Jesús El Salvador De La Humanidad

Jesús el Salvador de la Humanidad siendo conocido como el Libertador y Redentor de todos los pecadores, siendo el único camino para la salvación eterna, y la oportunidad de la reconciliación del hombre con Dios.

Jesús vino a la tierra para cumplir el propósito divino de Dios, convirtiéndose en el Cristo, que significa como "Mesías" o el "Ungido", que traería libertad a la humanidad salvándola de las cadenas del pecado.

Índice

    Jesús el Salvador de la Humanidad

    Jesús el Salvador de la Humanidad

    Dios en su plan de salvar a toda la humanidad buscó la manera de mostrar su amor, en el que Jesús su hijo unigénito hiciera un sacrificio en una cruz, para traer la libertad del pueblo que estaba inmerso en el pecado, siendo la afirmación del amor de Dios para toda su creación.

    “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a Su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él” (Juan 3:16-17)

    De este modo, es por medio de este sacrificio en la cruz que Jesús se convierte en el Salvador de la humanidad, ya que solo por medio de Él es que puede el ser humano obtener esa liberación de su alma.

    “Jesús respondió: ‘Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí'” (Juan 14:6)

    “Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12)

    “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos-de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (1ra. Timoteo 2:3-6)

    Al convertirse Jesús en el Salvador de la Humanidad Él viene a cambiar las consecuencias del pecado, ya que para todos aquellos que no creen en su nombre tendrán como resultado la muerte eterna en el infierno, y es por medio del arrepentimiento de sus actos y reconocimiento de sus pecados llega esa salvación a la vida de la persona.

    “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23)

    El pecado existente en la humanidad produjo una barrera que no permitía que el hombre se acercara a Dios, es por ello que el plan divino era buscarla reconciliación de la humanidad producto de la desobediencia.

    “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23)

    De este modo, Dios obrando en amor por la humanidad envió a Jesús para morir en la cruz, ya que era la única forma en que el hombre se podría acercar al trono de la gracia, y recibir el perdón de sus pecados.

    “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36)

    De este modo, Jesús demostró su amor y fidelidad a toda la humanidad, convirtiéndose en ese medio para poder recibir el reino prometido, y ser parte del redil de Dios, que está en búsqueda de sus hijos para recibir la eternidad en su presencia.

    “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él” (1ra. Tesalonicenses 5:9-10)

    Jesús es el camino de la Salvación

    Jesús el Salvador de la Humanidad

    Jesús desde el inicio de su ministerio anunciaba que por medio de Él es que se podría tener la salvación de la humanidad, sabia que se convertiría en el salvador de todos sin importar su condición física, de raza, estatus social o cualquier tipo de segmentación hecha por hombre.

    • “Soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo” (Juan 10:9)
    • “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo – tú y tu casa” (Hechos 16:31)
    • “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo” (Romanos 10:13)

    Jesús desea que toda lo humanidad sea salva y que pueda arrepentirse de todo sus pecados, y lo acepte como el hijo de Dios, quien murió en una cruz para reconciliación con el Padre Celestial, y de esa forma poder recibir las promesas que Él otorga a todos aquellos que creen en su nombre.

    De este modo, desde el significado de nombre de Jesús que es "el que salva" o "Salvador" en su plan divino para salvar al mundo del pecado de la muerte, se puede entender todas las implicaciones que Dios tenía mediante la palabra anunciada a los profetas, antes de la llegada del salvador.

    Títulos de Jesús como Salvador de la Humanidad

    Cuando se lee la Biblia se puede ver una diversidad de títulos que se le otorga a Jesús como salvador de la humanidad y son los siguientes:

    Jesús como Sacerdote

     

    Al leer la Biblia se puede conseguir que el Antiguo Testamento Dios designó a sacerdotes para servir a la nación de Israel, ellos eran los encargados de ofrecer sacrificios, y luego otorgar las bendiciones al pueblo basada en sus ofrendas.

    En este sentido Jesús se convirtió en ese sacerdote, para ofrecer sacrificio por toda la humanidad que en este caso no sería por medio de un animal, sino por Él mismo, y luego de ello otorgar la bendición a todos, que sería en este caso el de la vida eterna.

    “Donde Jesús entró por nosotros como precursor Jesús, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Hebreos 6:20)

    Es por la labor perfecta que tuvo Jesús como sacerdote, en el que ese sacrificio en la cruz logró hacerse una última vez de forma perfecta, y convertirse de esa forma en el Rey sacerdotal, esperado para gobernar la tierra.

    “Todos los reyes se postrarán delante de él; todas las naciones le servirán. Porque él librará al menesteroso que clamare, y al afligido que no tuviere quien le socorra. Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso, y salvará la vida de los pobres. De engaño y de violencia redimirá sus almas, y la sangre de ellos será preciosa ante sus ojos” (Salmos 72:11-14)

    Jesús como Juez

    Otro título que es otorgado a Jesús en las Sagradas Escrituras, y es que Él es un juez que bendecirá a todas las naciones

    “Juzgará a los afligidos del pueblo, salvará a los hijos del menesteroso, y aplastará al opresor” (Salmos 72:4)

    De ese modo, Jesús vino a la tierra para poder liberar a la humanidad del opresor, es decir satanás, quien tenía a toda la humanidad en la oscuridad del pecado y la muerte, por lo que vendría a juzgar en el día del juicio.

    “Por cuanto ha establecido un día, en el cual ha de juzgar al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos” (Hechos 17:31)

    Jesús Admirable Consejero

    Jesús el Salvador de la Humanidad

    Antes de nacimiento de Jesús en la tierra el Padre Celestial le reveló a sus profetas quien vendría como Mesías, para traer la salvación de la humanidad, de esta forma Isaías le da características especiales a Jesús.

    “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.

     Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:6-7)

    El término Admirable Consejero significa que es una persona de mucho valor, que es sabia, diligente y su opinión sobrepasa por el resto, ya que tiene la capacidad de tratar de forma efectiva entre bandos. Y en este caso se refiere a Jesús se puede entender que durante sus pasos en la tierra llevó al camino correcto a todos discípulos.

    “Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Y le hará entender diligente en el temor de Jehová.

    No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío” (Isaías 11:2-4)

    Jesús El Príncipe de Paz

    Jesús el salvador de la humanidad es presentado también como el príncipe de paz, ese rey prometido que gobernará trayendo el orden y paz, estableciendo de ese modo la liberacióm de mundo de la angustia.

    “Acontecerá en los postreros tiempos, que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos.

    Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.

    Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada gente contra gente, ni más se ensayarán para la guerra.

    Y se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado” (Miqueas 4:1-3)

    Es esa paz que se recibe de Dios por medio del Jesús sacrificado en una cruz, trayendo al mundo la ruptura de la cadenas que oprimía las vidas de toda la humanidad, que estaba envuelta en el pecado.

    Jesús el Cordero Inmolado

    Jesús el Salvador de la Humanidad

    Jesús se convierte en el salvador de la humanidad gracias a un sacrificio hecho en una cruz, emulando a esos corderos que en tiempos antiguos los sacerdotes ofrecían como sacrificio por lo pecados del pueblo.

    “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto: y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades,

    y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:3-5)

    Ese cordero que fue inmolado para la liberación de la humanidad del pecado, y que en este momento es exaltado a la diestra de Dios, para ser el Rey de Reyes y Señor de Señores, siendo símbolo de amor de Dios para toda su creación, además de ser la figura más exaltada.

    “Y miré, y oí voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.

    Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 5:11-13)

    Ese Cordero que habla la palabra es el que permite la reconciliación completa de Dios ante toda la humanidad, permitiéndole alabar a Dios y tener esa salvación que Él promete a todos lo que creen en su nombre.

    Como se puede ver al hablar de Jesús como el Salvador de la humanidad es el personaje más importante de toda la historia, y la Biblia enseña muchos términos con el que se refieren al hijo de Dios.

    También deberías leer: Cuando Dios Dice No: Reflexión Para La Vida

    Jesús llegó a la tierra para transformarla de una forma sin igual, permitiendo cortar el velo que los separaba, de tal forma que aun en el mundo de la historia está enmarcada antes de Cristo (A.C) y después de Cristo (D.C), por lo que su legado permanece de forma eterna.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir