La Historia De Sansón El Hombre Más Fuerte De La Biblia

La Historia de Sansón es narrada en el libro de Jueces donde se muestra a este hombre, quien tenía una vida recta llena de bendiciones como líder del pueblo de Dios, pero que culminó su vida prefiriéndose dejar por sus emociones e impulsos carnales.

Esta historia trae una enseñanza a todos los creyentes, permitiendo ver lo que sucede cuando se apartan de Dios, pues en el se muestra a Sansón quién escogió sus pasiones carnales por Dios, trayendo consecuencias devastadoras para su vida, y para todas las personas que estaban a su alrededor.

Índice()

    Sansón

    La Historia de Sansón

    Sansón es un nombre que proviene del hebreo "Shimshôn", que significa "fuerte", “semejante al sol”, “hijo del pavor”. Del griego viene de la palabra "Sampson" y algunos lo derivan de la palabra "shemesh", que es la desinencia diminuta de “sol”, es decir de “solecito”, del mismo modo se relaciona con el verbo "shâmam", que significa “destruir”, y se argumenta que Sansón tiene el significado de “destructor”.

    Sansón quiere decir fuerte derivado de "shâmên" que eso quiere decir “gordo” o “robusto”. Del mismo modo, es conocido como el héroe del período final de los jueces, y fue conocido como el hombre que poseía una fuerza sobrehumana, durante la opresión que tenía los filisteos sobre Judá y Dan antes de la llegada del rey Saúl como rey pueblo de Israel.

    Como se ha dicho antes ese hombre tenía una fuerza singular, mediante la cual logró hacer diversos hechos extraordinarios. Sin embargo su carácter moral debió estar a la misma altura que su fuerza física, pues su debilidad moral lo hizo fracasar ante la encomienda que Dios le había entregado antes de haber nacido.

    La Historia de Sansón

    La historia de Sansón inicia cuando sus padres Manoa y su esposa no podían tener hijos, porque ella era estéril y un día el Ángel del Señor se le apareció a la mujer para darle una noticia de fertilidad, pero debían cumplir una serie de instrucciones específicas.

    “Y había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos. A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo.

    Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda. Pues he aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos” (Jueces 13:2-5)

    Esa aparición a la mujer de Manoa, le produjo mucho impacto, por lo que corrió a decirle a su esposo lo que había acontecido, y Manoa le pidió en oración a Dios que volviera aparecer ese ángel, y de esa forma afirmar la noticia de que tendrían un hijo, por lo que ese Ángel apareció de nuevo y delante de Manoa corroboró todo lo dicho a su esposa.

    “Y se levantó Manoa, y siguió a su mujer; y vino al varón y le dijo: ¿Eres tú aquel varón que habló a la mujer? Y él dijo: Yo soy. Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él?

    Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: La mujer se guardará de todas las cosas que yo le dije. No tomará nada que proceda de la vid; no beberá vino ni sidra, y no comerá cosa inmunda; guardará todo lo que le mandé…

    …Y el ángel de Jehová no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces conoció Manoa que era el ángel de Jehová. Y la mujer dio a luz un hijo, y le puso por nombre Sansón. Y el niño creció, y Jehová lo bendijo. Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol” (Jueces 13:11-14, 21,24-25)

    El nacimiento de Sansón produciría una misión especial en su vida, ya que el pueblo de Israel estaba bajo el dominio de los filisteos durante ese momento de su nacimiento, por lo que sus padres que eran temerosos de Dios cumplieron al pie de la letra la instrucción dada por el ángel para la crianza de su hijo.

    Sansón en sus primeros años tenía el Espíritu de Dios de su lado, sin embargo con el paso del tiempo Sansón olvidó los deberes a lo se refería ser Nazareno, y se dejó llevar por las pasiones tomando decisiones que le desviaban del propósito divino, por el cual Dios le había designado la liberación del pueblo de los filisteos.

    Sin embargo a pesar de hacer lo malo delante los ojos de Dios en su vida se cumplió el propósito por el cual Dios lo había traído a la tierra logrando castigar a los filisteos y liberando al pueblo que había sido designado

    La Vida de Sansón

    La Biblia hace mención de este hombre que era apartado por Dios para la liberación del pueblo de Juda y Dan por los filisteos, sin embargo su toma de decisiones produjo cambios sustanciales en el plan divino de Dios.

    A continuación varias etapas de la vida de Sansón.

    Sansón se casa con una mujer pagana

    Sansón era movido mucho por sus impulsos, por lo que no esperó a que sus padres le buscaran una buena mujer para poderse casar, sino que se enamoró de una filistea que le gustó, y le exigió a sus padres que la tomarán para él.

    En camino al pueblo de la filistea con la que Sansón quería casarse un león se enfrentó a Sansón, quien con sus manos lo despedazó, ya que el poder de Dios estaba sobre él, y eso se lo ocultó a sus padres, situación que venía a mostrar las malas acciones que estaba practicando.

    “Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho” (Jueces 14:6)

    Sansón se estaba apartando de las acciones correctas que Dios pedía que se cumplieran, de la misma forma como Nazareno él no debía tocar cadáver alguno, sin embargo días antes del matrimonio se acercó donde estaba el cadáver del león, y vió un enjambre de abejas y tomó la miel de ellas, y aún se las llevó a sus padres, incumpliendo los mandatos establecidos en su pueblo.

    Por otra parte, cuando se realizó la boda que debía durar 7 días, Sansón retó a 30 jóvenes filisteos que estaban con él, y el perdedor debería dar 30 vestidos de Lino y 30 mudas de ropa al ganador, situación que trajo problemas de la relación de Sansón con el pueblo filisteo, ya que a su esposa la amenazaron de incendiarla a ella, y a sus padres al no poder saber la respuesta.

    “Al séptimo día dijeron a la mujer de Sansón: Induce a tu marido a que nos declare este enigma, para que no te quememos a ti ya la casa de tu padre. ¿Nos habéis llamado aquí para despojarnos? (Jueces 14:15)

    Dicha situación produjo que la esposa de Sansón lo presionara para que le diera la respuesta, por lo cual él se la dio, y se la entregó a esos jóvenes, quienes posteriormente le dieron la respuesta, por lo que Sansón supo que su esposa lo había delatado, y se enfadó con ella.

    Como Sansón había perdido debía cumplir el castigo por perder, movido por sus impulsos de enojo, actuó de una forma despiadada contra los filisteos que se consiguió en el camino. Y del mismo modo no volvió más con su esposa.

    “Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y descendió a Ascalón y mató a treinta hombres de ellos; y tomando sus despojos, dio las mudas de vestidos a los que estaban explicado el enigma; y encendido en enojo se volvió a la casa de su padre. Y la mujer de Sansón fue dada a su compañero, al cual él había tratado como su amigo” (Jueces 14:19-20)

    La ira de Sansón

    La Historia de Sansón

    Luego de un tiempo Sansón fue a visitar a su esposa, y cuando se enteró que ella se había casado con otro hombre él se enfureció, produciendo su relación con los filisteos se enterara por las acciones que el cometió en su sembradíos.

    “Entonces le dijo Sansón: Sin culpa seré esta vez respecto de los filisteos, si mal les hiciere. Y fue Sansón y cazó trescientas zorras, y tomó teas, y juntó cola con cola, y puso una tea entre cada dos colas.

    Después, encendiendo las teas, soltó las zorras en los sembrados de los filisteos, y quemó las mieses amontonadas y en pie, viñas y olivares.

    Y dijeron los filisteos: ¿Quién hizo esto? Y les contestaron: Sansón, el yerno del timnateo, porque le quitó su mujer y la dio a su compañero. Y vinieron los filisteos y la quemaron a ella ya su padre.

    Entonces Sansón les dijo: Ya que así habéis hecho, juro que me vengaré de vosotros, y después desistiré. Y los hirió cadera y muslo con gran mortandad; y descendió y habitó en la cueva de la peña de Etam” (Jueces 15:3-8)

    De este modo Sansón trajo de una forma frontal una guerra contra los filisteos, luego que se fue a vivir a una cueva pero los filisteos no se quedaron tranquilos y buscaban vengarse, por lo que fueron hasta Judá a buscar a Sansón, y el tres mil hombres del pueblo de Israel fueron a la cueva donde estaba Sansón para atarlo y entregarlo a los filisteos, pero eso produjo la ira de Sansón.

    “Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos. Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres” (Jueces 15:14-15)

    Esa gran victoria lograda por Sansón demuestra que el se movía por los impulsos. Sin embargo, Dios no lo dejaba, pues luego de ello Sansón oró a Dios porque tenía mucha sed, y el Padre Celestial le respondió proveyéndole el agua que necesitaba, mostrando que la gracia de Dios lo acompañaba.

    “Y teniendo gran sed, clamó luego a Jehová, y dijo: Tú has dado esta grande salvación por mano de tu siervo; ¿Y moriré yo ahora de sed, y caeré en mano de los incircuncisos?

    Entonces abrió Dios la cuenca que hay en Lehi; y salió de allí agua, y él bebió, y recobró su espíritu, y se reanimó. Por esto llamó el nombre de aquel lugar, En-hacore, [ b ] el cual está en Lehi, hasta hoy” (Jueces 15:18-19)

    Sansón visita a una Prostituta

    La Biblia enseña como Sansón sentía una gran debilidad hacia las mujeres paganas, y él siendo un juez y líder del pueblo de Israel debía ser prudente y ser ejemplo en las acciones y decisiones que tomaba.

    En este sentido, Sansón se deja llevar por los deseos carnales y las pasiones desenfrenadas, mostrando que no era precisamente el Espíritu de Dios quien lo dirigía, sino la carne pecaminosa.

    “Fue Sansón a Gaza, y vio allí a una mujer ramera, y se llegó a ella” (Jueces 16:1)

    A pesar del mal comportamiento de Sansón Dios siempre le daba las fuerzas para poder salir airosos, y vencer a todos los enemigos de Israel.

    “Y fue dicho a los de Gaza: Sansón ha venido acá. Y lo rodearon, y acecharon toda aquella noche a la puerta de la ciudad; y estuvieron callados toda aquella noche, diciendo: Hasta la luz de la mañana; entonces lo mataremos.

    Mas Sansón durmió hasta la medianoche; y a la medianoche se levantó, y tomando las puertas de la ciudad con sus dos pilares y su cerrojo, se las echó al hombro, y se fue y las subió a la cumbre del monte que está delante de Hebrón” (Jueces 16:2-3)

    Sansón y Dalila

    La Historia de Sansón

    Sansón mostró su debilidad ante las mujeres paganas, se enamoró de otra mujer llamada Dalila, y lo puso en evidencia delante de sus enemigos: los filisteos, por lo que ellos acordaron buscar la forma de detenerlo y de esa manera vencerlo, con el apoyo de esta mujer.

    “Y vinieron a ella los príncipes de los filisteos, y le dijeron: Engáñale e infórmate en qué consiste su gran fuerza, y cómo lo podríamos vencer, para que lo atemos y lo dominemos; y cada uno de nosotros te dará mil cien siclos de plata” (Jueces 16:5)

    De ese modo, ella se propuso cumplir lo encomendado por los filisteos, y en varias ocasiones presionó a Sansón preguntándole cuál era el secreto de su fuerza y de qué manera podrían detenerlo, por lo que él le dio respuestas diferentes, y los filisteos siendo avisados por Dalila, ejecutaron la forma de vencerlo, pero no pudieron lograrlo.

    “Y Dalila dijo a Sansón: Yo te ruego que me declares en qué consiste tu gran fuerza, y cómo podrás ser atado para ser dominado. Y le respondió Sansón: Si me ataren con siete mimbres verdes que aún no estén enjutos, entonces me debilitaré y seré como cualquiera de los hombres.

    Y los príncipes de los filisteos le trajeron siete mimbres verdes que aún no estaban enjutos, y ella le ató con ellos. Y ella tenía hombres en acecho en el aposento. Entonces ella le dijo: !!Sansón, los filisteos contra ti! Y él rompió los mimbres, como se rompe una cuerda de estopa cuando toca el fuego; y no se supo el secreto de su fuerza.

    Entonces Dalila dijo a Sansón: He aquí tú me has engañado, y me has dicho mentiras; descúbreme, pues, ahora, te ruego, cómo podrás ser atado. Y él le dijo: Si me ataren fuertemente con cuerdas nuevas que no se hayan usado, yo me debilitaré, y seré como cualquiera de los hombres.

    Y Dalila tomó cuerdas nuevas, y le ató con ellas, y le dijo: !!Sansón, los filisteos sobre ti! Y los espías estaban en el aposento. Mas él las rompió de sus brazos como un hilo. Y Dalila dijo a Sansón: Hasta ahora me engañas, y tratas conmigo con mentiras. Descúbreme, pues, ahora, cómo podrás ser atado.

    El entonces le dijo: Si tejieres siete guedejas de mi cabeza con la tela y las asegurares con la estaca. Y ella las aseguró con la estaca, y le dijo: !!Sansón, los filisteos sobre ti! Mas despertando él de su sueño, arrancó la estaca del telar con la tela” (Jueces 16:6-14)

    De este modo, Sansón sabía que esta mujer daba la información a los filisteos, él no se separó de ella sino que ese deseo carnal que sentía por ella lo mantuvo a su lado. Y aunque sabía que desobedecía a Dios, siguió adelante, pues pensaba que, nuevamente, saldría victorioso, y por la insistencia de Dalila él le dijo su secreto.

    “Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia. Le descubrió, pues, todo su corazón, y le dijo: Nunca a mi cabeza llegó navaja; porque soy nazareo de Dios desde el vientre de mi madre. Si fuere rapado, mi fuerza se apartará de mí, y me debilitaré y seré como todos los hombres.

    Viendo Dalila que él le había descubierto todo su corazón, envió a llamar a los principales de los filisteos, diciendo: Venid esta vez, porque él me ha descubierto todo su corazón. Y los principales de los filisteos vinieron a ella, trayendo en su mano el dinero.

    Y ella hizo que él se durmiese sobre sus rodillas, y llamó a un hombre, quien le rapó las siete guedejas de su cabeza; y ella comenzó a afligirlo, pues su fuerza se apartó de él. Y le dijo: !!Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él.

    Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel. Y el cabello de su cabeza comenzó a crecer, después que fue rapado” (Jueces 16:16-22)

    En esta ocasión Sansón recibió la consecuencia de sus actos, pues él se había acostumbrado hacer lo que quería sin importar la presencia de Dios, y muchas veces vio como la mano de Dios lo protegió, pero en esta ocasión no pudo ver eso, pues el Espíritu de Dios se había apartado por la deshonra que el había cometido.

    La Muerte de Sansón

    La Historia de Sansón

    Cuando los filisteos capturaron a Sansón le sacaron los ojos lo pusieron en la cárcel, situación que habla de lo espiritual donde estaba sumergido, pues cuando él desobedecía y se dejaba llevar por su carne estaba ciego en una cárcel, por lo que esta vez se encontraba en su condición.

    De este modo estaba recibiendo lo que había cosechado por su desobediencia a Dios, y los filisteos disfrutaban verlo derrotado, e hicieron una gran fiesta a su dios por haber entregado a Sansón en sus manos, por lo que se mofaban de él, y ante eso Sansón oró a Dios y le pidió venganza de los filisteos.

    “Entonces clamó Sansón a Jehová, y dijo: Señor Jehová, acuérdate ahora de mí, y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos” (Jueces 16:28)

    En ese momento Dios muestra su misericordia, y de la misma manera cumple el destino profético por el cual había sido llamado a la tierra, pues a través de él destruiría el reinado de los filisteos, y ese lugar estaba plegado de los principes y gran parte del pueblo filisteo, por lo que ejecutó su voluntad en ese momento.

    “Asió luego Sansón las dos columnas de en medio, sobre las que descansaba la casa, y echó todo su peso sobre ellas, su mano derecha sobre una y su mano izquierda sobre la otra.

    Y dijo Sansón: Muera yo con los filisteos. Entonces se inclinó con toda su fuerza, y cayó la casa sobre los principales, y sobre todo el pueblo que estaba en ella. Y los que mató al morir fueron muchos más que los que había matado durante su vida” (Jueces 16:29-30)

    Se puede ver que los últimos minutos de vida de Sansón él pudo recibir esa fuerza sobrenatural, que Dios le entregaba en los momentos difíciles, por lo cual pudo cumplir el propósito por el cual Dios lo llamó a la tierra, siendo anunciado por el ángel que se le apareció a su madre.

    También puedes leer: La Muerte De Juan El Bautista: Causas Y Consecuencias

    Luego de ver la historia de Sansón se puede ver como la desobediencia puede llevar a un final triste, para la vida de aquel que ha sido llamado por Dios, y ese fue el caso de Sansón, quien no disfrutó una vida enfocada en cumplir los mandatos de Dios trayendo consecuencias muy desalentadoras.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir