¿Porque Creemos En La Biblia Como La Palabra De Dios?

318

La palabra de Dios ha sido históricamente atacada y cuestionada a lo largo de los años desde muchos y muy variados puntos de vista. Lo que hoy conocemos como la Biblia es un libro bastante polémico para muchos y de poca credibilidad para otros; sin embargo para un buen número de personas en la actualidad, la Biblia es la palabra inspirada de Dios. Con el presente articulo no pretendo esgrimir todas las razones por las cuales es considerada así; pero si algunos de los motivos principales que justifican la fe de muchos.

¿Que es la Biblia?

La palabra Biblia proviene del término griego Biblos, y fue el nombre de un puerto sirio desde donde se exportaban grandes cantidades de “papiro“; que era el componente esencial del material de escritura más usado en la antigüedad. Este nombre fue aplicado por Jerónimo, uno de los padres de la iglesia, para designar como “Biblioteca sagrada”; al conjunto de libros o escritos sagrados que conforman la Biblia, considerados inspirados por Dios.

La palabra de Dios

En total la Biblia está compuesta por 66 libros (39 libros del antiguo testamento y 27 escritos sagrados en el nuevo testamento) todos considerados palabra de Dios, no debido a que Dios los haya escrito, sino a su reconocimiento como inspirados por Dios mismo durante su redacción.

En algunos casos según la tradición canónica, se pueden encontrar biblias con más de 66 libros o con menos, sin embargo estos 66 son los que según la opinión generalizada son inspirados por Dios.

¿Que es la inspiración de la palabra de Dios?

La inspiración de las sagradas escrituras es la influencia sobrenatural del Espíritu Santo de Dios ejercida sobre los escritores de la Biblia, con el propósito de guiarlos a escribir la palabra de Dios, sin cometer error alguno.

Según creemos los cristianos, los escritores bíblicos fueron guiados por el Espíritu Santo para:

  • Escribir lo que recibieron por inspiración.
  • Registrar lo que oyeron decir a hombres que hablaron bajo la inspiración.
  • Reseñar sucesos que Dios consideró necesarios para nuestra instrucción.

Es la certeza de la inspiración de las sagradas escrituras lo que nos asegura que es la palabra de Dios, y nos da la autoridad para decir que la Biblia es:

  1. La palabra inspirada de Dios, por medio de la cual Dios se comunica con la humanidad.
  2. La regla infalible de fe y conducta, para guiarnos en nuestra estadía en la tierra y en nuestro peregrinar hacia el cielo…

La inspiración de las sagradas escrituras ocurrió de tal manera, que no anuló la actividad individual, ni la personalidad de los escritores bíblicos, sino que el Espíritu Santo guió a dichos escritores a escribir lo que Dios quería comunicar. En virtud de esto la inspiración de la palabra de Dios es divina, dinámica, única, verbal y plenaria.

Es de inspiración Divina y no simplemente humana.

La inspiración humana ha producido muchas y hermosas obras literarias; pero la palabra de Dios es de una inspiración superior, una inspiración divina. El apóstol Pedro declara que:

“…porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. 2 Pedro 1:21

El apóstol Pablo también afirmó que:

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. 2 Timoteo 3:15-17

Es de inspiración dinámica y no mecánica.

Aunque la Biblia menciona casos en que el escritor parece ocupar el papel de transcriptor (Éxodo 34:27-28 por ejemplo); ella nos muestra una interacción entre el Espíritu Santo y el escritor (2 pedro 1:21). Cada escritor manifiesta un estilo diferente, que es el sello de su propia personalidad. De manera que las palabras fueron escogidas por el escritor y reflejan su propio estilo; pero ellas expresan con exactitud y de manera apropiada lo que Dios quiso comunicar.

Por eso el Pentateuco es la palabra de Dios sin dejar de ser las palabras de Moisés (Lucas 16:29-31). Hechos es palabra de Lucas, pero también palabra de Dios. Así todas las epístolas de Pablo, Pedro, Juan y demás escritos, son palabras de sus escritores; pero también palabra de Dios.

Es de inspiración  Verbal no conceptual.

Dios inspiró los conceptos en las mentes de los escritores bíblicos y los dejó en la libertad de escoger y usar las palabras que ellos creyeran convenientes. pero como ya fue dicho, las mismas escrituras destacan claramente como Dios los guió a escoger las palabras exactas que quería que usaran, con el propósito de comunicar fielmente el mensaje divino (2 Pedro 1:21).

“De estas cosas hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual”. 1 Corintios 2:13

Es de Inspiración Plenaria no parcial.

Las Sagradas Escrituras, son la palabra de Dios porque en todas sus partes poseen la misma inspiración. Ningún libro, ni porción bíblica, es más inspirado que otro. La misma Biblia nos dice:

  • Toda la escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16).
  • Todos hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21).

Por otra parte vemos como el Señor Jesucristo avaló el antiguo Testamento dándole a todo el mismo tratamiento y no señalo alguno de sus libros como más inspirado que otros (Mateo 5:18, 12:39-42; Lucas 24:25).

Es de Inspiración Única no común.

Algunas personas creen que la inspiración es común a todas las personas o a todo creyente. pero la verdad es que aunque los creyentes de todos los tiempos han gozado de la iluminación del espíritu Santo para entender la palabra de Dios; la inspiración divina fue dada únicamente a los escritores bíblicos, con el fin de escribir la Biblia. Una vez escrito el último libro de la Biblia ceso tal inspiración (Apocalipsis 22:18-19).

Propósito de la Inspiración Divina

El Señor en su sabiduría y en su gracia nos proporcionó las sagradas escrituras como instrumento indispensable para lograr una clara y óptima comunicación con nosotros.

Sin las escrituras no habría forma de conocer con precisión de Dios y de su voluntad de manera que uno de los propósitos de la inspiración de las sagradas escrituras es dar la humanidad, en forma escrita, su palabra auténtica.

La palabra escrita es el medio más fiable para transmitir y preservar íntegramente el mensaje; en consecuencia entendemos que las escrituras fueron inspiradas por Dios para que esa palabra escrita gozara de la mas alta confiabilidad y autoridad divina.

Pruebas de la Inspiración divina de la Biblia

Existen suficientes pruebas en la historia y en la Biblia que nos confirman que la Biblia es la palabra de Dios; a continuación presentare algunas de las contundentes:

Las escrituras afirman ser inspiradas por Dios.

Los apóstoles proclamaron la inspiración de la Biblia en más de una ocasión (2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:21). El Antiguo Testamento también reclama inspiración divina. La frase “Y dijo Dios” o su equivalente, “así ha dicho Jehová”, o “dice el Señor”; entre otros, aparece más de 2000 veces en el Antiguo Testamento; como una señal contundente de que los profetas hablaron bajo inspiración divina. (Exodo 24:1-4, Levitico 8:1-5, 1 Samuel 8:7, Jeremías 7:1, Isaías 1:2).

El Señor Jesucristo también avalo la inspiración del Antiguo testamento, lo citó, vivió conforme a sus enseñanzas y declaró que “ni una tilde de la Ley sería abrogada” (Mateo 5:18, 12:39-42; Lucas 24:25).

Las escrituras muestran una perfecta unidad de pensamiento.

La Biblia fue escrita aproximadamente por 40 escritores procedentes de diferentes estratos sociales y culturas, ente ellos encontramos; reyes, estadistas, médicos, agricultores, pescadores, eruditos, gente sin letras etc. Muchos de ellos nunca se conocieron entre sí, ni leyeron los escritos de los otros y a pesar de esto cada escrito mantiene una unidad de pensamiento.

Además de esto, fue escrita en diferentes lugares, desde palacios hasta desiertos, pasando por cárceles, aldeas y ciudades durante un tiempo aproximado de 1600 años, son muchas épocas y lugares con características específicas que sin embargo no alteran la unidad de pensamiento ni su mensaje. toda ella apunta al plan redentor de Dios en la persona de su amado Hijo Jesucristo.

Las escrituras detallan profecías que se han cumplido.

La Biblia narra muchos acontecimientos desde la perspectiva futura que se han cumplido a cabalidad, y no solamente ha predicho hechos; también llega a señalar hasta a personas que habrían de existir en tiempos postreros y tales anuncios se han cumplido con exactitud. Por ejemplo, Isaías profetizó sobre un rey que viviría 100 años antes que éste existiera, le llama por su nombre y da detalles de las decisiones que tomaría (se trata del rey Ciro Isaías 45:1-13, 41:2-3).

A este nivel de certeza no se encuentra otra explicación que la inspiración Divina de las Sagradas Escrituras…

No deje de leer también: La Parábola de los Talentos, Un Llamado a La Diligencia Del Creyente De Hoy

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here