¿Qué Significa Vestirse Con La Armadura De Dios?

325

La armadura de Dios según lo relatado en la Biblia en Efesios capítulo 6 versos del 11 al 17,  es la forma en la que el apóstol Pablo divinamente inspirado por el Espíritu Santo se refiere a los diferentes elementos espirituales que debe tomar y utilizar un hijo de Dios en su diario andar, para lograr sobrevivir y vencer los reveses de la vida ocasionados por el maligno en este mundo tan convulsionado.

El pasaje bíblico que trata sobre este tema comienza de la siguiente manera:

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo”. Efesios 6:11.

armadura de Dios

Como todos sabemos una armadura es un conjunto de vestiduras especiales para la guerra que llevaban los soldados sobre el cuerpo, en los tiempos del Imperio romano, cuando Pablo escribe, eran de  materiales como cuero, hierro y diferentes metales, y estaba compuesta de diferentes partes, todas ellas importantes para la protección integral de su portador.

El pasaje bíblico en lo sucesivo hace la siguiente aclaratoria:

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” Efesios 6:12

Pablo, autor de la carta, estaba muy familiarizado con la vida militar de su época, sabía perfectamente que ningún guerrero ya fuese romano, judío o de cualquier nacionalidad estaría preparado para un combate velico sin su respectiva armadura.

Es por esto que conociendo lo cruento de nuestra lucha, aclara “no es contra sangre ni carne” (Es decir no es contra las personas sino contra entes espirituales malignos) que luchamos, y de la misma manera nos insta a vestirnos de una armadura espiritual con diligencia, sin la cual nosotros tampoco estaríamos preparados como eficientes combatientes en el plano espiritual contra nuestros verdaderos enemigos.

Con lo anterior en mente, Pablo comienza a hablar al creyente de la armadura de Dios en los siguientes términos:

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes”. Efesios 6:13

En este versículo nos aclara que debemos poseer “toda la armadura” y utilizarla adecuadamente para poder “resistir en el día malo”, No podemos vestirnos a medias para la guerra y sobrevivir tal día, no lograremos terminar todo lo que debemos hacer en la vida ni estar firmes después de la batalla solo con una parte de la armadura, debemos poseerla y utilizarla completa.

¿Cuál es la composición de la armadura de Dios?

El cinturón de la Verdad

El texto bíblico en cuestión dice en el verso 14:

“Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad,”

Esto marca una similitud entre el uso del cinturón al decir la verdad, es un hecho que nuestra vida debe estar caracterizada por una profunda sinceridad en nuestros actos hacia las demás personas.

Si realmente creemos en Dios y en su palabra deberíamos hablar siempre con la verdad independientemente de lo que esto pueda provocar como consecuencia, recordemos que Satanás es mentiroso y padre de toda mentira, dejar de caminar en la verdad es hacerse participe de sus obras malignas.

Por supuesto que hay verdades muy duras… pero él creyente debe mantener la fe en que no pueden ser negociadas y en que hay maneras de decirlas también, el hacerlo de forma asertiva y honrando a Dios es uno de los mas grandes retos de la vida cristiana.

La Coraza de Justicia

También continua diciendo el mismo versículo:

“Y vestidos con la coraza de justicia”

La coraza era una estructura por lo general rígida que protegía el pecho, el abdomen y la espalda, cuando se habla de que debemos estar vestidos con la coraza de justicia Pablo se refiere a que nuestras acciones deben ser siempre justas.

Debemos proceder con rectitud y nuestra conducta no debe ser en ninguna forma reprochable,  sino por el contrario, si el Dios de la Biblia es nuestro Dios, debemos ser ejemplo de un proceder en justicia y rectitud.

Calzado del Evangelio de la paz

 El pasaje continua diciendo:

“Y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.”

En el versículo siguiente, el hecho de que se vincule el evangelio con el calzado, implica que donde quiera que un hijo de Dios este, debe anunciar la buena noticia, es decir la esperanza de salvación y vida eterna. Ya sea en forma verbal o con sus acciones pero debe comunicar, vivir y reflejar la paz que el mensaje del evangelio trae.

Jesús dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Juan 14:27

Recordando siempre que es la constante comunicación con el padre lo que puede llenar el corazón del ser humano de la paz de Dios que sobre pasa todo entendimiento (Filipenses 4:7).

También hay que recordar la aclaratoria que hiciera el autor de la carta a los hebreos  a la nación que rechazo a su mesías, diciendo “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14).

El Escudo de la Fe

El versículo 16 del capítulo 6 de Efesios dice con énfasis:

“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.”

La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no podemos ver, es creer en que Dios tiene el control de las circunstancias y que nada escapa de su poder, y que a quienes le aman sinceramente todo les ayuda para bien.

La fe es el único recurso que tiene el poder de apagar los dardos de fuego del maligno, estos dardos de fuego son los pensamientos de origen satánico que el enemigo trae sobre nuestras mentes, para perjudicarnos e incapacitarnos, que al igual que una flecha encendida en la guerra puede provocar  grades daños a través de un incendio si no son apagados o anulados a tiempo.

El Yelmo de la Salvación

El último elemento defensivo de la armadura de Dios es el yelmo, dice el verso 17:

“Y tomad el yelmo de la salvación.”

El yelmo era el elemento que se usaba para proteger la cabeza, lo que significa que debemos tener siempre en mente nuestra salvación, como bien lo dijese el mismo Pablo en la carta a los Filipenses (Filipenses 2:12) “ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor.” Y también en Hebreos 2:3  “¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?”

Cuidar nuestra salvación significa tener una perspectiva de la vida después de la muerte, si bien creemos en la promesa de vida eterna, no debemos vivir como si no nos importase el lugar al que iremos luego de morir, es tener conciencia de que todas nuestras obras serán en algún momento traídas a memoria y juzgadas por Dios.

Y aunque no somos salvos por las obras, estas si van a poner de relieve, las mas intimas creencias que albergaba nuestro corazón en aquel momento como bien lo dice Eclesiastes 12:14.

“Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala”.

La Espada del Espíritu 

Por último el apóstol habla de la espada diciendo en el siguiente versículo:

“y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.”

Hasta este momento se había hablado de partes que proporcionan protección a quien hace uso de la armadura, ahora la Biblia nos habla de un elemento ofensivo, es decir un objeto exclusivamente de ataque, “la espada” y la asemeja a la palabra de Dios.

Esto implica que la única forma que tenemos de atacar y contra atacar a nuestro enemigo es hablando la palabra de Dios, es decir argumentar en base a la Biblia, si es que realmente consideramos que esta es la palabra de Dios.

Dice 2 Timoteo 3:16-17:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Recordemos que cuando Jesús fue tentado por Satanás en el desierto su respuesta siempre fue citar las sagradas escrituras, su expresión inicial en sus respuestas siempre fue “escrito esta”, esa es la manera en que nosotros también lograremos vencer las acechanzas del maligno, es por eso que es de vital importancia conocer la palabra de Dios.

Dios nos ha dejado todos estos elementos sabiendo a lo que nos enfrentamos, y espera que seamos cuidadosos en estar siempre protegidos, armados y preparados con ellos para defendernos y atacar el reino de las tinieblas con la palabra de Dios.

Vestirse de la armadura de Dios

Vestirse pues de toda la armadura de Dios significa vivir en la verdad, practicar la justicia predicar el evangelio, manteniendo la fe y promoviendo la paz. Además de jamás olvidar la promesa de la salvación usando siempre la palabra de Dios.

La Biblia dice:

“porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.” 2 Corintios 10:4-6.

Allí Pablo explica totalmente como debemos usar el arma principal de la palabra de Dios, primero debemos aplicarla a nuestra vida, creerla y vivírla, para luego que nuestra obediencia sea perfecta, enseñar a los demás a obedecerla, tal como lo hiciera el propio apóstol Pablo, quien dice en su primera carta a los Corintios:

“sed imitadores de mí así como yo lo soy de Cristo”. Y también “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.”

Seamos pues diligentes en guardar estas cosas y en revestirnos espiritualmente con la armadura de Dios, sabiendo que peleamos todos los días una cruenta batalla espiritual contra principados potestades en las regiones celestes.

3 Comentarios

  1. gracias por tan hermosa enseñanza y el significado de cada expresión bíblica, que sobreabunde las bendiciones para el escritor de este tema biblico. el Señor Jesucristo te bendiga y a tu familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here