Juan 10:10 – Significado Bíblico E Interpretación Cristiana

255

Dentro de los muchos versículos que algunos “predicadores” de la prosperidad descontextualizan para su conveniencia está, Juan 10:10, cuyo significado varía según las circunstancias. Si hay personas que padecen algún tipo de enfermedad, les dicen: “Renuncia a tu enfermedad, pues Jesús dijo que ha venido para que tengamos vida en abundancia”.

Si se trata de una robatónica o maratónica y hay personas que tienen carencias o dificultades económicas, les dicen: “Levántate en fe, pacta con Dios, él no te quiere pobre, pues ha venido para que tengas vida vida en abundancia.”

Juan 10:10

De alguna forma u otra, el significado de este importante pasaje cambia permanentemente, pero lo que no cambia, es la connotación de bienestar personal o de índole materialista que se le ha imprimido a este pasaje. Pero ¿Realmente eso era lo que Jesús quiso que entendiéramos de esas palabras?, vamos a analizar el texto bíblico de tal manera que podamos sacar importantes conclusiones para nuestro provecho y reflexión.

Analizando el texto bíblico: Juan 10:10

No podemos apresurarnos a deducir significados, sin haber revisado el contexto del pasaje. El Capítulo 9 registra la sanidad de un hombre ciego de nacimiento, quien después de haber sido sanado por Jesús y al ser interrogado por los fariseos, terminaron expulsándole de la sinagoga.

Este hecho era producto del odio de los fariseos hacia Jesús y su obra salvadora, era evidente que sus corazones necios y rebeldes se rehusaban con mucha fuerza a creer en el mensaje de Jesús y más aún, ser enseñados por él, esto provocó la ira de ellos contra el hombre que fue sanado por Jesús (Juan 9:27, 28).

Posteriormente cuando Cristo interroga al hombre que fue sanado y éste lo reconoce como el verdadero Mesías (Juan 9:35-38), Jesús pronuncia las siguientes palabras: “Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean y los que ven, sean cegados.” (Juan 9:39). Estas palabras marcan un punto importante en nuestra interpretación del pasaje.

Los fariseos siendo parte del sanedrín, por su conocimiento de las leyes e instrucción de la Torá, se consideraban los guías espirituales del pueblo judío, los únicos con la capacidad de conducir al pueblo por la luz de la verdad de Dios. Esta pretensión hacía imposible que ellos reconozcan al Señor como el Mesías, no podían verlo como el Señor (Juan 9:40).

Todos estos acontecimientos preparan el trasfondo del capítulo 10. Por medio de su típico lenguaje alegórico, Jesús usa la figura de las ovejas y el redil para representar al pueblo, en el cual, él era el verdadero pastor de las ovejas, llamando ladrón y salteador (Juan 10:1) a los que no son verdaderamente pastores de las ovejas.

Aquí Jesús delimita su tarea como el verdadero pastor, pues no todos le siguen, sino aquellas ovejas que le conocen y oyen su voz, y él mismo las conoce llamándolas por su nombre (Juan 10:3, 4). Esto tiene vital importancia pues las verdaderas ovejas no siguen a los extraños, pues no conocen la voz de los extraños (Juan 10:5).

Te invito a leer este post: Jesús Es El Camino, La Verdad, Y La Vida: Lo Que Significa En La Biblia

A partir del versículo 7 continúa Cristo usando su lenguaje alegórico, pero dándole otro significado a sus propias palabras, ahora Jesús es la puerta de las ovejas (Juan 10:7) y ratifica la autenticidad de su misión pastoral y salvadora, indicando que todos aquellos que vivieron antes de él y digan ser conductores espirituales, son ladrones y salteadores (Juan 10:8)

Nuestro Señor se presenta como la única y suficiente garantía de salvación, siendo la puerta de las ovejas, salva a todo aquel que entrare por él, pero también promete sustento para sus ovejas, pues el que entrare, saldrá y hallará pastos (Juan 10:9). Hasta aquí el contexto está muy claro, para Jesús todo aquel que pretenda ser guía espiritual de un pueblo, siendo un ciego espiritual, es ladrón y salteador.

Entiéndase que Cristo usa la figura del ladrón como un caso hipotético de lo que ocurriría cuando alguien de esa calaña entre en el redil de las ovejas, y lo contrasta con su obra perfecta en medio de sus ovejas, esto es darles vida, pero ¿Qué tipo de vida?. ¿Será acaso una vida llena de comodidades, lujos y abundancia material? ¿Prometería Jesús una cosa como esa habiendo dicho en otra parte que cualquiera que desee seguirlo debe negarse a sí mismo y tomar su cruz y seguirlo?.

La vida de la cual Jesús habla, es innegablemente la vida eterna, por cuanto la disertación de Jesús habla sobre una salvación y él se presenta como el buen Pastor, quien está dispuesto a dar su vida por sus ovejas. Para que vida tengan y abundante; la repetición de presente activo de subjuntivo indica la continuación de algo, es decir para que continúen teniendo vida.

( Juan 10:10 )

“El ladrón no viene sino para hurtar, y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

Este pasaje de Juan 10:10 contiene aspectos importantes que debemos considerar en nuestra vida espiritual:

1. ¿A que viene el ladrón?

Jesús descubre el propósito del ladrón y cuál es su objetivo, además, le da un orden ó secuencia de lo que viene a hacer.

1. Robar del griego KLEPTO (cleptomanía) que significa hurtar.
2. Matar del griego THUO que denota primariamente ofrecer primicias a un dios; luego: sacrificar dando muerte a una víctima, ofrecer sacrificios.
3. Destruir del griego APOLUMI que significa destruir totalmente; en la voz media, perecer. La idea que comunica no es la de extinción, sino de ruina; no del ser, sino del bienestar de la persona.

2. Por causa de la soberdia viene el ladrón

 (Abdías 1:3-5)”La soberbia de tu corazón te ha engañado, tú que moras en las hendiduras de la peña, en tu altísima  morada; que dices en tu corazón: ¿Quién me derribará por tierra?. Si te remontares como águila, y aunque entre las estrellas pongas tu nido, de allí te derribaré declara el Señor. Si vinieran a ti ladrones o salteadores de noche (¡cómo quedarías arruinado!), ¿no robarían hasta que les bastara? Si vinieran a ti vendimiadores, ¿no dejarían rebuscos?

Juan 10:10 soberdia

La soberbia que se establece en el corazón del hombre es, por que él mismo, le abre la puerta, y  atraerá a los ladrones. Los ladrones provocan ruinas en lo natural (terrenal) ya sea en tus finanzas, en tu familia, y en nuestra vida espiritual, con desanimo, amargura, y un sin fin de acompañantes que te llevan a desviarte del propósito de Dios.

3. El ladrón quiere engañarte con palabras mentirosas

 (Jeremías 7:8-9)”He aquí, vosotros confiáis en palabras engañosas que no aprovechan, para robar, matar, cometer adulterio, jurar falsamente, ofrecer sacrificios a Baal y andar en pos de otros dioses que no habíais conocido”.

Jeremías declara vosotros “confiáis”, para poder confiar en alguien lo que uno hace es conocer a esa persona y analizar sus palabras, luego decidimos si hacemos nuestra sus palabras y de ser así, estas pasan a ser parte de nuestros patrones y fundamentos. Este pueblo había sido engañado por ladrones o falsos maestros que llevaron al pueblo a confiar y apoyarse en palabras engañosas, estas palabras son mentiras que no traen vida sino muerte.

Quizás te interese: Como Influye Jeremías 29:11 En Nuestra Vida Natural Y Espiritual

Si escuchas y confías en palabras engañosas que no edifican, lo que harás será darle la oportunidad al ladrón para robar, matar y destruir. Por ello, es necesario que como hijos de Dios tengamos cuidado con lo que estamos escuchando. Además no prestar nuestros oídos a los chismes, criticas y quejas de las personas, esto no sólo abre la puerta para que el ladrón que esta allí, esperando, entre, sino que entra para robar tu herencia espiritual, matar tu fe, y destruir tu discernimiento y conexión con el Espíritu santo.

4. El ladrón quiere romper los muros donde están  tus tesoros y reservas

(Mateo 6:19-21)” No junten tesoros y reservas aquí en la tierra, donde la polilla y el óxido hacen estragos, y donde los ladrones rompen el muro y roban.  Junten tesoros y reservas en el Cielo, donde no hay polilla ni óxido para hacer estragos, y donde no hay ladrones para romper el muro y robar.  Pues donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón”.

Jesús dice “no junten tesoros y reservas en la tierra”, pero “tesoro” tiene más sentido de riqueza que se guarda.

Tesoros  quiere decir; depósito, riqueza; tesoro. Reservas quiere decir; amasar o reservar, acumular.

Es en la tierra donde los ladrones pueden “romper el muro y robar” ya que en el cielo no existen. El ladrón lo que hace antes de robar es perforar poco o poco los muros de nuestras casas para entrar y robar lo más preciado para nosotros.

En aquel tiempo muchas casas estaban hechas de barro y palos, de modo que los ladrones podían perforar fácilmente las paredes entrar y robar. Jesucristo dejó establecido en esta palabra que en la tierra existen dos enemigos que quieren causar daños a nuestros tesoros y reservas. La polilla y el óxido causan estragos que significa consumir, el ladrón viene a arruinar.

Este espíritu es el que se manifiesta en (Malaquías 3:11) Cristo afirma que donde esté nuestro tesoro allí estará también nuestro corazón, la importancia de cuidar nuestro corazón para que nuestra mirada ó nuestro deseo no estén en las cosas terrenales sino en las celestiales.

Es por eso, que el tesoro que debemos hacer afanadamente son los tesoros del reino de los cielos, estos no son robados, ni destruidos por ningún ladrón, y ni la polilla lo destruye, entonces hermano o hermana, recuerde que las cosas materiales son como si no fueran, por que aunque lo vemos no es real, por que no es eterno. El mayor tesoro esta en los cielos que debemos arrebatar para nuestras vidas y disfrutar esas riquezas aquí y ahora.

5. El ladrón quiere robar tus vestiduras

Las ropas son vestiduras físicas pero también existen vestiduras espirituales, por lo que debemos preocuparnos de crecer y estar vestidos.

Debemos comprender que no son las vestiduras de tu hermano las que debes vestir, sino tus propias vestiduras dado que cada uno tiene una gracia diferente y no nos podemos comparar ya que la comparación trae consigo envidia y muerte, esto fue lo que sucedió con Caín y Abel, donde Caín dejó entrar a su corazón la comparación y tuvo envidia de su hermano Abel por la ofrenda, luego maquinó en su corazón y asesinó a su propio hermano.

Así, el maligno utiliza la misma estrategia para entrar en el corazón de los hijos de Dios, siembra la semilla de comparación y esta da el fruto de la envidia que llevará a aquellos que lo permiten a asesinar a sus propios hermanos a través de sus juicios y comentarios que destruyen. No puedes tener las vestiduras de tu hermano o ministro ya que las vestiduras demuestran la talla espiritual que tenemos y también las luchas, es decir, el nivel de madurez donde todos debemos crecer y al momento de crecer puede que nos cambien las vestiduras o bien estas sean alargadas.

El manto denota el nivel de autoridad y unción que tienes, cuando Elías es arrebatado por un carro de fuego Eliseo toma el manto que le dejó Elías y este activó proféticamente la unción a través de la fe golpeando las aguas del Jordán (2 Reyes 2:10-14)

Juan 10:10 vestiduras espirituales

Para que el ladrón no robe tus vestiduras espirituales debes “velar y guardar tus ropas”, nótese que dice velar, en el griego esta palabra viene de EGÉIRO que significa; despertar, levantarse (literalmente del sueño, de estar sentado o acostado, de la enfermedad, de la muerte; o figurativamente de la oscuridad, inactividad, ruina, no existencia), también significa enderezar, resucitar.

Hay muchos hijos que necesitan el EGEIRO de Dios para ser levantados del sueño o resucitados de la muerte espiritual.
Lo que debes hacer es “guardar” tus ropas, de pérdidas o daños, es mantener el ojo puesto sobre las cosas de Dios, es cuidar, y proteger. Si el ladrón roba tus vestiduras una de las cosas que vendrá sobre ti será la “desnudez y vergüenza”.

Ahora bien, fijémonos que este versículo muestra que esta persona andaba desnuda y no se había dado cuenta que le habían robado las vestiduras ya que dice “no sea que andes desnudo”. Además, dice “y vean su vergüenza”, es decir, la desnudez espiritual trae vergüenza y el mundo espiritual nos observa y ve que tipo de vestidura tenemos, depende de tu vestidura la autoridad que tengas en el mundo espiritual.

Qué trato de decir Jesús cuando prometió una vida abundante

En Juan 10:10 Jesús dijo: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” A diferencia de un ladrón, el Señor Jesús no viene por razones egoístas. Viene a dar, no a recibir. Viene para que todas las personas puedan tener vida en Él que es significativa, útil, alegre y eterna. Esta vida abundante la recibimos cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador

Esta palabra “abundante”, significa “altamente, más allá de la medida, una cantidad tan abundante como para ser considerable más de lo que se esperaría o anticiparía”.  Jesús nos promete en este pasaje una vida mucho mejor de la que nosotros nos podríamos imaginar, esto nos recuerda en que tal abundancia se refiere a las revelaciones de su reino como dice en (1 Corintios 2:9)”Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”.

El apóstol Pablo claramente nos dice que Dios puede “hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos”, y lo hace por su poder, este poder que está obrando dentro de nosotros si le pertenecemos a Él (Efesios 3:20).

Antes de comenzar a tener visiones de casas lujosas, coches caros, cruceros en todo el mundo, y más dinero de lo que podemos gastar, tenemos que reflexionar y tan solo creer en lo que Jesús enseña sobre la vida abundante. La Biblia nos dice que la riqueza, el prestigio, la posición y el poder en este mundo no son las prioridades de Dios para nosotros (1 Corintios 1:26-29).

En cuanto al estado económico, académico y social, la mayoría de los cristianos no procede de las clases privilegiadas. Claramente, Dios nos muestra que una vida abundante no se trata de una abundancia de cosas materiales. Si esto fuera así entonces Jesús habría sido el más rico de los hombres. Pero lo contrario es verdad.

La abundancia que Dios habla en Juan 10:10 es la que quiere darte, y que puedas disfrutar una vida llena de libertad, donde tu espíritu este en total conexión con Él, y que los diseños del cielo se manifiesten en tu vida, para que el propósito que ha diseñado para ti se cumpla. No permitas que el ladrón entre a tu vida y te desvié de lo que Dios ha preparado para ti, antes de la fundación del mundo. Recuerda que con Cristo somos más que vencedores, y coherederos juntamente con él.  Dios le bendiga!.

Te recomendamos leer: 3 Aspectos En Lucas 6:45 Que Definen El Contenido De Tu Corazón

Alexandra Bolivar
Seguidora de Jesús… Me encanta compartir todo lo que identifica a Dios como creador de los Cielos y la Tierra; y sobre todo lo que realmente edifique a las personas. Agradecida con él por permitirme hacer lo que me gusta escribir para Ustedes… “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Romanos 1:20”

1 Comentario

  1. Hola soy Priscila !!!! muy interesante esta página pues me va ayudar a meditar más de la palabra para prepararme en mi vida espiritual
    . Bendiciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here