El Libro De Deuteronomio: Autor, Estructura, Discurso Y Propósito

El Libro de Deuteronomio es el quinto libro del Pentateuco en el que se describe una serie de código de leyes, que de forma estricta busca la exhortación al pueblo de Israel en las exigencias de las alianzas de convivencia.

Este libro contiene las palabras finales de Moisés a todo el pueblo de Israel antes de que entrarán a la tierra prometida de Canaán. Es conocido como la segunda ley, ya que en ellos se repite muchas de las leyes y mandamientos que formaban parte del convenio con Dios.

Índice

    Deuteronomio

    El Libro de Deuteronomio

    La palabra deutoronomio proviene de el término griego conocido como τὸ Δευτερονόμιον, que significa “Segunda Ley”, y de la palabra hebrea que es דְּבָרִים, y que se traduce como "estas son las palabras", que se puede referir a las palabras de Moisés como discurso de despedida al pueblo de Israel.

    Este término viene a describir ese último discurso con el que Moisés se dirigió a ese pueblo que llegaría a la tierra de Canaán, y él los ánimo y advirtió a cumplir el pacto con Dios, para no ser ingratos ante los favores recibidos por parte de Dios.

    Con este libro se buscaba evitar los infortunios que se vivieron durante la estadía en el desierto, y de esa forma hasta la llegada cercana del Jordán donde el Señor le entregó los mandamientos y leyes a Moisés para un nuevo pacto, y en ese lugar es donde Moisés muere cuando tiene 120 años de edad, para luego el ingreso de todo el pueblo hebreo a la Tierra Prometida.

    El Libro de Deuteronomio

    El libro de Deuteronomio es el quinto libro del Pentateuco o Torá, que componen el Antiguo Testamento.

    Tiene una redacción de modo directa, buscando persuadir el cumplimiento de las leyes divinas establecidas por Dios, al pueblo que había salido de Egipto.

    En este libro se cuenta los hechos vividos por el pueblo hebreo luego de consolidarse el segundo pacto hecho por Dios con Moisés.

    Además de contener los procedimientos para la realización de rituales, la clasificación de los animales entre puros e impuros, las reglas morales en el matrimonio y las relaciones sexuales, entre otro tipo de situaciones de convivencia.

    En este quinto libro del pentateuco según el canon hebreo del libro lo llamaron como "Devarim", que tiene el significado de “palabras”, y el que se deriva del inicio del libro de Deuteronomio.

    «Estas son las palabras que habló Moisés a todo Israel a este lado del Jordán en el desierto, en el Arabá frente al Mar Rojo, entre Parán, Tofel, Labán, Hazerot y Dizahab» (Deuteronomio 1:1)

    Autor del Libro de Deuteronomio

    El autor del libro de Deuteronomio es Moisés, ya que durante la escritura del libro se puede ver a Moisés cumplir la función establecida como legislador de Israel además que él era una especie de líder redentor del pueblo Hebreo.

    «Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis; conforme a todo lo que pediste a Jehová tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: No vuelva yo a oír la voz de Jehová mi Dios, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera.

    Y Jehová me dijo: Han hablado bien en lo que han dicho. Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta» (Deuteronomio 18:15-19)

    Año que se escribió el Libro de Deuteronomio

    Moisés hizo la pronunciación de estos discursos que son registrado en este libro 40 años después que el Señor los sacó del Egipto, mientras acampaban en el lado este del río Jordán, en las afueras de la tierra prometida.

    «Estas son las palabras que habló Moisés a todo Israel a este lado del Jordán en el desierto, en el Arabá frente al Mar Rojo, entre Parán, Tofel, Labán, Hazerot y Dizahab. Once jornadas hay desde Horeb, camino del monte de Seir, hasta Cades-barnea.

    Y aconteció que a los cuarenta años, en el mes undécimo, el primero del mes, Moisés habló a los hijos de Israel conforme a todas las cosas que Jehová le había mandado acerca de ellos, después que derrotó a Sehón rey de los amorreos, el cual habitaba en Hesbón, y a Og rey de Basán que habitaba en Astarot en Edrei.

    De este lado del Jordán, en tierra de Moab, resolvió Moisés declarar esta ley, diciendo: Jehová nuestro Dios nos habló en Horeb, diciendo: Habéis estado bastante tiempo en este monte.

    Volveos e id al monte del amorreo y a todas sus comarcas, en el Arabá, en el monte, en los valles, en el Neguev, y junto a la costa del mar, a la tierra del cananeo, y al Líbano, hasta el gran río, el río Eufrates.

    Mirad, yo os he entregado la tierra; entrad y poseed la tierra que Jehová juró a vuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, que les daría a ellos y a su descendencia después de ellos» (Deuteronomio 1:1-8)

    Dicha composición de todos los discursos dados por Moisés se sitúan en el siglo VIII A.C., y después de la destrucción de Samaría el libro quedó en el templo de Jerusalén. Y es en el año 622 A.C., es cuando el rey Josías ordenó reparar el Templo, y se encontró el “libro de la Alianza”, y dicho libro era el de Deuteronomio

    «Entonces el rey mandó reunir con él a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. Y subió el rey a la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová.

    Y poniéndose el rey en pie junto a la columna, hizo pacto delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto» (2da. Reyes 23:1-3)

    Por otra parte, el libro de Deuteronomio Abarca un período de más de 2 meses durante el año 1473, siendo escrito en las llanuras de Moab que plasma cuatro discursos, un cántico y la bendición declarada por Moisés a todo el pueblo de Israel que estaba en los límites de Canaán.

    Estructura del libro de Deuteronomio

    El libro de Deuteronomio está estructurado como una diversidad de discursos, que fueron dirigidos por Moisés a todo el pueblo hebreo antes de la entrada a la tierra prometida, este tipo de forma literaria explica cada una de las circunstancias que dieron origen a la composición de este libro.

    En este sentido, los sacerdotes levíticos extendieron la actividad de Moisés, al proclamar en las celebraciones de la alianza del Señor con su pueblo, y en esas celebraciones no se limitaban a repetir la ley fijada, sino que cada día la actualizaban a fin de responder a las nuevas situaciones y necesidades de convivencia que se daban en el pueblo.

    De este modo, cada una de las leyes que contienen estos códigos tradicionales de Israel estaba siendo enriquecido con elementos originales, que se convirtieron en la legislación del libro de Deuteronomio, entre los aportes más destacados están las prescripciones contra la idolatría, la ley sobre la unidad del Santuario, con la función de contrarrestar la influencia de Baal y los cultos paganos.

    Este libro del Antiguo Testamento se destaca por tener un lenguaje solemne, pero a la vez directo buscando mostrar la incondicional fidelidad de Dios, buscando hablar desde el corazón por la preocupación que tenía Moisés en que el pueblo se desviará de la adoración de Dios.

    En su narración en la que se dirige de forma plural, con una característica en el que se interpela a todos los oyentes de forma representativa, buscando medir la responsabilidad de cada uno de los oyentes, con respecto a cada uno de los mandatos establecidos.

    El libro de Deuteronomio viene a marcar al pueblo hebreo como la guía de vida, que estaba inspirada a través del testimonio de los profetas, que se encontraban en los escritos sapienciales, y en las tradiciones históricas que son reflejadas en el pentateuco, desde los tiempos de los patriarcas hasta la entrada a la Tierra Prometida.

    Discurso de Moisés en el Libro de Deuteronomio

    En el libro de Deuteronomio está estructurado por los discursos narrados por Moisés, que tenía las siguientes características:

    • Introducción del Discurso de Moisés

    Para introducir Moisés inició con un relato de forma histórica, en el que se narra al pueblo todo lo que se vivió desde la experiencia de Horeb, hasta asentarse en la tierra prometida, recordando cada uno de los hechos que Dios se manifestó para salvar a su pueblo. (Deuteronomio 1al 5).

    • Primera Parte del Discurso de Moisés

    Con esta primera parte del discurso realizado por Moisés en el libro de Deuteronomio se repite cada uno de los diez mandamientos, sintetizando cada una de sus expresiones, buscando el entendimiento que debía tener cada uno de los oyentes para no desviarse del verdadero Dios. (Deuteronomio 5 al 12).

    • Segunda parte del discurso de Moisés

    En esta fase del discurso emitido por Moisés se reflejan diversidad estatuto relacionados con el decálogo en el que se disponen los siguientes términos:

    1. Disposiciones de carácter ceremonial.
    2. Disposiciones de carácter civil y criminal.
    3. Disposiciones de carácter ceremonial que se centralizan del culto en un lugar.
    4. Disposiciones de carácter civil y criminal donde se incluyen el nombramiento de los jueces
      (Deuteronomio 12 al 17)

    «Guardarás el mes de Abib, y harás pascua a Jehová tu Dios; porque en el mes de Abib te sacó Jehová tu Dios de Egipto, de noche. Y sacrificarás la pascua a Jehová tu Dios, de las ovejas y de las vacas, en el lugar que Jehová escogiere para que habite allí su nombre.

    No comerás con ella pan con levadura; siete días comerás con ella pan sin levadura, pan de aflicción, porque aprisa saliste de tierra de Egipto; para que todos los días de tu vida te acuerdes del día en que saliste de la tierra de Egipto…

    …No podrás sacrificar la pascua en cualquiera de las ciudades que Jehová tu Dios te da; sino en el lugar que Jehová tu Dios escogiere para que habite allí su nombre, sacrificarás la pascua por la tarde a la puesta del sol, a la hora que saliste de Egipto…

    …Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita que habitare en tus ciudades, y el extranjero, el huérfano y la viuda que estuvieren en medio de ti, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner allí su nombre.

    Y acuérdate de que fuiste siervo en Egipto; por tanto, guardarás y cumplirás estos estatutos. La fiesta solemne de los tabernáculos harás por siete días, cuando hayas hecho la cosecha de tu era y de tu lagar…Siete días celebrarás fiesta solemne a Jehová tu Dios en el lugar que Jehová escogiere; porque te habrá bendecido Jehová tu Dios en todos tus frutos, y en toda la obra de tus manos, y estarás verdaderamente alegre.

    Tres veces cada año aparecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la fiesta solemne de los panes sin levadura, y en la fiesta solemne de las semanas, y en la fiesta solemne de los tabernáculos. Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías; cada uno con la ofrenda de su mano, conforme a la bendición que Jehová tu Dios te hubiere dado…

    …Jueces y oficiales pondrás en todas tus ciudades que Jehová tu Dios te dará en tus tribus, los cuales juzgarán al pueblo con justo juicio. No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos.

    La justicia, la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da. No plantarás ningún árbol para Asera cerca del altar de Jehová tu Dios, que tú te habrás hecho, ni te levantarás estatua, lo cual aborrece Jehová tu Dios» (Deuteronomio 16:1-22)

    • Tercera parte del discurso de Moisés

    En esta parte del discurso dado por Moisés se establecen las leyes de la guerra, se determinan las leyes de purificación, además del trato de los prisioneros de guerra, la disciplina ante los hijos rebeldes, las disposiciones sobre el trato a los animales y las relaciones matrimoniales, la prohibición de la prostitución y los términos de los préstamos entre la comunidad, culminando con la presentación de las primicias ante Dios. (Deuteronomio 20 al 27).

    • Conclusiones del discurso de Moisés

    Con las últimas palabras Moisés les advierte a todos los oyentes que deben obedecer al Señor ya que de no hacerlo podrían ser desechados, y profetiza que aquellos que obedezcan a Dios podrán ser bendecidos terrenalmente y espiritualmente. (Deuteronomio 28 al 30)

    • Despedida de Moisés

    Luego de terminar las palabras Moisés realiza un cántico de alabanza a Dios, para recordarles a todos los hebreos la importancia de los mandamientos dados por Dios. Posterior a ello recibe la orden de subir al monte, donde puede ver desde lejos la Tierra prometida, y luego morir. (Deuteronomio 31 al 34).

    Propósito del Libro de Deuteronomio

    El libro de Deuteronomio es dedicado para exhortar al pueblo de Israel a que fuese fiel a Dios, poniendo como ejemplo aquella generación que vago en el desierto durante 40 años, permitiendo de esa forma detallar cada uno de los mandatos y preceptos que Dios había asignado al pueblo liberado.

    Su propósito estaba en enseñar al pueblo de Israel de forma detallada cada uno de los puntos más importantes establecidos en la ley, para establecer las reglas para una mejor convivencia entre el pueblo, y poder enseñar a todo el pueblo a la correcta adoración a Dios.

    Por otra parte, se destaca el amor y la bondad, la consideración como un vínculo de unidad de todo el pueblo libertado de Egipto. Se establece como mandato primario la adoración única a Dios como el único y verdadero merecedor de alabanza y culto.

    “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas”. (Deuteronomio 6:5)

    Para finalizar se puede decir que el libro de Deuteronomio es un libro que viene a resaltar a Dios como el único ente divino, y en el que se establecen diversidad de leyes que debían establecerse para que el pueblo no se desviará a la adoración a dioses paganos, y de esa forma cumplir el propósito como pueblo escogido por Dios.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más informacion