Un Amor De Altura… ¡Lo Que Dios Siempre Ha Exigido!

309

El amor según creemos los cristianos es el factor más importante a la hora de vivir la vida que Dios quiere que vivamos. Sin embargo, es necesario señalar que no se trata de cualquier amor lo que Dios quiere que experimentemos, vivamos, y enseñemos. Es un amor profundo y trascendente, altruista y vehemente que forma parte de la naturaleza divina de Jesús; y que es uno de los atributos comunicables de Dios… Se trata de “Un Amor de Altura” el que Dios nos demuestra y comunica. Y es la razón y motivo de ser de este articulo.

Indice de Contenidos

¿Qué es el amor en la Biblia?

En las Sagradas Escrituras traducidas al castellano la palabra amor aparece unas 239 veces en 219 versículos. En todo tipo de contextos, es de notar que en el Nuevo Testamento, principalmente se traducen tres palabras griegas como amor al castellano. Estas tienen significados y usos distintos, pues aunque todas denotan un nivel determinado de afecto; el destinatario de tal afecto y el nivel de intensidad y significado del mismo varía de una palabra a la otra; estas palabras son:

Gr. Philadelphia

Cuando la referencia de amor es mas específicamente al amor entre hermanos en el Nuevo Testamento se usa la palabra philadelphia. La cual denota un amor fraternal o familiar, un cariño particular y filial como el que siente un hermano por su hermano, un hijo por sus padres; o una persona por los integrantes de su propia familia, aunque no restringido a la familia; puede denotar un amor profundo entre amigos o conocidos como el de David y Jonathan.

Gr. Eros

Es el deseo de la realización personal, el impulso vital que busca la satisfacción de los deseos no satisfechos; caminando el hombre hacia un estado más dichoso que el presente. Es un amor egocéntrico caracterizado por la nostalgia de conquista; un gran deseo por lograr y disfrutar lo que nos falta. Sólo en el momento en que, sumergidos en Dios, hayamos colmado la ansiedad y realizado nuestro anhelo, cesaremos en el anhelo: se habrá cumplido el eros, no seremos más cautivos de la tierra; la historia habrá cerrado su camino y solo quedará la eternidad.

Por encima de este anhelo, el cristianismo ofrece la presencia salvadora de Dios en Jesucristo. Lo que importa no es que el hombre haya querido subir hacia los cielos. El misterio está en que Dios ha descendido de manera salvadora hasta la tierra. Esto lo expresa el Nuevo Testamento al acuñar de un modo nuevo la palabra antigua agape.

Gr. Agape

El termino agape es un amor espontáneo y no egoísta. Su principio está en Dios que de manera gratuita ha decidido entregar su vida por los hombres. Por eso el agape no depende del valor de los objetos. Dios no se ocupa sólo de los buenos: ama con fuerza especial a los pequeños y perdidos, ama a todos los que sufren, inaugura de esa forma un modo nuevo de existencia.

Por eso, en el principio del amor no hay un ascenso hacia la altura, ni tampoco una justicia que sanciona a los perfectos. El amor se manifiesta y triunfa en la vida que se entrega; en el misterio de Dios que nos ofrece su asistencia y ayuda inmerecida.

Esto supone que el agape es creador. El eros nada crea, simplemente tiende hacia la fuente de la vida verdadera. Por el contrario, el agape recrea a las personas: puesto que amar implica hacer que surja, que se extienda la existencia, que haya esperanza en la desesperación, perdón en el pecado, interés donde existía sólo indiferencia, vida en medio de la muerte.

 un amor de altura

Un Amor de Altura

Es la tercera palabra que explicamos en griego el tipo de amor que Dios quiere que practiquemos y enseñemos. Esa es la palabra traducida como amor cuando se nos da el primero y más grande mandamiento. El cual en el fondo termina reflejando 2 acciones absolutamente interrelacionadas:

“Acercándose uno de los escribas, que los había oído discutir y sabía que les había respondido bien, le preguntó:
–¿Cuál es el primer mandamiento de todos?

Jesús le respondió:
–El primero de todos los mandamiento es: “Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. Este es el principal mandamiento.

El segundo es semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento mayor que estos. Marcos 12:28-31

No existe según el texto anteriormente citado ningún deber o compromiso ante Dios mayor que el de amarlo a Él por sobre todas las cosas y amar al prójimo como a nosotros mismos. ambas acciones tienen que ver con el amor constituyendo a esta palabra en el eje central que le da sentido a todo lo demás que podamos hacer en la vida.

No se trata de cualquier amor…

Ahora bien, no se trata de cualquier amor… sino de un amor de altura el que nos exige el texto para poder ser aceptados dentro del mandamiento. la palabra que en estos textos es traducida como amor es el vocablo griego Agapao que viene de agape y que implica el mismo nivel, intensidad y pasión que Dios demostró amándonos a nosotros…

Es una palabra que encontraremos en todos los pasajes claves de la escritura que hablan del amor de Dios, porque es el tipo de amor que Dios desea que recibamos, aprendamos y manifestemos hacia su persona y hacia el prójimo. Un amor trascendente, un amor permanente, en definitiva un amor de altura.

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros.” Juan 13:35

“Si me amáis, guardad mis mandamientos.” Juan 14:15

Esta clase de amor debe ser nuestra norma, nuestra regla, nuestra clave para avanzar en el día a día. Debe convertirse en parte y esencia de nuestra nueva naturaleza (porque somos nuevas criaturas en Cristo 2 corintios 5:17) un amor de altura es indispensable para distinguir a los verdaderos creyentes (porque no es de todos la fe… 2 Tesalonicenses 3:2). Es determinante para soportar los embates del mundo y del diablo, y para conocer a Dios (arraigados y cimentados en el amor Efesios 3:17-19).

Importancia de conocer este Amor.

Es prioritario si queremos honrar a Dios, “vivir” esta clase de amor, tan particular y diferente… un amor de altura y trascendente.

Esta clase de amor es parte y esencia de la naturaleza de Dios:

“El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.” 1 Juan 4:8

“Y nosotros hemos conocido y creído en el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.”  1 Juan 4:16

Dios “ES” amor es una expresión importante, porque implica que este tipo de amor agape, es una parte indisoluble de la naturaleza y esencia de Dios. Y no solo eso también es un atributo comunicable a nosotros, que cuando comprendes lo que vale se torna supremamente deseable…

Es el amor lo que llevó a Jesús a la cruz y fue el amor lo que lo mantuvo allí hasta el final, es el amor la fuerza motriz que viene de Dios para empujarnos a hacer su voluntad, es parte del mismo Dios actuando y obrando, en, por y a través de nosotros, un amor de altura, es en definitiva el amor de Dios…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here