Puedes Tu Pactar Con Dios…? No Hay Mayor Sacrificio Que El Que Hizo Jesucristo En La Cruz

229

Esto de Pactar Con Dios es un tema muy controversial, muchos piensan que es antibíblico y otros que está bien…Y están los que dicen poder pararse frente a Dios así de tú a tú y pactar con el libremente, pensando que lo correcto es decirle a Dios,  bueno Dios si tú me das esto yo te doy lo otro y así creen poder negociar con Dios.

Este tema de pactar con Dios trae muchas diferencias entre los creyentes, es decir, entre la iglesia de Dios. Generalmente la palabra pacto viene asociada con dinero y esto trae como consecuencia que alguno malinterprete el tema. Saliendo a relucir las habilidades que tienen algunos para saquear y cuestionar las iglesias y la fe de muchos.

Es necesario que como creyentes tengamos en cuenta que con Dios No podemos negociar un milagro y mucho menos comprárselo. Nunca podremos decirle a Dios cuánto vale su trabajo, cuánto vale su soberanía, cuánto vale su misericordia y cuánto vale su poder.

Pactar con Dios

Dios Da Sin Ningún Reproche

Dios no es egoísta, Dios no es hijo de hombre para mentir, simplemente Dios es Dios. Nuestro Dios ha cumplido y siempre cumplirá con todo lo que nos ha prometido.

                          “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

Mateo 6:33

Vamos a Definir la palabra pacto, vamos a escudriñar exactamente su significado. Conocemos que un pacto es el acuerdo entre dos partes que no se puede quebrantar es un acuerdo para beneficio de ambas partes si alguna de esta lo rompe ya no es un pacto.

Según el diccionario (en latín: pactum) es un convenio o tratado solemne, estricto y condicional entre dos o más partes, en que se establece una obediencia a cumplir uno o varios puntos creados en un contrato formal, que ambas partes se comprometen a cumplir con las acciones y recoger gratificaciones de la otra parte.

Ahora bien ya conociendo la definición de lo que es un pacto y entendiendo que un pacto es el acuerdo entre dos partes y que ambas partes deben tener algo que ofrecer, usted considera que es posible que las personas tengamos algo que ofrecerle a Dios. Tomando en cuenta que Dios es el dueño absoluto de absolutamente todo, los hombres no tenemos nada para pactar con Dios.

De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.

Salmos 24:1

Nuestro Padre Celestial es soberano, es grande, es el Rey de Reyes y Señor de Señores, es Poderoso, es Misericordioso, es Perfecto.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.

Romanos 8:28

¿Puede El Hombre Pactar Con Dios?

Entonces realmente el hombre puede pactar con Dios o es que realmente lo que debemos hacer son votos con Dios o hacer promesas a las cuales estamos seguros que podemos cumplir. Porque nadie quiere entristecer el corazón de Dios por no cumplir un compromiso o una promesa adquirido con Él, ya que como humanos somos débiles y en algún momento puede que ese compromiso no pueda ser cumplido. Por eso antes de adquirir algún compromiso con Dios debemos estar seguro que lo vamos a cumplir con la ayuda de él mismo ya que sólo no lo podremos lograr.

Entonces en este momento se viene a mi mente la pregunta si es posible que alguien puede pactar con dinero para conseguir alguna bendición de parte de Dios…? Dios no tiene cuenta bancaria, ni la necesita porque él es el dueño del oro y de la plata. Ahora bien, no está mal que alguien decida ofrendar algo a su iglesia… Pero comprarle un beneficio a Dios, recibir a cambio de dinero una bendición…? Sólo debemos ser obedientes a la palabra de Dios, ya que Él nos muestra en su palabra que y cómo lo debemos hacer.

“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”.

Malaquías 3:10

La Verdad Nos Confronta, Nos Enseña Y Nos Exhorta

Pactar es una garantía de lealtad total y compromiso total entre dos partes. Hoy Dios quiere mostrarnos y hacernos entender lo que es un pacto. Cuando realmente lo entendemos podremos relacionarnos directamente con Dios y conoceremos su propósito, el único y verdadero pacto realizado entre Dios y los hombres fue cuando nuestro Señor Jesucristo estuvo en la cruz del Calvario pagando por todos nuestros pecados y otorgándonos la salvación y vida eterna. Ese pacto fue y será inquebrantable, absolutamente nadie podrá negociar mejor que Dios como  lo hizo por nosotros.

Tentar, Probar O Pactar Con Dios

Dios espera de nosotros obediencia más qué sacrificios, y espera qué día tras día nos neguemos a nosotros mismos, para hacer su voluntad, el renunciar a nuestra carne a nuestros deleites y a nuestra propia voluntad nos acerca más a Dios y a su propósito, lo que nos lleva a disfrutar de sus beneficios, sólo Dios puede pactar con el hombre ya que Dios sí cumple todas y cada una de las cosas que prometen. Él es fiel y cumple con sus compromisos, no es que el hombre no debe comprometerse con Dios por el contrario debemos comprometernos y cumplir, Dios permanece fiel a sus promesas por lo que no necesita ser probado. Nuestro Dios es fiel y para siempre es su misericordia, por lo que no se trata de hacer pactos con Dios, sino votos de corazón y compromisos que podamos cumplir.

La Verdad Os Hará Libre

No hay sacrificio ni pacto, mayor al que hizo nuestro Señor Jesucristo en la cruz cuando a precio de sangre pago por todos nuestros pecados y nos regaló la salvación. Por lo que no tiene sentido ningún tipo de sacrificio humano ni Financiero. Este tipo de pacto o sacrificio invalidarían y el único sacrificio verdadero, suceso sin igual en la cruz del Calvario por nuestro señor Jesucristo. Cualquier pacto o sacrificio anularía el verdadero sentido de la oración y la comunión con Dios. Por cuanto cualquier otro sacrificio o pacto sería suficiente para satisfacer nuestras necesidades, este tipo de filosofía es totalmente incongruente con la naturaleza soberana de Dios.

Es necesario destacar que existen los creyentes quienes creen que pactar con Dios y reciben respuesta de lo esperado. Pero es necesario recordar y resaltar que nuestro Dios es soberano, todo poderoso, dueño del oro y de la plata, Rey de Reyes y Señor de Señores. Él puede bendecir a quién quiere y cuando quiere, sin hacer pactos, sino simplemente debemos obedecer su palabra y vivir bajo su perfecta voluntad.

Tambien puedes visitar:  El Creyente Genuino: Un Agente del Cielo en la Tierra

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here