Gálatas 2:20 Crucificados Con Cristo: Significado Según La Biblia

En su carta a los Gálatas 2:20  el apóstol Pablo escribió que había sido “crucificado con Cristo” y, como resultado, Pablo ya no vivía. ¿Significa esto que Pablo colgó en la cruz con Jesús y fue crucificado junto con él físicamente? Obviamente no. Entonces, ¿qué quiso decir Pablo con “crucificado con Cristo”? La vida y la muerte a las que aquí se alude son espirituales, no físicas.

En el versículo anterior, Gálatas 2:19, Pablo declara que en Cristo llegó a ser muerto a la Ley, insensible a ella de la misma manera que la muerte física hace a una persona insensible a todos los objetos e influencias circundantes. Pablo dice que se volvió insensible a la Ley como un medio de justificación. Perdió su poder sobre él y dejó de influenciarlo.

Pablo también estaba muerto al mundo, a la ambición y al amor al dinero, al orgullo de la vida y al dominio del mal y de las pasiones odiosas. Perdieron su poder sobre él; dejaron de influenciarlo. Ellos también fueron crucificados con Cristo.

¿Que significa Gálatas 2:20?

El apóstol expresa en este pasaje que :

Con Cristo he sido crucificado; ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí

(Gálatas 2:20)

Estoy crucificado con Cristo.

No literalmente, porque así sólo los dos ladrones fueron crucificados con él, sino espiritualmente; Cristo fue crucificado por él en su habitación y en lugar de él, y así fue crucificado con él, y en él, como su cabeza y representante. Cristo sostuvo a las personas de todo su pueblo, y lo que hizo y padeció fue en su nombre y por causa de ellos, y así fueron crucificados y padecieron con él, como se dice que fueron sepultados con él, y que resucitaron con él, y que se sentaron juntos en lugares celestiales en él.

Cuando somos crucificados con Cristo por la fe en él, debemos rendir completamente todo deseo y ambición egoísta a la perfecta voluntad de Dios. La autopromoción y los deseos autocomplacientes son el obstáculo más grande entre el hombre y la salvación porque es la naturaleza del hombre querer complacerse a sí mismo, y este auto-reconocimiento es un bloque de construcción para el pecado.

Todo pecado surge del deseo de agradarse a sí mismo, y esto es lo que debe ser crucificado con Cristo en la entrega a la voluntad de Dios antes de que la salvación pueda dar fruto. Esto, como atestigua Pablo, es un proceso continuo porque la naturaleza pecaminosa, la cual ha sido crucificada con Cristo, todavía reside dentro de la carne, la cual todavía está muy viva (ver Romanos 7:18-25).

El hombre no puede vencer su naturaleza pecaminosa heredada por sí mismo y necesita el poder y la ayuda del Espíritu Santo para hacer que esto suceda, pero la entrega de su propia voluntad a la  voluntad de Dios es esencial para la eliminación de la poderosa motivación y esclavitud de su propio deseo.

Gálatas 2:20 Crucificados con Cristo

Esto es parte del arrepentimiento. El verdadero arrepentimiento no es sólo pedir perdón por el pecado, sino que también es una voluntad y deseo de cambio que se ajusta a la voluntad de Dios. Es la entrega del propio control y voluntad al poder y voluntad del Espíritu Santo que es el comienzo de ser crucificado con Cristo.

Este principio trae una vivíficación del Espíritu Santo dentro del hombre.

Que trae una nueva vida espiritual en él al nacer de nuevo del Espíritu de Dios. Los viejos deseos corruptibles son reemplazados por una motivación nueva y más poderosa para experimentar la santidad de Dios. La tentación de los antiguos caminos corruptibles que lo esclavizaron al pecado es derrotada, no por el propio esfuerzo del hombre para luchar contra su naturaleza corruptible, sino en la entrega de su propia voluntad a la voluntad de Dios (ver 1 Pedro 1:23).

Esto prueba ser un gran desafío para mucha gente porque intentamos controlar nuestra naturaleza pecaminosa por nuestra cuenta con el resultado de que al repetirse el resultado cae en las mismas viejas y pecaminosas maneras en que están tratando de escapar.

Si hubiera sido posible para el hombre vencer su naturaleza pecaminosa por su propio poder y voluntad, no habría habido necesidad de que Jesús muriera por nuestros pecados. El hombre podría simplemente haber vencido su naturaleza pecaminosa, obedecido la Ley Mosaica, y dejado de pecar por sí mismo por el poder de su propia voluntad.

Lee También:  La Clave Para Tener Un Cambio De Vida, "Romanos 12:2"

Pero debido a que el hombre no es capaz de negar su naturaleza pecaminosa por sí mismo, por la gracia de Dios, al hombre se le ha dado esta victoria a través del don del renacimiento espiritual si está dispuesto a rendirse completamente en contrición arrepentida a la voluntad de Dios. Jesús vino para destruir las obras del diablo (ver 1 Juan 3:8).

Muchos cristianos quieren ser obedientes pero continúan tropezando en el pecado porque tratan de aferrarse a partes del viejo yo que creen que son capaces de controlar. Esta es una razón contraproducente que se basa en la idea de que el hombre se salva a sí mismo por medio de sus propias obras.

La Biblia nos enseña que nada de lo que un hombre hace puede salvar su alma, y la salvación es sólo por la gracia de Dios (ver Efesios 2:8-9). A través de este don de la gracia, el hombre puede nacer de nuevo y se le puede dar una nueva naturaleza para reemplazar al viejo yo pecaminoso. Debe nacer de nuevo si quiere ver el reino de Dios (Juan 3: 3), y si ha de nacer de nuevo, su naturaleza pecaminosa debe ser crucificada con Cristo, y debe ser lleno del Espíritu Santo de Dios.

Te invitamos a leer: “La Iniquidad; El Cuerpo Del Pecado En La Vida Del Creyente Y Del Inconverso.”

Y ya no vivo yo

No el mismo yo de antes, sino otro hombre, una nueva criatura: no vivía ahora como en su estado de no regeneración, y mientras estaba en el judaísmo; no era ahora Saulo el blasfemo, el perseguidor, y persona injuriosa; tampoco vivía ahora Saulo el fariseo: o la vida que él tenía no era de su propia obtención y procuración; su vida de justicia no era de sí mismo, sino de Cristo; su ser vivificado, o tener principios de vida y santidad implantados en él, no era por sí mismo, sino por el Espíritu; y la vida santa y la conversación que él vivió no era debido a sí mismo, a su poder y fortaleza, sino a la gracia de Dios; o no era propiamente él mismo, o tanto él que vivía.

Debe ser entendida, no de su vida natural, sino de su vida espiritual; la vida de justificación vivió, por la fe, en la justicia de Cristo; y la vida de santificación que tuvo de Cristo, por las influencias vivificadoras de su Espíritu, en virtud de las cuales anduvo en novedad de vida. El creyente es una paradoja, está muerto a la ley, y “vive” para Dios; está crucificado con Cristo, y sin embargo vive por él; sí, un Cristo crucificado vive en él.

Mas vive Cristo en mí.

Que no sólo fue el autor y mantenedor de su vida espiritual, sino la vida misma; se formó en su alma, habitó en su corazón, se unió a él, fue uno con él, de donde surgieron todos los principios vitales y todas las acciones vitales, y fluyó toda la comunión y todas las comodidades de una vida espiritual.

Y lo que ahora vivo en la carne.

En el cuerpo, mientras estaba en este estado mortal, por el cual distingue la vida espiritual que tenía de Cristo, y por medio de la vida de Cristo en él, tanto de la vida natural de su cuerpo, como de la vida eterna que esperaba vivir en otro mundo; y que, dice él.

Lo vivo en la fe del Hijo de Dios.

Es decir, no la fe que Cristo, como hombre, tenía, sino la fe de la cual él es el autor y el objeto, por la cual vive el hombre justo; no sobre ella, porque el creyente no vive sobre ninguna de sus gracias, no, no sobre la fe, sino por la fe en Cristo, el objeto; buscando en él perdón, justicia, paz, gozo, consuelo, toda provisión de gracia y salvación eterna: cuyo objeto se describe como “el Hijo de Dios”; que es verdaderamente Dios, igual a su Padre; de modo que no vivió sobre una criatura, ni abandonó la fuente de agua viva, sino sobre el unigénito Hijo de Dios, que está lleno de gracia y de verdad; de quien además dice queme amaba.

El cual me amó

Antes de la fundación del mundo, desde la eternidad, antes de su amor a él; y libremente, sin consideración alguna al valor o al mérito, y aunque era un blasfemo y un perseguidor; y él personalmente, y particularmente, en una manera distintiva, de la cual él tenía un conocimiento y una aplicación especiales por el Espíritu de Dios; y era una razón, un argumento que lo limitaba, y prevalecía en él para vivir a quien lo amaba, y murió por él, o, como él agrega.

Lee También:  Proverbios 31:10 - 11 Características De Una Mujer Virtuosa.

Y se entregó a sí mismo por mí

Todo su ser, su alma y su cuerpo, como en unión con su persona divina, en manos de la justicia y hasta la muerte, en su habitación y en su lugar, como ofrenda y sacrificio por el pecado, y que hizo libre y voluntariamente; es una prueba fuerte y plena de su amor por él. Ahora bien, aunque Cristo dio su vida en rescate por muchos, y por sí mismo por toda su iglesia, y por todos los miembros de su cuerpo místico, el apóstol habla de este asunto como si se respetara a sí mismo singularmente, como si casi fuera la única persona por la que Cristo amó y por la que murió; lo cual muestra que la fe no trata a Cristo de una manera general, como el Salvador del mundo, sino con una consideración especial hacia el ser humano.

Nuestra crucifixión con Cristo nos libera completamente de la obligación de la ley. Tenemos una posición perfecta y permanente a los ojos de Dios. Dios considera que participamos en la crucifixión de Cristo para que no tengamos que merecer la salvación o la santificación. Lo recibimos como un regalo de Dios. Dios nos liberó de una orientación de desempeño y nos dio una posición privilegiada en Cristo.

Cuando Jesús nos engendra a un nuevo estado con Dios, ganamos nuevo poder para vivir la vida cristiana. Así como una flor obtiene su energía de sus raíces, así también nosotros obtenemos nuestra dinámica de Cristo.

Gálatas 2:20
La mayoría de la gente malinterpreta el punto de 2:20 aunque es un versículo muy popular. No podemos crucificarnos. Morimos a la ley en la crucifixión de Cristo. La ley no puede salvar o santificar. Vivimos nuestra vida nueva en Cristo por fe. Vivimos por fe, no por obras.

Cuando creemos en Cristo, reconocemos nuestra incapacidad de ser salvos o santificados por las obras. Sólo por nuestra identificación con Cristo en su muerte y resurrección podemos vivir la clase de vida que Dios espera. La desgracia de la cruz no está en Aquel que murió en ella, sino en nosotros que la hicimos indispensable.

Muerto al pecado

Por la fe mantenemos el pecado en la muerte donde pertenece. Nos consideramos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. El pecado no debe reinar en nuestras vidas, para que lo obedezcamos en sus concupiscencias Los deseos que experimentamos que van en contra de la voluntad de Dios. En otras palabras, un deseo de cualquier cosa pecaminosa. (Ver Santiago 1:1). También llamado “pecado en la carne”. Aunque la expresión “lujuri” se piensa a menudo en conexión con los deseos sexuales pecaminosos, las lujurias incluyen cualquier cosa que vaya en contra de lo que es bueno y justo a los ojos de Dios. (ver 2 Timoteo 2:22.; Gálatas; Romanos 6:11-12)

Tenemos tentaciones en nuestra vida pero no debemos obedecerlas. En otras palabras, estamos muertos a nuestros deseos. Hemos recibido poder para hacer esto al tomar esta posición de fe: muertos con Cristo, crucificados con Cristo.

Si Pablo pudo creer que fue crucificado con Cristo, debe ser posible para nosotros también. Por eso está escrito como un hecho: “Y los que son de Cristo han crucificado la carne”

La “carne” son todos los deseos pecaminosos, tentaciones, lunares, entre otros… que moran en la naturaleza del ser humano. Es la fuente de la tentación, y nada bueno habita allí. (ver Gálatas 5:19-21; Romanos 7:18; Gálatas 5:24; Romanos 8:5)

Una vida victoriosa

Entonces, ¿por qué vivir sin victoria? Llorar y quejarse de la continua derrota suena tan humilde, pero su raíz es sólo el pecado y la incredulidad. El mismo manantial no puede producir agua dulce y agua amarga. (Santiago 3:10-11)

Estar al pie de la cruz no ayuda; no fue al pie de la cruz que Jesús venció. Tenemos que subir a la cruz. Cuando la cruz se menciona en la Biblia, la mayoría de las veces no se refiere a una cruz física de madera, excepto cuando se describe específicamente la crucifixión de Jesús en el Calvario. “Tomar tu cruz” se refiere a la cruz metafórica de la que Jesús habla en Lucas 9:23. “Tomar tu cruz” es el acto de negar los pensamientos pecaminosos que surgen en ti. Ahí es donde Jesús venció a los principados y potestades y a todas las huestes del infierno. Ahí es donde nosotros también nos sobreponemos.

Te recomendamos leer: Cual Es El Significado Real De La Cruz De Cristo!

Compartir es sinónimo de bondad
Alexa

Seguidora de Jesús… Me encanta compartir todo lo que identifica a Dios como creador de los Cielos y la Tierra; y sobre todo lo que realmente edifique a las personas. Agradecida con él por permitirme hacer lo que me gusta escribir para Ustedes… “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Romanos 1:20”

También te recomendamos leer

Categorías Biblia

Deja un comentario