Cómo Estudiar La Biblia: 4 Consejos Para Lograr El Estudio Bíblico

Cómo estudiar la Biblia no es sólo para los nuevos cristianos. Cualquier persona interesada en estudiar la Biblia se beneficiará al pensar en cómo estudiarla. En 2 Timoteo 2:15, el apóstol Pablo escribió:

La frase griega traducida “manejar correctamente” (orthotomeo) también significa “guiar por un camino recto”. Cuando estudiamos la Biblia, es importante que hagamos todo lo posible para mantenernos en el camino correcto cuando se trata de interpretarla y entenderla.

Si necesita ayuda para empezar, este método en particular es ideal para principiantes, pero puede ser orientado hacia cualquier nivel de estudio. A medida que te sientas más cómodo estudiando la palabra de Dios, comenzarás a desarrollar tus propias técnicas y descubrirás recursos favoritos que harán que tu estudio sea muy personal y significativo

¿Pero cómo podemos hacer eso?

Cómo estudiar la Biblia. Si nunca has hecho esto antes, comienza con un libro pequeño, preferiblemente del Nuevo Testamento; y no comenzar otro sino has terminado el primero. En el libro de Santiago, Tito, 1 Pedro, o 1 Juan son todas buenas opciones para los principiantes. Planifica pasar 3-4 semanas estudiando el libro de tu elección.

Posiblemente una de las razones más comunes por las que algunos cristianos no estudian la Biblia se basa en esta queja, “¡No lo entiendo!” Antes de iniciar cada tiempo de estudio, es bueno que comience orando y pidiendo a Dios que abra su entendimiento espiritual.

Cómo estudiar la Biblia

 

La Biblia dice en 2 Timoteo 3:16

Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, reprender, corregir y entrenar en justicia.

(2 Timoteo 3:16)

Así que, mientras oras, date cuenta de que las palabras que estás estudiando son inspiradas por Dios.

Cómo interpretar la Biblia

Un fundamento clave del estudio bíblico es la interpretación. Técnicamente conocida como hermenéutica, la interpretación bíblica ofrece algunos principios básicos para ayudar a entender la Biblia. El principio más importante es el contexto.

Esto significa que cuando se estudia la Biblia hay que tener en cuenta no sólo el contexto inmediato de la parte que se estudia. Sino también otras formas de contexto; como el cultural, el contexto literario y más. Por lo general, es suficiente tener una comprensión básica del contexto inmediato de lo que se está estudiando. Leer lo que viene antes del pasaje que se estudia, lo que viene después y lo que la Biblia dice como un todo sobre el tema que se estudia, son conceptos claves que se deben tener en cuenta.

La mayoría de las veces, los errores o dificultades de interpretación cuando se estudia la Biblia son el resultado de no tener una comprensión adecuada del contexto.

Otro aspecto importante de la interpretación bíblica es no basar una enseñanza teológica elaborada sobre la base de un pasaje aparentemente oscuro o aislado. Si un pasaje o enseñanza es importante, a menudo hay múltiples instancias a lo largo de la Biblia donde el tema se discute más claramente. En tales casos, mirar muchos pasajes paralelos para entender mejor un tema es más útil que fijarse en un pasaje más oscuro o difícil.

También tenga en cuenta el contexto cultural y el género del pasaje que se está estudiando. Tenga en mente que estamos viendo escritos bíblicos que están separados de nuestro tiempo por siglos  más de 1,950 años. En el caso del Nuevo Testamento y aún más en el caso del Antiguo Testamento. La Biblia también fue escrita originalmente en contextos culturales diferentes a los que estamos acostumbrados. Esto, por supuesto, no significa que la Biblia no es relevante para nosotros. Pero cuando se trata de estudiarla y tratar de entenderla, recuerde los temas relacionados con el contexto.

El género también es importante. Esto tiene que ver con el tipo de pasaje que estamos estudiando en la Biblia. Por ejemplo, la Biblia contiene poesía, dichos sabios, historia, cartas, escritos proféticos, literatura apocalíptica y más. A veces cuando estudiamos la Biblia, saber qué género estamos estudiando nos ayudará. Por ejemplo, Proverbios contiene muchos dichos sabios que pretenden ser consejos útiles y generales, pero este consejo no siempre es absolutamente vinculante de la misma manera que lo sería una promesa de Dios.

La última orientación con respecto a la interpretación y el estudio bíblico tiene que ver con la interpretación literal o figurativa de la Biblia. Esto a veces también depende del contexto. La Biblia está llena de lenguaje rico. Jesús, por ejemplo, a menudo usaba imágenes de palabras para ayudar a comunicar su mensaje, como cuando decía cosas como “Yo soy la puerta” (ver Juan 10:7-9). Jesús no es obviamente una puerta literal con manija y bisagras. Este es un pasaje figurativo destinado a ilustrar un punto. Y es llevarlo a un nivel espiritual; llevarlo a una verdad eterna para el entendimiento de los que seguirían el Reino de los Cielos.

Lee También:  Como Fueron Enviadas Las 10 Plagas De Egipto, y Cuál Fue El Resultado.

También te puede interesar leer: Estructura Y Partes de la Biblia… Conoce Como se Componen Las Sagradas Escrituras

Cómo estudiar la Biblia

Una de las actividades más nobles en las que un hijo de Dios puede embarcarse es llegar a conocer y entender mejor a Dios. La mejor manera de lograr esto es mirar cuidadosamente el libro que él ha escrito, la Biblia, que comunica quién es él y su plan para la humanidad. Hay varias maneras en que podemos estudiar la Biblia, pero una de las maneras más efectivas y sencillas de leer y entender la palabra de Dios involucra algunos consejos.

Mientras continúas haciendo este tipo de estudio versículo por versículo, no hay límite a la riqueza de entendimiento y crecimiento que vendrá de su tiempo pasado en la Palabra de Dios.

Para esta parte de tu estudio, querrás considerar la elección de las herramientas correctas para ayudar en tu aprendizaje, tales como un comentario, léxico o diccionario bíblico. Una guía de estudio bíblico o tal vez una Biblia de estudio también te ayudará a profundizar.

Consejos para el estudio bíblico

Leer la Biblia lenta y cuidadosamente

Es preferible leer lenta y cuidadosamente, que leerla rápida y descuidadamente. En nuestra cultura de ritmo acelerado, a menudo queremos tratar de llegar a un punto de comprensión lo más rápido posible. Pero es mejor leer la Biblia lentamente, no rápidamente. Una vez que se haya seleccionado un pasaje para el estudio, léalo lentamente.

Ahora disminuirás la velocidad y leerás el libro versículo por versículo, descomponiendo el texto, buscando un entendimiento más profundo

Hebreos 4:12 comienza con:

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz...

(Hebreos 4:12)

Qué declaración tan poderosa! En este paso, veremos cómo se ve el texto bajo un microscopio, a medida que comencemos a descomponerlo. Utiliza un diccionario bíblico, y busca el significado de la palabra que vive en el idioma original. Es la palabra griega ‘Zaõ’, y significa “no sólo vivir, sino causar vivir, vivificar, avivar”. Así comienzas a ver un significado mucho más profundo: La Palabra de Dios da vida y hace que la vida se haga realidad.

Debido a que su palabra está viva, podrías estudiar el mismo pasaje muchas veces y continuarás descubriendo nuevas y relevantes revelaciones a lo largo de su camino de fe.

Llevar un diario a menudo ayuda al estudio de la Biblia.

Esto puede ser para notas devocionales, preguntas que puedas tener y más. No tiene por qué ser un diario elaborado, sino un simple cuaderno en el que puedes anotar las ideas que te encuentres durante tus estudios bíblicos.

Estudiar la Biblia con otros creyentes

Estudiar la Biblia por sí solo es útil para los momentos personales y devocionales, pero asegúrate de que tu estudio bíblico pueda involucrar a otros también. En algunos ministerios se ofrecen estudios bíblicos en grupos pequeños. Muchas veces otras personas tendrán el mismo tipo de preguntas sobre la Biblia que otros. Como resultado, estudiar y discutir la Biblia con otros creyentes ayudará a todos a crecer en su fe.

Cómo estudiar la Biblia con otros creyentes

Trata de no saltar demasiado en tus horas de estudio.

En lugar de leer versículos breves y aislados de diferentes libros de la Biblia, trata de concentrarte en pasajes y libros más largos. Tal vez desees seleccionar un tema amplio para estudiar también, tal como el plan de redención de Dios. En general, sin embargo, estudiar la Biblia libro por libro es mejor que saltar mucho de una sección a otra. Si tu tiempo es limitado ocasionalmente, pero aún así le gustaría estudiar la Biblia más cuidadosamente, trata de leer salmos enteros o pasajes de Proverbios.

¿Cuál es el punto?

Estudiar la Biblia puede ser una aventura para toda la vida. Contiene ideas simples y prácticas, pero también ideas profundas y conmovedoras que ayudarán a los cristianos de todo tipo a crecer en su fe. El estudio bíblico nunca debe ser sólo una tarea académica, aunque eso tiene su lugar. Siempre ten en mente que el punto principal de estudiar la Biblia es conocer mejor a Dios para que él pueda ser glorificado. A lo largo del camino, seremos edificados, desafiados y cambiados para mejor. Aprender a manejar correctamente “la palabra de verdad” (ver 2 Timoteo 2:15) a través del estudio bíblico puede ser agradable y gratificante.

Para que debemos estudiar la biblia

Edificación personal

Por miles de años la Biblia ha sido leída no sólo como historia y como la palabra de Dios, sino también como edificación personal. Esta, por supuesto, es una razón más significativa para estudiar la Biblia para aquellos que creen en Dios, pero la Biblia también es sorprendentemente edificante para aquellos que no creen. Está lleno de individuos que se enfrentan a opciones morales, desafíos de vida y, francamente, situaciones que nos son aplicables incluso hoy en día. Como escribió Pablo:

Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, reprender, corregir y entrenar en justicia, a fin de que el hombre de Dios esté plenamente preparado para toda buena obra.

(2 Timoteo 3:16-17)

La Biblia está disponible para que aprendamos no sólo a nivel intelectual, sino también a nivel personal y emocional.

Para ayudar a otros

Pero la Biblia no es sólo para que la guardemos para nosotros como individuos. También es útil para ayudar a otros. Aprendemos a pedir sabiduría y así podemos ayudar a otros estudiando la Biblia. Los proverbios, por ejemplo, contienen principios generales e ideas para ayudar a cualquier persona a vivir sus vidas de una manera que sea útil y agradable a Dios.

Lee También:  Porque Debemos Tener Puestos Los Ojos En Jesús: 8 Razones De Peso

Estudiar la Biblia para ayudar a otros no es sólo para ministros o pastores. Sino que es algo que todos pueden hacer. Sabiendo lo que la Biblia dice sobre diferentes temas, podemos ayudar a otros en circunstancias difíciles, animarlos y así darles una palabra de aliento.

Conocer el ministerio de Jesús

Para los cristianos la Biblia culmina en el relato del Nuevo Testamento sobre la vida, ministerio, muerte y resurrección de Jesucristo. Unos 2.000 años después del tiempo de Cristo, su vida y ministerio siguen siendo relevantes aún en nuestro mundo contemporáneo. Sin importar cómo uno vea a Cristo, como la Biblia, no puede ser ignorado. Lejos de ser un profeta distante o una figura irrelevante en la historia, Jesucristo está en la base del cristianismo. Particularmente estudiar los cuatro Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan ayudará a cualquiera a obtener un mejor entendimiento de Jesús, su misión y su ministerio.

Para aplicarla a nuestra vida

Para la gente de todo el mundo, la Biblia es la palabra de Dios para nosotros. Las personas inspiradas por Dios registraron las palabras que componen la Biblia. Comunicando así la revelación de Dios. En otras palabras, Dios ha escogido revelarse no sólo a través de la creación y la conciencia, sino también especialmente a través de Jesús y a través de su palabra. El estudio de la Biblia, por lo tanto, es algo natural para aquellos que aman a Dios y desean seguirlo.

No estudie solamente la palabra de Dios por el bien de estudiar. Asegúrese de ponerla en práctica en su vida. Jesús dijo en Lucas 11:28:

Pero aún más bienaventurados son todos los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica.

(Lucas 11:28)

Si Dios te habla personalmente o a través de los principios de aplicación de la vida que encuentras en el texto. Asegúrate de aplicar esas perlitas a tu vida diaria.

Luego, pasarás algún tiempo, tal vez varios días, leyendo todo el libro. Haz esto más de una vez. A medida que lea, busque temas que puedan entretejerse en los capítulos.

Muchas veces se podría detectar un mensaje general en el libro. Por ejemplo, en el libro de Santiago, un tema obvio es “perseverar en las pruebas”. Toma notas de las ideas que te llaman la atención.

Puedes buscar también “principios para aplicar a la vida”. Un ejemplo de un principio de aplicación de vida esta en el libro de Santiago y es: “Asegurarte de que tu fe sea algo más que una declaracióndebería resultar una acción.”

Cómo estudiar la Biblia para practicarla

Haced lo mejor que podáis para presentaros a Dios como un hombre aprobado, un obrero que no tiene de qué avergonzarse y que maneja bien la palabra de verdad.

(2 Timoteo 2:15)

Es bueno sacar temas para meditar. Incluso antes de comenzar a utilizar otras herramientas para hacer el estudio. Esto te da la oportunidad de que la palabra de Dios te hable personalmente.

Conocer mejor a Dios

Ya que la Biblia es la palabra de Dios, estudiarla es una manera de conocer mejor a Dios. A través de sus palabras llegamos a conocer no sólo la naturaleza y los atributos de Dios. Sino que también llegamos a entender su plan para cada uno de nosotros. En un sentido más amplio, también llegamos a conocer el plan de Dios en la historia. Su soberanía, su providencia, su amor y más; hay tanto que podemos aprender acerca de Dios aparte de la Biblia. Pero con ella podemos conocer y tener una relación mejor con Dios.

Evitar el error

Estudiar la Biblia también nos ayuda a evitar errores; sobre las decisiones que podamos tomar. La Biblia nos dice: “Vigila bien tu vida y tu doctrina” (ver 1 Timoteo 4:16), añadiendo que “debemos enseñar lo que está de acuerdo con la sana doctrina” (ver Tito 2:1). Si la Biblia es nuestra autoridad para la fe y la vida, entonces las palabras inspiradas que contiene nos ayudarán a evitar errores. Sin embargo no quiero decir; que no se puedan cometer; pero que el Espíritu santo more en nosotros nos ayuda a tener un arrepentimiento rápidamente y no cometer el error.

En un mundo con muchas ideas religiosas y no religiosas compitiendo por la atención. El estudio de la Biblia nos proporciona una base firme en la verdad de Dios en lugar de los errores del mundo. Conocer la Biblia también nos ayuda a responder a las preguntas que los escépticos y otros pueden tener al respecto.

Como hemos visto, estudiar la Biblia es importante por varias razones. La Biblia no es sólo para teólogos y eruditos. Más bien, es la palabra de Dios en un lenguaje sencillo destinado a todos. Explora la importancia del estudio bíblico y su relevancia en la vida diaria. Lejos de ser un libro tedioso o aburrido, la Biblia es la palabra inspirada y autorizada de Dios. Que nos ayuda a edificarnos para que podamos servir, amar y glorificar a Dios y a su hijo, Jesucristo, como debemos hacer.

Te recomendamos leer: El Poder De La Palabra De Dios Para Transformar Vidas

Compartir es sinónimo de bondad
Alexa

Seguidora de Jesús… Me encanta compartir todo lo que identifica a Dios como creador de los Cielos y la Tierra; y sobre todo lo que realmente edifique a las personas. Agradecida con él por permitirme hacer lo que me gusta escribir para Ustedes… “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Romanos 1:20”

También te recomendamos leer

Deja un comentario