Cómo Alcanzar La Sanidad Interior: 7 Claves Para Obtenerla

Esta es una de las áreas más vitales e importantes del ministerio de liberación que no podemos pasar por alto. Mientras que es importante echar fuera demonios, es igual de importante, si no más importante, ministrar las heridas emocionales. Las heridas emocionales son una de las razones más comunes por las que las liberaciones pueden fallar o parecen seguir regresando y recobrando la habitabilidad dentro de la persona. Es una necesidad absoluta que aprendamos acerca de las heridas emocionales y cómo llegar a identificarlas para recibir la sanidad interior y liberación del Espíritu Santo.

Nuestra meta no es olvidar un evento o trauma hiriente. Sino recibir una sanidad para ese evento, donde el Espíritu Santo quita el aguijón de él. Cuando miramos hacia atrás a una herida sanada, podemos verla de una manera diferente, porque ha sido sanada y ya no es doloroso mirar hacia atrás.

Cómo identificar las heridas emocionales

Lo primero que tenemos que hacer es identificar el problema, y darnos cuenta de la necesidad de sanar en el interior. Abajo hay una lista de síntomas comunes que se deben tomar en cuenta si tenemos una herida emocional:

Crudeza interior: a menudo hay una sensación de crudeza interior y dolor que no parece desaparecer.

Irritabilidad: ¡es fácil irritarse con los demás, aunque no estén haciendo nada malo!

Poca o ninguna tolerancia: hay un problema de baja tolerancia con los demás, donde esperas y exiges de ellos.

Sentimientos que siempre se elevan: sentimientos de ira, odio, resentimiento, etc. parecen “elevarse” dentro de ti ante la más mínima ofensa de los demás.

Demasiado sensible acerca de un evento en tu pasado: Si hay eventos en tu pasado que causan que te vuelvas muy sensible o te enojes, o incluso que te enfade, entonces es probable que revele una herida emocional profunda ligada a ese evento o memoria.

Dificultad para perdonar: se te hace muy difícil amar y por lo tanto perdonar a los demás. También puede ser difícil perdonarse y amarse a sí mismo. Incluso puede ser difícil perdonar y amar a Dios.

Es difícil sentirse amado: es difícil ver claramente y darte cuenta del amor de los demás y de Dios en tu vida. Puede que estés rodeados de personas que los aman, pero puede ser difícil sentir y recibir plenamente ese amor. Parece que hay una pared que bloquea el flujo de amor en tu vida.

Azotamiento: cuando hay una herida interna que se ha corrompido, es fácil azotear o tener arrebatos repentinos de ira, odio, resentimiento. Puede que te resulte fácil arremeter contra las personas que te quieren y que no te han hecho daño.

Sentimientos de enojo hacia Dios: cuando una persona ha sido herida, es fácil culpar a Dios por sus problemas y dificultades. Espiritualmente pone una pared en su mente que puede bloquear el poder sanador del Espíritu Santo para operar.  Aunque él desea sanar tu herida, no anulará tu libre albedrío, y si mantienes el odio en tu corazón contra él, puede bloquear sus esfuerzos para sanar tus heridas.

Odio a sí mismo: muchas veces cuando una persona es lastimada por abusos del pasado, comenzará a pensar que tal vez lo que le sucedió, fue merecido por algo que hizo o por la forma en que era.

Sentirse frustrado fácilmente: debido a la confusión interna que causa una herida interna, es fácil frustrarse fácilmente con las tareas y responsabilidades diarias.

Escapismo: como resultado de la confusión interna, es fácil desear escapar o suprimir la realidad. Esto puede ser en forma de comer en exceso, beber, fumar, porno, gastar. Cuando una persona se entrega al escapismo, se pueden formar adicciones y abrir la puerta a espíritus de adicción, lo que hace que las adicciones sean prácticamente imposibles de romper.

Urgencias de la venganza: debido al odio y la ira acumulados como resultado de la falta de perdón, a alguien que tiene una herida interna enconada le será fácil tomar represalias o responder a aquellos que los ofenden o se ponen de puntillas.

Comportamiento irresponsable: el dolor interior tiene una forma de consumir la mente de una persona, y eventualmente esto puede tomar un enfoque descuidado de la vida. Es difícil sentirse bien contigo mismo si tienes una herida interna, y si no te sientes bien contigo mismo, esto comenzará a reflejarse en tu estilo de vida.

Sanidad interior

Expectativas irracionales de los demás: alguien que ha sido herido puede tener grandes expectativas para los que lo rodean. Piensan que los demás deben mantener normas poco realistas y son muy intolerables a cualquier error que se cometa. Les cuesta soportarse unos a otros como nos manda la Biblia (ver Colosenses 3:13).

Perfeccionismo: una persona que tiene una herida emocional también puede ser impulsada por el rendimiento. Tal vez sintieron que sin importar lo que hicieran, nunca podrían complacer a un padre o una figura de autoridad, y más tarde en la vida, esa herida de rechazo hace que la persona sea un intérprete hasta el punto en que nunca están satisfechos y quemados por sus esfuerzos.

Sentimientos de desesperanza: Creo que esto es también un resultado común de heridas internas no resueltas. Ya que el amor de Dios está bloqueado en tu vida, se hace difícil ver por qué él te amaría o cuidaría, y por lo tanto te conviertes en un blanco fácil para sentimientos de desesperanza.

Impulso: cuando sufres de una herida emocional, puede crear un sentido de vacío en el significado de tu vida, conduciéndote así a encontrar significado, propósito y felicidad. Esto podría ser en forma de títulos universitarios, carreras, éxito financiero, etc. En vez de apreciar a la persona que Dios ha hecho (¡TÚ!), te encuentras persiguiendo lo que crees que traerá verdadera felicidad y propósito a tu vida.

Hostilidad hacia Dios, hacia uno mismo y hacia los demás: debido a las emociones atadas, una persona puede tender a sentirse hostil hacia Dios, hacia otras personas en su vida, o incluso hacia sí misma. Esto usualmente tiene sus raíces en una forma de amargura contra Dios por no impedir que algo te suceda, amargura contra alguien que te ha ofendido o dañado emocionalmente, o amargura contra ti mismo por los fracasos en los que has caído.

Que debes hacer para sanar una herida interior

Si tuvieras dolor de cabeza, ¿irías al médico y le dirías: “Tengo un problema, pero no quiero pensar en ello lo suficiente como para darme cuenta de lo que es”? ¡No sé qué me pasa! No sé si es un dolor de cabeza, de estómago, de nariz o de uña encarnada”. Nunca harías eso cuando buscas curación física, ¿verdad? Entonces, ¿por qué hacemos esto tan a menudo cuando buscamos la sanidad interior? Sabemos que hay un problema, una herida, pero no queremos ni siquiera echar un vistazo a nuestro pasado para averiguar qué es lo que realmente está mal. Si vas a recibir sanidad en una herida emocional, primero necesitas ser honesto contigo mismo y con lo que ha pasado.

¿Qué cosas has hecho que lamentas profundamente? Haga una lista de las cosas que usted todavía, hasta el día de hoy, se arrepiente de haber hecho. Si tienes sentimientos de auto-odio, auto-perdón. Entonces necesitas ser honesto y descubrir las heridas internas por las que estas padeciendo.

¿Hay algo en tu pasado de lo que te sientas excesivamente avergonzado o avergonzada? Esta es una causa común de auto-odio. Si hay cosas de las que todavía no te has perdonado, entonces ahora es un buen momento para hacer una lista de esas cosas, para que puedas perdonar y liberar efectivamente el odio que tienes en secreto dentro de tu corazón contra ti mismo.

Lee También:  El Libro De Daniel: Trasfondo- Propósito- Interpretación Y Bosquejo.

Es vital que llegues hasta las raíces y expongas las razones específicas por las que hay heridas que aún no han sanado. Las infecciones espirituales, como las infecciones naturales, se pudren y empeoran cuando están en la oscuridad; es importante traer los asuntos a la luz, para que ya no puedan pudrirse, sino recibir la luz sanadora de Cristo en esas áreas de la mente y las emociones del alma. Si no puedes ser honesto contigo mismo, y sacar estas cosas a la luz, entonces sólo estás impidiendo que el poder sanador del Espíritu Santo ministre esas heridas y produzca sanidad en tu corazón y en tu alma.

Claves para la sanidad interior

1. Resolver sentimientos de culpa

Lo primero que debes hacer es resolver cualquier sentimiento de culpa y vergüenza, especialmente cualquier sentimiento de que Dios está decepcionado o enojado contigo. Cuando se trata de una herida física, ¿qué es lo primero que se hace? Límpiela de los gérmenes para que pueda sanar adecuadamente.

Cuando se trata de heridas espirituales o emocionales, cargar con el equipaje (culpa, vergüenza, miedo.) hace que el proceso de sanidad sea mucho más difícil. Llegar al punto en que sabes que Dios te ama, perdona, y te acepta, es uno de los fundamentos para recibir sanidad interior. Saber que Dios no está enojado o desilusionado con nosotros; crea una atmósfera donde puedas libremente entregarle tus cargas a Jesús, y confiar en él para que las cuide.

Llevar una carga de vergüenza es una manera segura de obstaculizar el proceso de sanidad interior porque nos separa mentalmente de la obra de sanación de Jesús. Si queremos recibir sanidad gratis para nuestras emociones dañadas, entonces necesitamos establecer en nuestras mentes que Dios no está enojado con nosotros, y pararnos en la Palabra de Dios acerca de nuestros pecados siendo perdonados y lavados  por la sangre de Cristo.

Sanidad interior: sentimientos de culpa

Una de las claves más grandes para recibir sanidad interior en las emociones dañadas, depende de tu percepción de Dios, y cómo él se siente acerca de ti. Debes darte cuenta de que él es la fuente de tu la sanidad interior, y la liberación. Y no tus problemas!

Culpar a Dios por tus problemas levantará una pared invisible, la cual impedirá que su poder sanador fluya hacia tu mente y tus emociones. El Espíritu Santo no invalidará nuestro libre albedrío, y cuando lo culpamos, nuestro libre albedrío está poniendo nuestra mano en su rostro. Es importante que nuestro libre albedrío permita su obra, y no lo culpe por lo malo que nos ha sucedido. Es importante darse cuenta de que Dios está a favor nuestro, y no en nuestra contra. Él desea verte sanado y restaurado a la plenitud aún más que tú!

2. Abrir las heridas y sacarlas a la luz de Jesús

Abre esas heridas, y dale el dolor a Jesús. Lo que debes hacer es abrir esas heridas ante la luz (Jesús), para que puedan ser sanadas. Mientras las mantengas en la oscuridad, nunca sanarán completamente. Si tuvieras una herida física, y se convirtiera en una infección, y simplemente pusieras una venda sobre la herida, ¿resolvería eso el problema? Por supuesto que no! Necesitas quitarte esa máscara, exponerla a la luz, y aplicar la luz sanadora y matadora de gérmenes de Cristo en esa herida para que pueda sanar.

Necesitamos darnos cuenta que Cristo ha tomado nuestro dolor en la cruz, y si lo transferimos a él, él está esperando para sanar nuestras heridas. ¿Por qué debemos llevar algo que Cristo ha llevado por nosotros en la cruz?

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados

Isaías 53:4-5

La palabra “dolores” en este pasaje, en realidad se traduce como pena,  o aflicción. Cuando Jesús derramó su sangre, él cargó con nuestro dolor interior y nuestras heridas, ¡para que no tengamos que hacerlo! La Palabra de Dios nos dice que él se preocupa por nosotros, y debido a este hecho, se nos dice que pongamos todas – no algunas, sino todas – nuestras preocupaciones sobre él (vea 1 Pedro 5:7).

3. Desarrollar una actitud agradecida

Desarrollar una actitud agradecida es otra gran clave para recibir sanidad para nuestras heridas emocionales. La gratitud lleva a la confianza – si estás agradecido por lo que Dios te ha dado, entonces encontrarás fácil confiar en él en esas áreas de tu vida. El agradecimiento es también una gran clave para superar los problemas de rechazo – ¿cómo es eso? Porque cuando empiezas a mirar todo lo que Cristo ha hecho por ti, es imposible que te sientas rechazado por tu Padre celestial, que es uno de ellos.

Te invitamos a leer: 8 Razones Por Qué Dar Gracias A Dios Y Cual Es El Poder De La Gratitud

Estar agradecidos con Jesús por llevar nuestras dolencias

Estar agradecidos por Jesús llevando nuestras preocupaciones y dolencias es otra clave para avanzar. Si decides cargar con tus propias penas, es  porque realmente no te das cuenta o crees que él cargó con tus preocupaciones; no has tomado el tiempo para pensar o entender lo que Jesús hizo. En cualquier momento cuando miramos seriamente lo que Cristo hizo por nosotros, es imposible no estar agradecido por tal regalo que él tan amorosamente nos ha comprado! Estar agradecido te hará ansioso de tomar ventaja de lo que Cristo ha cargado amorosamente por ti.

Sanidad interior

Quiero que te imagines a Jesús parado a tu lado con lágrimas en los ojos, sintiendo el dolor y el sufrimiento por el que estás pasando. Se nos dice que arrojemos nuestras preocupaciones  sobre él – ¿por qué? Porque él se preocupa por nosotros! Imaginar a Jesús parado junto a una situación con lágrimas en los ojos puede ser muy poderoso. Juan 11:35-36 nos dice que, “Jesús lloró. Y dijeron los judíos: Mirad cómo le amaba.”

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la cual también sois llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

Colosenses 3:15

No sólo se nos ordena que estemos agradecidos, sino que la Biblia también nos dice lo que puede suceder cuando no estamos agradecidos:

Un corazón no agradecido es propenso a sentimientos implacables, carentes de amor, resentidos y todo tipo de sentimientos de odio contra los demás. Es un veneno para nuestra salud emocional y la habilidad de recibir la sanidad que Dios quiere traer a nuestras heridas. Aquellos que no perdonan y juzgan a los demás han olvidado lo que Dios ha hecho por ellos. Cualquiera que esté verdaderamente agradecido por cómo Dios lo ha tratado, trataría a los demás de la misma manera.

Comienza a estar agradecido por las pequeñas cosas que Dios ha creado para que disfrutes. Pequeñas cosas como los pájaros cantando en los árboles o por tu mascota, – ¡fueron hechas para que las disfrutemos! no es difícil. Cuando nos damos cuenta de lo que Cristo ha hecho por nosotros, y estamos agradecidos por un regalo tan caro que ha sido comprado con la propia sangre de Jesús para nosotros, entonces naturalmente perdonaremos a los que nos perjudican – ese amor es contagioso y fluirá a través de nosotros.

No podemos mirar honestamente lo que Cristo ha hecho por nosotros, y no desbordar con gratitud en nuestro corazón hacia los demás. Llegar a ser agradecido es una gran clave para avanzar si luchas con la falta de perdón. La falta de perdón y la falta de agradecimiento están estrechamente relacionadas.

4. Dejar el temor

El temor es a menudo una herramienta de Satanás porque cuando ponemos nuestra confianza en Dios, una tremenda cantidad de paz y sanidad puede tener lugar. El miedo mantendrá a una persona aferrada a lo que debe ser liberado en las manos de Jesús. Esta es otra razón por la cual debemos llegar a conocer la verdadera naturaleza buena y amorosa de Dios hacia sus hijos.

Lee También:  El Poder Del Cristiano A Través De La Autoridad De Jesucristo

Saber que Dios es un Dios bueno y que tiene en mente lo que más nos conviene, allana el camino para poder confiar en él por las preocupaciones de la vida. Necesitas saber que puedes confiar en Dios con tus necesidades, él las entiende, y desea ayudarlo!

5. Creer y confiar en Dios

Otra clave para recibir sanación interior, especialmente desde un trasfondo o raíz de rechazo, es llegar a un lugar donde sepas que Dios te ama mucho y tiene en mente tu mejor interés. Si te cuesta creer que Dios es bueno contigo y tiene en mente lo que más te conviene, entonces te recomiendo leer las escrituras.

Satanás y los espíritus malignos siempre están ansiosos de hacer sentir a una persona como si Dios estuviera enojado con ellos. Pone a la persona en el borde de su asiento e infunde temor, lo que hace que se sienta desanimada en su relación con él, y tiende a renunciar a pasar tiempo con Dios y acercarse a él (¡la fuente de su sanidad!).

No es de extrañar que Satanás quiera que sintamos que Dios está de alguna manera enojado o decepcionado de nosotros! Prueba esto: si has luchado y sientes que Dios está enojado contigo, entonces trata de imaginar que Dios te ve, sabe dónde has estado, y aún así te mira favorablemente? Aflojará la tensión en todo tu sistema una vez que comiences a ver las cosas como Dios quiere que las veas.

Una vez que puedas imaginarlo, entonces vuelve a la Palabra de Dios, y aprende de cómo él realmente te mira con favor y esperanza. Siempre nos está llamando de nuevo al arrepentimiento, para poder restaurar nuestra relación con él. Esas imaginaciones cuando son usadas para la gloria de Dios en vez de la de Satanás son muy  poderosas. Esta es una clave poderosa para la libertad y la sanidad para muchos!

6. Enfocarte en la solución y no en el problema

¿Estás enfocado en tus problemas? ¿O centrado en la solución?  Aquellos que se mantienen enfocados en el problema más que en la solución comenzarán a ver el problema como más grande que la solución. ¿Estamos prestando más atención al problema que a la solución? ¿Es tu problema más grande que la solución de Dios? Jesús vino a traer la solución, y nosotros tenemos que aceptar la solución, hace uso de su trabajo y sangre que le trae mucha gloria, pero al prestar más atención al problema, ignoramos la solución que Jesús proveyó y le hacemos mentiroso, y nos burlamos de lo que él pasó por nosotros.

Estar enfocado en los problemas crea una atmósfera donde la depresión, la falta de perdón, la irritabilidad y la desesperanza pueden reproducirse. No puedes experimentar la sanidad interior mientras estés enfocado en el problema. Si quieres recibir sanidad, debes dejar de enfocarte en el problema y comenzar a meditar en la solución.

Los demonios harán lo mismo cuando traten de desarrollar esclavitudes de miedo en una persona; buscan recordarle a la persona por qué tienen miedo. Por eso es vital dejar de escuchar la voz del diablo, porque su objetivo es agravar la herida y convertirla en una infección aún más profunda.

Cuando una persona ha sido herida, a menudo escogerá retener los sentimientos de odio y resentimiento, en vez de ser sanada de su herida y ver a Dios hacer que todo esté bien. ¿Realmente quieres ser sanado? ¿O preferirías aferrarte a los sentimientos de odio y resentimiento dentro de tu corazón en contra de la(s) persona(s) que te ha(n) perjudicado? ¿Preferirías verlos sufrir y ser castigado por su maldad, o preferirías ser sanado por ti mismo y liberarte de los errores cometidos en tu vida?

Sanidad interior heridas emocionales

Recuerda, Jesús dejó claro que si queremos ser perdonados y dejarnos llevar por nuestros fracasos en la vida, entonces necesitamos dejar que otros se liberen y darles lo que queremos que Dios nos dé – ¡es decir, su misericordia y perdón!

Nuestras propias reacciones a lo que se nos hizo es lo que nos mantiene en prisión espiritual. Es nuestra propia ira, odio, resentimiento y falta de perdón lo que nos mantendrá tras las rejas espirituales! Tenemos que asumir la responsabilidad de nuestros propios fracasos. Una de las razones por las que nos cuesta perdonar es porque no tenemos a nadie más a quien culpar por nuestros problemas.

Es importante que asumamos la responsabilidad de nuestros propios fracasos y renunciemos a las cosas que no honran al Señor en nuestros corazones. No somos responsables de lo que se nos hizo, pero somos responsables de cómo elegimos reaccionar ante lo que sucede.

Hasta que podamos darnos cuenta de nuestros propios fracasos (cómo hemos estado reaccionando a lo que nos han hecho) y asumir la responsabilidad de lo que hemos permitido en nuestras mentes y vidas, entonces puede ser un bloqueo a nuestra sanidad emocional. Culpar a otros impedirá el poder sanador del Espíritu Santo en nuestras vidas, por lo tanto debe ser tratado antes de que la sanidad pueda fluir libremente en nuestra mente y emociones.

7. Derribar las paredes que prohíben el poder del Espíritu santo

Otra de las claves más grandes para sanar en el  interior es derribar las paredes que prohíben el poder sanador y la luz del Espíritu Santo para alcanzar la herida y traer la sanidad. El Espíritu Santo está muy ansioso y listo para sanar nuestras emociones heridas, pero también es un caballero y no anulará nuestro libre albedrío. Él honra tanto nuestro libre albedrío, que incluso nos dejaría elegir rechazar a Jesús y terminar en el infierno – ¡Él ni siquiera nos forzará a ir al cielo! Nuestro libre albedrío puede elegir derribar nuestras paredes emocionales o mantenerlas en su lugar.

¿A qué paredes me refiero? Son nuestras propias reacciones a lo que se nos hizo. Cuando reaccionamos con enojo, amargura, resentimiento, y escogemos dar lugar al diablo en nuestros corazones, estamos levantando muros alrededor de nuestras heridas que prohibirán que la luz de Cristo las sane. Por eso es vital que asumamos la responsabilidad de nuestras reacciones ante lo que se nos ha hecho. No estamos descartando o justificando lo que se nos hizo, simplemente no permitiendo que las paredes se levanten para prevenir que el Espíritu Santo sane nuestras heridas.

La transparencia es muy importante cuando se busca la sanidad de heridas emocionales. ¿Qué cura nuestras heridas? La luz sanadora de Cristo! ¿Qué es lo que la luz requiere para pasar? Transparencia! Si quieres que la luz sanadora cure tus emociones dañadas, entonces debes ser transparente… porque la luz requiere transparencia para pasar.

Dejar pasar la luz de Crsito

Es importante que te asegures de que te has perdonado a ti mismo, y que te amas; como Cristo te ama. Es vital que te veas como Dios te ve, limpios, lavados con la sangre, y sus fracasos pasados realmente eliminados de su cuenta. Si continúas caminando por ahí golpeándote como si no hubieras sido perdonado, entonces estás negando la obra que Cristo ha hecho por ti en la cruz!

Muchas veces, aquellos que tienen heridas emocionales están en esclavitud a la culpa y a la condenación, y llegar a la realización de que sus pecados son perdonados, es quizás una de las llaves más poderosas para recibir sanidad interior.

Confesaos vuestras faltas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz y ferviente del justo puede mucho.

Santiago 5:16

Una cosa útil es encontrar a alguien con quien hablar sobre tu problema; pero sobre todo que te ame y ore por ti. Hay un tremendo poder sanador en sacar algo a la luz y compartirlo con un compañero creyente que te ama y orará por ti; para ayudarte, y no para perjudicarte. La Biblia nos dice que necesitamos confesar nuestras faltas (lo cual creo que también se aplica a nuestras heridas y debilidades) unos a otros y orar para que seamos sanados.

 

 

 

También te recomendamos leer: Oración Para Alejar La Tristeza Y Descansar En El Señor

Compartir es sinónimo de bondad
Alexa

Seguidora de Jesús… Me encanta compartir todo lo que identifica a Dios como creador de los Cielos y la Tierra; y sobre todo lo que realmente edifique a las personas. Agradecida con él por permitirme hacer lo que me gusta escribir para Ustedes… “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Romanos 1:20”

También te recomendamos leer

Deja un comentario