Resumen Del Buen Samaritano | Explicación Y Conclusión De La Parábola

El Buen Samaritano es la historia de un hombre que fue robado y golpeado y dejado por muerto. Mientras yace aferrado a la vida, varias personas de los grupos étnicos y comunidades prominentes que deciden no ayudarlo lo pasan por alto. Finalmente, un samaritano que no es tan prominente y tiene una visión religiosa diferente le ayuda.

La parte más significativa de esta historia para mí fue el hecho de que este samaritano que tenía más diferencias con el hombre que había sido golpeado, no lo pasaba por alto, a diferencia de los compañeros de este hombre.

Esta parábola nos enseña acerca de la manera en que Dios quiere que las personas interactúen entre sí y que rompan todas las barreras religiosas y raciales. Dios quiere que todos se lleven bien sin importar de qué manera decidan adorarle. Esto se hace evidente en la historia por el samaritano que ayudó a un hombre que a su vez probablemente no lo habría ayudado en la misma situación.

Esta parábola puede ser interpretada hoy en día, ya que es comúnmente interpretada en un ambiente más social. Por ejemplo, cuando alguien ha sido herido de una manera emocional puede estar sentado y llorando y será animado por una persona que tampoco es de alto nivel social. En el mundo moderno, si todos fueran como el Buen Samaritano, no tendríamos ni mucho menos los problemas que tenemos porque todos se preocuparían por los demás, sin importar quiénes sean.

¿Quiénes son los samaritanos?Resumen del buen Samaritano

Los samaritanos eran despreciados por los judíos porque eran conocidos como mestizos, mitad judíos y mitad gentiles.  Cuando los reinos del norte fueron tomados cautivos por los asirios, se casaron con ellos para establecerse en el lugar que se llama Samaria, justo al norte de Judea.  Como suele suceder en estos casos, adoptan la adoración de sus falsos dioses paganos, cayendo en la idolatría.

Cuando los judíos regresaron a Jerusalén y trataron de reconstruir el templo, los samaritanos derramaban sangre de cerdo en la zona del templo, que debía volverlo impuro, y había que detener el proyecto de construcción del templo para que la zona del templo pudiera ser limpiada de nuevo. Esto era detestable para los judíos y contaminaba lo que ellos consideraban un lugar sagrado; por lo tanto, los samaritanos eran odiados aún más que los conquistadores romanos.

Lee También:  Que Significa Sin Santidad Nadie Verá Al Señor Según La Biblia

Ni siquiera caminarían en Samaria, pero se esforzarían mucho, aunque fuera un viaje más largo, para evitar entrar en Samaria porque creían que los samaritanos eran gente impura. Esta es precisamente la razón por la que Jesús mencionó al samaritano en esta parábola porque sería el menos propenso a ayudar a un compañero judío porque los samaritanos también tenían un odio que era igual al que tenían los judíos contra el pueblo judío debido a la forma en que eran tratados por ellos.

Resumen de la historia bíblica el buen samaritano

La parábola de Jesucristo del Buen Samaritano fue motivada por una pregunta de un abogado:

Y he aquí, un abogado se levantó para ponerlo a prueba, diciendo: “Maestro, ¿qué haré para heredar la vida eterna? (Lucas 10:25)

Jesús le preguntó qué estaba escrito en la ley, y el hombre respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo”. (Lucas 10:27)

Presionando aún más, el abogado le preguntó a Jesús: “¿Quién es mi prójimo?

En forma de parábola, Jesús habló de un hombre que descendía de Jerusalén a Jericó. Los ladrones lo atacaron, le quitaron sus pertenencias y ropa, lo golpearon y lo dejaron medio muerto.

Un sacerdote bajó por la calle, vio al herido y lo pasó al otro lado. Un levita que pasaba por allí hizo lo mismo.

Un samaritano, de una raza odiada por los judíos, vio al hombre herido y tuvo compasión de él. Vertió aceite y vino sobre sus heridas, las ató y luego puso al hombre sobre su burro. El samaritano lo llevó a una posada y lo cuidó.

A la mañana siguiente, el samaritano le dio dos denarios al posadero para que lo cuidara y le prometió que le pagaría en el camino de regreso por cualquier otro gasto.

Jesús le preguntó al abogado cuál de los tres hombres había sido vecino. El abogado respondió que el hombre que mostró misericordia era un vecino.

Jesús le dijo: “Ve y haz lo mismo”. (Lucas 10:37)

Puntos de interés de la historia

El pueblo de Samaria, un área encajonada entre Galilea al norte y Judea al sur, era odiado por los judíos porque se casaban con no judíos y no observaban estrictamente la ley mosaica.

Lee También:  Que Enseña Realmente La Biblia - Propósitos De Dios.

Jesús dio a la palabra “prójimo” un nuevo significado: cualquier persona necesitada. Cuando ayudamos a otros, ayudamos a Cristo. (Mateo 25:40)

El samaritano “tuvo compasión” del judío herido. En otros lugares de los Evangelios, oímos que el mismo Jesús “tuvo compasión” de la gente: Mateo 9:36, Mateo 14:14, Marcos 6:34 y Lucas 7:13.

Una interpretación de la parábola identifica al samaritano con Cristo, despreciado y rechazado por otros, y al viajero herido como toda persona, incapaz de rescatarse a sí misma sino por el amor y la gracia de un Salvador.

Ma’ale Adummim, en el camino de Jerusalén a Jericó, ha sido identificado por la tradición como el lugar donde el Buen Samaritano ayudó al hombre herido. Las excavaciones arqueológicas muestran que las estaciones para viajeros se encontraban allí desde hace miles de años. Hoy en día, un moderno museo cubre el sitio, con exhibiciones que honran a cristianos, samaritanos y judíos.

Conclusión

¿Quién era el prójimo en esta parábola?  Es el que los judíos odiaban y los samaritanos que odiaban a los judíos fueron ayudados por uno que era odiado por ellos; el samaritano.  Nuestro vecino no se refiere a nuestros vecinos de al lado.  Podría significar que el extraño al que le das una mano, la persona a la que le das una palabra de aliento, el que te odia debe ser la persona por la que oras.

Jesús cumple la Ley diciendo que no sólo debemos amar a nuestros enemigos, como hizo el samaritano, sino que debemos ir tan lejos como para orar por ellos.  ¿Cuándo fue la última vez que oraste por alguien que te odiaba, te despreciaba y quería hacerte daño?  Eso es lo que Jesús espera de los que son Suyos y de los que son enemigos de Jesús, Él desea que se arrepientan y confíen en Él.

Video para niños: Resumen del buen Samaritano

Compartir es sinónimo de bondad
Categorías Biblia

Deja un comentario