7 Salmos Para Reconfortar Por Un Difunto

7 Salmos para reconfortar por un Difunto, son los textos que permiten a todos aquellos familiares y amistades cercanas a la persona que ha partido de esta tierra, permitiendo recordar el poder que se encuentra en la alabanza y la adoración al Señor, en medio de el dolor y la angustia.

▷También deberías leer: 10 Salmos Para Orar En Familia▷

La Palabra de Dios permite encontrar las palabras exactas cuando no se tiene consuelo, es por ello que es importante leer las Sagradas Escrituras, y en especial los Salmos donde se podrá encontrar versículos para poder reconfortar en medio del dolor, y la angustia que se siente al tener una persona difunta muy cercana.

Índice()

    Cómo reconfortar a una persona por un Difunto

    7 Salmos para reconfortar por un Difunto

    Para cualquier ser humanos es difícil encontrar las palabras que puedan reconfortar a una persona en medio de una pérdida de un amigo o un familiar.

    De modo que solo a través de la palabra de Dios y la dirección del Espíritu Santo, podrán darle alivio a esa tristeza que embarga el corazón de esa persona, que debe despedir a su ser querido.

    Para las personas el tema de la muerte es casi un tabú, pues a nadie le gusta hablar sobre ello, de tal forma que cuando llega ese momento hay que buscar una forma para poder afrontar este momento difícil, rompiendo el estigma y obtener el consuelo de Dios a las almas de los familiares, y aferrándose a la esperanza que Dios ha entregado a través de su palabra.

    “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna” (Juan 6:47)

    De este modo, en medio del dolor y la tristeza que puede sentir por un difunto, y es imperante aferrarse a la palabra de Dios que le ayudará recordar que al partir de la tierra podrán encontrarse con el Señor, quien lo recibirá para ubicarlos en las moradas celestiales, además de reconfortar con la esperanza a la que todos los creyentes deben estar aferrados, en poder descansar delante de su presencia.

    “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza” (1ra. Tesalonicenses 4:13)

    7 Salmos para reconfortar por un Difunto

    Al entender que la palabra de Dios es la que puede reconfortar la vida de las personas que han perdido a un ser querido. Es por ello que a continuación se presentará 7 Salmos que podrán reconfortar por un difunto, esperando que Dios les traiga la paz que necesitan, y que su presencia sea abrazándolos y dándole el consuelo.

    Salmos 9

    “Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón; Contaré todas tus maravillas, Me alegraré y me regocijaré en ti; cantaré a tu nombre, oh Altísimo. Mis enemigos volvieron atrás; cayeron y perecieron delante de ti. Porque has mantenido mi derecho y mi causa; te has sentado en el trono juzgando con justicia. Reprendiste a las naciones, destruiste al malo, borraste el nombre de ellos eternamente y para siempre…

    …En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron. Cantad a Jehová, que habita en Sion; publicad entre los pueblos sus obras. Porque el que demanda la sangre se acordó de ellos; no se olvidó del clamor de los afligidos.

    Ten misericordia de mí, Jehová; mira mi aflicción que padezco a causa de los que me aborrecen, Tú que me levantas de las puertas de la muerte, Para que cuente yo todas tus alabanzas en las puertas de la hija de Sion, y me goce en tu salvación… Levántate, oh Jehová; no se fortalezca el hombre; sean juzgadas las naciones delante de ti. Pon, oh Jehová, temor en ellos; conozcan las naciones que no son sino hombres” (Salmos 9:1-20)

    Este salmo viene a hablar sobre las maravillas que Dios ha hecho, hace y seguirá haciendo en la vida de las personas, eso producirá fe y levantará el ánimo a aquel que está triste y decaído por la muerte de un familiar o un amigo cercano. Al leer este salmo y ver como David recuerda las multitudes de promesas que el Señor ha hecho, eso conecta con cada uno de los creyentes en Dios, pues su promesa mas valiosa es que nunca los abandonará en medio de la dificultad.

    De este modo aunque la dificultad venga a la vida de las personas, como en este caso a través de la muerte de un familiar, en todo esto hay que alabar y adorar a Dios, testificando de que hay un reposo eterno en sus moradas celestiales. Confiando en que a pesar de que haya esa tristeza en su corazón, hay una riqueza más grande que es tener a Dios en medio del dolor, pues será el sostén y su baluarte para vencer el duelo.

     

    Salmos 18

    “Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio… En mi angustia invoqué a Jehová, y clamé a mi Dios. El oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos…

    …Envió desde lo alto; me tomó, me sacó de las muchas aguas. Me libró de mi poderoso enemigo, y de los que me aborrecían; pues eran más fuertes que yo. Me asaltaron en el día de mi quebranto, mas Jehová fue mi apoyo. Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí. Jehová me ha premiado conforme a mi justicia; conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado…

    …Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios? Dios es el que me ciñe de poder, y quien hace perfecto mi camino; quien hace mis pies como de ciervas, y me hace estar firme sobre mis alturas; quien adiestra mis manos para la batalla, para entesar con mis brazos el arco de bronce. Me diste igualmente el escudo de tu salvación; Tu diestra me sustentó, y tu benignidad me ha engrandecido…

    …Viva Jehová, y bendita sea mi roca, y enaltecido sea el Dios de mi salvación; El Dios que venga mis agravios, y somete pueblos debajo de mí;  El que me libra de mis enemigos, y aun me eleva sobre los que se levantan contra mí; me libraste de varón violento. Por tanto yo te confesaré entre las naciones, oh Jehová, y cantaré a tu nombre. Grandes triunfos da a su rey, y hace misericordia a su ungido, a David ya su descendencia, para siempre” (Salmos 18:1-50)

    En este salmo se puede ver como David da gracias a Dios porque en todo momento lo libró de todo lo malo, eso al llevarlo al plano de una persona que ha tenido la pérdida física de un familiar, se conecta en la declaración del amor y la confianza en el Señor.

    Es una confianza en Dios, quien siempre lo estará libertando del momento malo y lo sostendrá porque confían en Él, llevándolo de victoria en victoria así como lo hizo con David, entendiendo que la muerte física es una ganancia espiritual en aquellos que confían en el Señor.

    Del mismo modo expresa un agradecimiento por la liberación que Dios hace a cada alma, que ha sido tocada por Él, ya que hay un destino delante de su presencia para aquel que parte de la tierra, y es una forma de reconfortar a todos los familiares que tienen ese dolor porque físicamente no podrán volverlo a ver.

    Salmos 27

    “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿De quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿De quién he de atemorizarme? Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

    Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado. Una cosa que demandó a Jehová, ésta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo…

    …Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová; no escondas tu rostro de mí. No apartes con ira a tu siervo; mi ayuda ha sido. No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación. Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá… Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová” (Salmos 27: 1:14)

    En este salmo David tiene una certeza de que en medio de la dificultad Dios vendrá al auxilio a su vida. De este modo cualquier persona que esté pasando por este momento de tristeza por la pérdida de un ser querido este salmo lo reconfortará, le regresará esa esperanza en que Dios tiene control de todo lo que está sucediendo, y que deben confiar en Él siempre porque nunca fallará, y su plan de bendición en medio de la perdida no se detendrá.

    Salmos 34

    “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca. En Jehová se gloriará mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán. Engrandeced a Jehová conmigo, y exaltemos a una su nombre. Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados.

    Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias. El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él. Temed a Jehová, vosotros sus santos, pues nada falta a los que le temen…

    …Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos. La ira de Jehová contra los que hacen mal, para cortar de la tierra la memoria de ellos. Claman los justos, y Jehová oye, y los libra de todas sus angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; salva a los contritos de espíritu.

    Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará Jehová. El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrantado. Matará al malo la maldad, y los que aborrecen al justo serán condenados. Jehová redime el alma de sus siervos, y no serán condenados cuantos en él confían” (Salmos 34:1-22)

    En este salmo se muestra como David tiene la convicción de adorar a Dios porque Él ha sido bueno en todo momento con el. Dios seguirá ayudando a todos aquellos que cumplan sus mandatos, y obtendrán la bendición que viene del cielo. De este modo aquella persona que esté en este momento con un quebranto en su corazón, por separarse físicamente de un familiar, debe recordar que Dios ha dado una promesa a todos aquellos que confían y obedecen su palabra, y es tener su abrazo en medio de la tribulación.

    Salmos 46

    “Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza. Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, el santuario de las moradas del Altísimo…

    …Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob… Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, y quema los carros en el fuego. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob” (Salmos 46:1-11)

    A través de este salmo se muestra que Dios es el lugar donde cualquier persona puede estar segura, mientras los demás pueden estar inseguros. Cuando una persona pierde un familiar se siente solo, dolida y el mejor refugio será siempre Dios, por lo que lo invitamos a que lea este salmo en voz audible, creyendo que el Padre Celestial lo está abrigando y lo ayudará a entender su plan divino, para comprender su perfecta voluntad.

    Salmos 62

    “En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación. El solamente es mi roca y mi salvación; es mi refugio, no resbalaré mucho… Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de él es mi esperanza. El solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio, no resbalaré. En Dios está mi salvación y mi gloria; en Dios está mi roca fuerte, y mi refugio.

    Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio. Por cierto, vanidad son los hijos de los hombres, mentira los hijos de varón; Pesándolos a todos igualmente en la balanza, serán menos que nada.

    No confiéis en la violencia, ni en la rapiña; no os envanezcáis; si se buscaron las riquezas, no pongáis el corazón en ellas. Una vez habló Dios; dos veces he oído esto: Que de Dios es el poder, Y tuya, oh Señor, es la misericordia; Porque tú pagas a cada uno conforme a su obra” (Salmos 62:1-12)

    Este salmo enfatiza en que Dios hay un descanso en el alma de las personas, que en medio de la dificultad, la persecución y la tristeza muchas veces el alma de las personas viene a abatirlos, es por ello que David escribe que al ir a Dios encontrará esa paz y esa calma que necesita. Por lo tanto todos aquellos que estén en este momento triste deben reconocer que en Dios podrán encontrar esa paz y esa salvación, trayéndole sanidad a su corazón en medio del dolor.

    Salmos 103

    “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila…

    …Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo…

    …Jehová estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos. Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto. Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos, Ministros suyos, que hacéis su voluntad. Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras, en todos los lugares de su señorío. Bendice, alma mía, a Jehová” (Salmos 103:1-22)

    Con este salmo todos los creyentes en Dios deben entender que lo bueno y lo no tan bueno es permitido por Dios por un propósito, ya que como lo dice su palabra todas las cosas obran para bien para todos aquellos que creen en su nombre. Por lo tanto la muerte de un familiar no es motivo de alejarse de Dios, sino comprender que Él tiene la autoridad en hacer lo que crea conveniente, pues eso producirá el cumplimiento de su propósito en la vida de cada uno de sus hijos.

    Luego de ver los 7 Salmos para reconfortar por un Difunto es importante qué acudan a Dios de forma sincera, pues por medio de su palabra y la búsqueda en oración podrán conseguir la paz y ese consuelo que necesitan en medio de la pérdida física, que le ayudará a su vez en aumentar su fe y la esperanza de un día volverse a encontrar con ese ser querido.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir