Oración Para Un Moribundo

Oración para un Moribundo es una de las plegarias que están destinadas a reconfortar tanto a la persona que está a punto de partir de este mundo, como para todos los familiares y amigos, quienes en muchas oportunidades detienen ese proceso de partida, al no permitir desconectarlo si está vivo por algún tipo de máquina, alargando la agonía y el dolor de la persona y de toda la familia.

Es por ello que la oración para un moribundo es muy importante, porque viene a permitir a que toda la familia pueda asimilar y aceptar la muerte como parte de la vida, y poder estar preparados en medio de estas circunstancias tan dolorosa, que es despedir algún ser querido cuando llega el momento de partir.

Índice()

    Oración para un Moribundo

    Oración para un Moribundo

    Para cualquier ser humano el tema de la muerte es poco comentado, pues a nadie le gusta hablar sobre despedir a una persona que ama, por lo tanto realizar una oración a un familiar difunto confortará a los familiares, para poder afrontar este momento de despedida, y romper el estigma que viene a traer el consuelo de Dios.

    De esta forma, para cada uno de los creyentes en Dios deben comprender que un familiar o amigo moribundo debe ser consagrado en el altar de Dios, por dos razones: para que pueda ser sanado si es la voluntad de Dios, o para que parta en paz a la morada celestial.

    Todo ello se dará conforme a lo que dice las Sagradas Escrituras, que por medio de Jesús se tendrá una vida en abundancia, refiriéndose a la abundancia de una eternidad con el Señor.

    “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna” (Juan 6:47)

    En este sentido, al hacer una oración debe infundir esperanza hablando de las buenas nuevas, pues eso les ayudará en recordar que al partir de la tierra podrá encontrarse con el Señor, quien lo recibirá para darle un descanso eterno en su morada celestial.

    De la misma forma, permitirá reconfortar a sus seres queridos en esa esperanza a la que todos los creyentes deben estar aferrados, en que todos que parten de la tierra con el Señor descansarán en su presencia.

    “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza” (1ra. Tesalonicenses 4:13)

    A continuación te presentaremos tres ejemplos de oraciones para un moribundo.

    Primer Ejemplo

    “Amantisimo Padre Celestial en este momento nos postramos delante de ti, porque tú eres el Dios Creador, el Todopoderoso, el Omnisciente, el Omnipresente, el que permite cada cosa que vivamos, y el que nos trae de victoria en victoria, y que nos permite por su misericordia vivir.

    Padre en este momento colocamos delante de tu presencia a nuestro familiar (Nombre del Familiar) que está en este momento moribundo. Conocemos Padre que tú tienes el poder de sanar y de levantar, aún en medio de la mayor dificultad, por eso te pedimos que si es tu voluntad que él siga viviendo, seas tú levantándolo de este cuadro crítico en el que se encuentra y hagas un milagro creativo.

    Del mismo modo, si es tu voluntad que él parta ante tu presencia, te pedimos que nos fortalezca a todos nosotros como familia, para poder comprender tus designios divinos que siempre serán los mejor para cada uno de nosotros. Por eso te pedimos que no se haga nuestra voluntad sino la tuya, para que podamos tener todos la paz y tranquilidad, en medio de este proceso tan duro.

    Padre sabemos que los tiempos son los tuyos no de nosotros, hoy con nuestras manos levantadas mostramos nuestra absoluta dependencia a ti, y que serás tú obrando según sea tu voluntad. Pero sobre todo te pedimos que tu amor descienda en cada uno de nosotros, y que esa paz que tú entregas podamos sentirla porque lo que tú haces es perfecto y anhelamos recibir tu bendición.

    Tu palabra nos enseña que morir en Cristo producirá una esperanza que es la vida eterna, y por eso sabemos que si es tu voluntad que nuestro familiar parta de esta tierra se encontrará contigo, y nosotros mantendremos la esperanza viva de un día reencontrarnos de nuevo con él, al momento de partir cada uno de nosotros a tu presencia.

    Sabemos que como humanos somos egoístas, y no queremos separarnos de los seres que queremos. Pero no queremos verlo sufrir más, por eso clamamos a tu misericordia, y que puedas obrar conforme a lo que tú creas mejor, es por ello que aplaques el dolor que está sintiendo mi familiar y que sentimos todos nosotros porque sabemos que con tu amor todo se aplacará.

    En este momento tenemos nuestros corazones entristecidos, pero fortalecidos en ti Dios porque sabemos que nos estás escuchando. Y tu Espíritu Santo desciende y fortalece a cada uno de nosotros, para poder comprender tu poderosa voluntad. Gracias te damos porque esta oración la veremos cumplida en el nombre poderoso de tu hijo amado Jesús” Amén.

     

    Segundo Ejemplo

    “Padre Todopoderoso en este momento me encuentro delante de tu presencia dándote las gracias por tu amor, porque a pesar de este momento que estoy viviendo con mi familiar (Nombre del Familiar) que está moribundo, he podido sentir tu paz que no tiene entendimiento, y hoy estoy aquí para pedirte ayuda.

    Padre tú conoces mi corazón, y sabes lo que siento en este momento y es muy fuerte, porque es una angustia y una tristeza que me carcome el corazón. Pero confío en ti Señor que tu plan perfecto se está ejecutando en la vida de mi familiar que está moribundo, y todos nosotros como familia podamos permanecer firmes en la fe.

    Te pido Señor que tu presencia lo arrope, que las alas del Ángel de Jehová acampe alrededor de mi familiar, que tus ángeles pueden ministrar a mi familia, que nos sostengan en medio de esta agonía que estamos viviendo nosotros, porque es un proceso muy duro y difícil, pero que nos fortalecerá a todos en medio de esta turbia tempestad porque todas las cosas obran para bien.

    Señor yo conozco la palabra y sé que aquel que cree en ti Jesús tendrá la vida eterna, y en medio de la muerte se encuentra una gran puerta donde tú nos recibirás a cada uno de nosotros, y nos llevará a esas moradas celestiales que nos has prometido, donde podremos tener una eternidad al lado contigo, hoy veo que mi familiar está cerca de ello.

    Esa vida eterna tú no las has regalado a todos nosotros, pero somos carne y nos cuesta aceptar la muerte, por eso te pido que me ayudes a mí y a mi familia, para poder comprender este momento tan difícil que vivimos, y que seas tú trayendo la paz que necesitamos tanto para nosotros, como para mi familiar que está ahorita moribundo.

    Yo te doy la gloria y la honra Padre porque tuyo es el poder, el dominio y si es tu voluntad que él parta en este momento te vamos a glorificar a ti, porque sabemos que tú lo vas a recibir, pero si es tu voluntad que él permanezca con nosotros, te pido que pueda recuperarse por completo y que tenga sanidad absoluta en todo su cuerpo, para que él cumpla el propósito por el cual tú lo trajiste aquí en la tierra.

    De este modo, acepto tu voluntad porque no soy quien para exigirte Padre te pido que nos llenes a todos de tu paz, y que esta tranquilidad que estoy sintiendo en este momento pueda permanecer ante cualquiera de los dos panoramas que se puedan presentar, creyendo que mi oración ha llegado ante tu presencia. Hoy lo declaro en el nombre poderoso de Jesús” Amén.

    Tercer Ejemplo

    “Poderoso Dios Creador del Cielo y de la Tierra estamos delante de ti para darte gracias por el don de la vida, por tu misericordia que nos guarda cada día, y por cada circunstancia difícil tú estás en medio de ella ayudándonos y fortaleciéndonos a todos nosotros, por eso hoy que la amamos delante de tu presencia por mi familiar (Nombre del Familiar) que está moribundo.

    Conocemos que tu voluntad es la que se va a ejecutar, es por ello que te pedimos que nos fortalezca a toda la familia y que podamos entender el plan divino que tú tienes, porque sabemos que todo lo que haces tiene un propósito y es conocerte a ti como nuestro Dios, como nuestro Padre, como el Todopoderoso, a quien debemos honrar y amar en medio de cualquier proceso que vivamos.

    En este momento, también te pedimos por nuestro familiar que está sufriendo mucho, aunque él está luchando por mantenerse de pie te pedimos que seas tú fortaleciéndolo, y si es tu voluntad que él se levante y hacer el milagro de sanidad que todos hemos estado esperando, creyendo tu palabra que dice en Isaías 53:5 que por las llagas de Jesús él ha sido sanado, y pueda levantarse para dar testimonio de tu salvación poderosa.

    Pero también sabemos que a todos nos llegará el momento de partir de esta tierra, y aunque en este momento los médicos nos dicen que no hay ningún tipo de esperanza que él pueda sobrevivir, te pedimos que seas tú recibiéndolo con los brazos abiertos, si es el momento de su partida porque sabemos que él te sirvió con el corazón, y tu palabra nos dice que aquel que cree en ti Jesús tendrá vida eterna a tu lado.

    Por eso levantamos nuestras manos para que seas tú llenándonos de tu paz y podamos afrontar la despedida si esa es tu voluntad, porque no queremos negarte, ni actuar en contra de tu propósito, solo queremos como hijos tuyos aceptar tu voluntad adorándote y exaltando tu nombre, dándote gloria de lo que tú haces porque todo lo que haces es bueno así sea doloroso para nosotros.

    Te pedimos que nos des fuerza para seguir adelante, y que todos los días podamos alabar tu nombre, que no nos separemos nunca de ti, porque eres el verdadero y único Dios por eso hoy elevamos esta oración, porque sabemos que eres tú el que nos escuchas, hoy sellamos esta oración en el nombre de Jesús” Amén.

    Luego de ver estos ejemplos de una oración para un moribundo lo más importante es realizarla con mucha fe, comprendiendo que Dios estará obrando conforme a su voluntad, y es imperante entender que por medio de la oración recibirá la respuesta a su petición.

    De este modo ante cualquiera de las respuestas deben recibirla con la mejor actitud, porque Dios obra por caminos misteriosos y sus hijos debemos obedecer su voluntad que es perfecta y agradable, pues su plan divino no se detiene sino que avanza cada día para todos sus hijos.

    “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir