Significado De: Muchos Son Los Llamados, Pocos los Escogidos

En Mateo 22:14 Jesús nos habla de que muchos son los llamados y pocos los escogidos. Si la gente sabe algo acerca de Jesús, es que él era un narrador consumado. Las parábolas de Jesús tienen la notable habilidad de comprometer nuestra imaginación y desafiar nuestras suposiciones. Jesús no enseñó en parábolas para proporcionar una afirmación general de la manera en que entendemos a Dios, a nosotros mismos y a otras personas. Él enseñó en parábolas para invitarnos a reexaminar algunas de nuestras convicciones más preciadas sobre asuntos de importancia eterna. Por esta razón, las parábolas de Jesús a menudo perturbaban a los fariseos más que tranquilizarlos.

Tal vez has escuchado hablar acerca de la salvación en términos de ser llamado por Cristo o ser escogido a través de su gracia.Tal vez tú mismo has hablado acerca de la salvación de esta manera.

Las palabras “llamado” y “escogido” son comunes no sólo en las Escrituras, sino también en nuestras discusiones sobre Dios, la fe y la salvación.

Esta idea de ser llamado y escogido por Dios no sólo es común en los círculos presbiterianos o calvinistas, sino que impregna las conversaciones cristianas a través de las líneas denominacionales porque este es un concepto que ciertamente se encuentra en las Escrituras, aunque los cristianos tienden a interpretarlo de diferentes maneras.

Sin embargo, el propósito de este blog no es debatir el respaldo bíblico a la predestinación, sino más bien explorar el significado fundamental de lo que la Biblia se refiere cuando habla de ser “llamado” o “elegido”.

La parábola de Jesús del banquete de bodas

Esta parábola es, como las otras, sobre el reino de los cielos. Cuenta la historia de un rey que dio un banquete de bodas para su hijo (Mateo 22:2). El banquete de bodas tiene un significado generalizado en la Biblia.

¿Qué quiso decir Jesús con muchos son los llamados pero pocos son elegidos?

jesus en el sermon del monte
jesús en el sermón del monte

En la parábola, Jesús cuenta la historia de un rey que celebró un banquete de bodas. El rey envía a sus siervos “para llamar a los invitados a las bodas, pero no quisieron venir” (Mateo 22:3). Como los invitados no querían venir a la fiesta, el rey envía a sus siervos a invitar a otros: “Id, pues, a los caminos principales e invitad a las bodas a todos los que encontréis” ( Mateo 22:9).

Entonces algo que puede sorprendernos y confundirnos sucede en la parábola: el rey anfitrión de la fiesta descubre “a un hombre que no tenía vestido de boda” (Mateo 22:12) que no puede explicar por qué vino a la fiesta sin preparación. El rey ordena a sus siervos “atadle de pies y manos y echadle en las tinieblas de afuera. En aquel lugar habrá llanto y crujir de dientes” (Mateo 22:13).

Jesús termina la parábola con la frase:

Lee También:  5 Maneras De Fortalecer Tu Fe Recordando Que Cristo Es La Roca

“Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos” (Mateo 22: 14).

Muchos son los llamados

Que significa los llamados

¿Qué vamos a hacer con esto? ¿Cómo se relaciona la declaración final de Jesús con la parábola y por qué el rey echó al hombre?

A través de esta parábola, Jesús está poniendo de relieve las presentaciones externas e internas del evangelio, la primera de las cuales es la parte “llamada” y la segunda es la parte “elegida”.

Primero, veamos la parte de “llamado”. Jesús dice muchos son los llamados. Como las muchas personas que fueron invitadas al banquete del rey, muchos tienen la oportunidad de escuchar el evangelio. Ya sea que hayan crecido en la iglesia o escuchado la Palabra en un lugar remoto de los misioneros, muchos cientos de miles de personas han escuchado el evangelio y en este sentido han sido “llamados” al Reino de Dios; llamados e invitados a experimentar una relación personal con Cristo.

Este es el llamado externo o general de Cristo en los corazones de las personas. La Biblia dice: “El Señor no se está demorando en cumplir su promesa, como algunos piensan. No, está siendo paciente por tu bien, no quiere que nadie sea destruido, sino que todos se arrepientan” (2 Pedro 3:9).

Como el rey en la parábola de Jesús, Dios invita a todos los que estén dispuestos a venir a comer a su mesa y a “gustar y ver que el Señor es bueno” (Salmo 34:8).

Trágicamente, sin embargo, no todos los que son bienvenidos y llamados a entrar en el Reino de Dios lo harán. Aunque la invitación es abierta, no todas las personas se la tomarán en serio.

El hombre sin el traje de bodas en 22:12; supuestamente respondió a la invitación. Pero su falta de vestimenta prueba que no pertenece a la fiesta, y que está justamente desterrado. ¿Qué es el “traje de bodas”? Es probable que represente el regalo de la salvación que se ofrece gratuitamente en el evangelio. Sólo aquellos que reciben este regalo se sentarán en el banquete de bodas del Cordero en la consumación de todas las cosas.

Algunas personas, sin embargo, no sólo responderán al llamado de Dios, sino que tomarán plena posesión de la salvación que Él ofrece en Cristo. Estos son los que responden tanto externa como internamente, los elegidos.

Este patrón nos ayuda a entender la naturaleza del llamado en esta parábola. Es la llamada o invitación de Dios a través de sus siervos profetas en el Antiguo Testamento, ministros en el Nuevo Testamento. Este llamado invita a los oyentes a arrepentirse y creer en las buenas nuevas que proclaman los siervos. Es posible negarse, como hicieron muchos judíos. Jesús enseña que aquellos que rechazan el llamado son culpables por rechazarlo.

Significado de elegidos

¿Quiénes son los que responden sinceramente a la llamada y reciben a Cristo en la fe? Jesús los llama los “escogidos” o, como la palabra griega puede traducirse, los elegidos. (Efesios 1: 4) “Estos son todos los que el Padre ha escogido en Cristo desde antes de la fundación del mundo para ser santos e irreprensibles delante de él”. Sólo estos elegidos constituirán la compañía de los redimidos cuando Cristo regrese en gloria. La elección eterna de Dios asegura que ellos responderán sinceramente al llamado.

Lee También:  Cómo Usar Los Salmos: 8 Maneras De Hacerlo Y Cultivar Tu Vida En Cristo

Ya que el Nuevo Testamento en otra parte se une al llamado con la elección (ver 2 Timoteo 1:9; Romanos. 8:30), ¿Qué quiere decir Jesús cuando dice que hay algunos que son llamados pero no escogidos?

Muchos son los llamados

¿Con qué llamado crees atender de Dios?

“La llamada externa va a todas las personas. Pero sólo los elegidos experimentan el llamado interno”

La respuesta está en una distinción necesaria para entender la manera en que los escritores bíblicos hablan de “llamado”. En esta parábola, Jesús habla de “llamada” en un sentido externo. Es la llamada de Dios a través del mensaje del evangelio. Este llamado invita a hombres y mujeres a venir a Cristo por medio del arrepentimiento y la fe.

En otros lugares los escritores bíblicos hablan de “llamada” en un sentido interno. Por ejemplo, Pablo habla de este llamado interno en 1 Corintios 1:24. Esta es la obra efectiva y salvadora del Espíritu de Cristo en conjunción con el llamado externo del evangelio. Este llamado interno poderosa y efectivamente convierte al pecador de su pecado a Jesucristo.

La llamada externa va a todas las personas. Pero sólo los elegidos, en el tiempo de Dios, experimentarán el llamado interno. Para ellos, el Evangelio es “el poder de Dios para la salvación” (Romanos 1:16).

¿Cuáles son las principales lecciones que Jesús nos enseña en esta inquietante parábola?

En primer lugar, nos deja claro que siempre debemos buscar oportunidades para compartir la Palabra de Dios con otros y continuar discipulándolos y guiándolos. No sólo a responder al llamado de Dios, sino a tener un verdadero encuentro con Jesús que cambie el corazón.

En segundo lugar, debe inspirar gratitud en nuestros corazones por el hecho de que, a través del Espíritu Santo, se nos ha dado la gracia de responder eficazmente a la llamada de Dios y podemos considerarnos hijos escogidos de Dios.

Si hemos respondido al llamado externo con arrepentimiento y fe, es sólo porque Dios ha estado primero obrando en nosotros para volvernos a él en Cristo. La salvación es verdaderamente sólo por gracia. Esta verdad es inquietante, pero Jesús nos inquieta por una razón. Él quiere que encontremos la salvación y la vida sólo en él, sólo por gracia. Y sólo en Cristo podemos encontrar un fundamento eterno e inquebrantable. Y alcanzar el llamado interno del Padre que hace a nuestra vida después de llamar a tu puerta.

Esta parábola realmente tiene un rico significado para nuestras vidas y para caminar con Dios. Anímese  que el Padre se deleita en dar la bienvenida a los invitados a su Reino y llamarlos Sus hijos escogidos!

(1 Pedro 2: 9)”Pero vosotros sois pueblo escogido, real sacerdocio, nación santa, posesión especial de Dios, para que anunciéis las alabanzas de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” .

Si este post fue de bendición a tu vida compártelo con quien creas que también lo necesita, seamos portadores de la gracia de Dios y llevemos un granito de esperanza al necesitado… Bendiciones!

Te invitamos a leer: Como Agradar A Dios Con Un Estilo De Vida Que Este Basado En Su Palabra

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.