cuando me detengo a propósito y me acerco a ti.

Atesoro tu Palabra y quiero masticar las verdades que me revelas hoy. A medida que separo cada pieza y reflexiono sobre cada principio y palabra de instrucción, Te pido que me guíes y me enseñes lo que quieres que yo sepa.

¿Hay aquí una promesa para que la recuerde? ¿Hay alguna acción que deba tomar o algún pecado que deba abandonar? ¿Hay algo más que pueda entender sobre tu carácter? Ayúdame a personalizar tu mensaje a mi corazón hoy. Tu Palabra es poderosa. Celebro la fuerza y sabiduría que me darás mientras aprendo a honrarte y glorificarte más.

Te necesito y te amo, Señor. Y te pido que hables a través de tu Palabra y en estos momentos de quietud juntos. Susurra o grita a mi espíritu, lo que quieras, y lo que yo más necesite. Pero sobre todo, recibe mis elogios mientras enfoco mis pensamientos sólo en ti. Estoy escuchando y anticipando mientras leo y medito en tu hermosa Palabra. En el nombre de Jesús, Amén.

Una de las mejores maneras de acercarse a Dios y conocerlo mejor es pasar momentos intencionales con Él en meditación tranquila. Cuando reservamos tiempo en nuestros ocupados horarios para meditar en su Palabra, para orar y para honrarlo, encontraremos alimento y fuerza diariamente en nuestra relación con Dios y con los demás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here