6 Características Que Determinan “El Hombre De Doble Ánimo”

El hombre de doble ánimo es alguien que está constantemente viviendo en un estado de esclavitud. La mitad de su ser, esta atada a un sin fin de emociones que hacen una doble vida: mente, y alma. Quizá una vive para Dios, mientras que la otra vive para su mal hábito. Por lo tanto, usted es de “doble ánimo”. Al considerar si esa experiencia describe o no su situación actual.

¿Que es el doble ánimo?

El doble ánimo es la falta de firmeza en el carácter el cual no ha sido renovado a través de la transformación del entendimiento. La persona se encuentra en el estado del viejo hombre. Y su característica principal es la inconstancia. Una persona que es inconstante, lo será “en todos sus caminos”, en toda las cosas que hace, en todos los ámbitos de su vida: familia, trabajo, congregación, finanzas. Suele se inconstante en todo. La palabra nos habla de que quien así haga no recibirá cosa alguna del Señor, nos dice. Diciéndolo de otra manera Dios no bendice ni puede confiar su obra a un inconstante.

Cómo es el hombre de doble ánimo.

Santiago escribe de la persona incrédula que es

Como una ola del mar, soplada y sacudida por el viento. Que el hombre no piense que va a recibir nada del Señor; es un hombre de doble ánimo, inestable en todo lo que hace.

(Santiago 1:6-8)

Un escéptico es una persona de doble ánimo. Jesús tenía en mente a tal persona cuando habló del que trata de servir a dos señores (Mateo 6:24). Como tal, es “inestable”, que viene de una palabra griega que significa “inestable, vacilante, tanto en su carácter como en sus sentimientos”.

Una persona de doble ánimo está inquieta y confundida en sus pensamientos, sus acciones y su comportamiento. Tal persona siempre está en conflicto consigo misma. Uno desgarrado por tal conflicto interno nunca puede apoyarse con confianza en Dios y en sus promesas de gracia.

Por consiguiente, el término inestable es análogo al de un hombre borracho incapaz de caminar en línea recta, balanceándose de un lado a otro. No tiene una dirección definida y como resultado no llega a ninguna parte. Tal persona es “inestable en todo lo que hace”.

El hombre de doble ánimo es inconstante

Los que son de doble ánimo no tienen la fe de la que se habla en Hechos 11:1-3. No podemos ser a la vez “ciertos” y dudosos, como lo es la persona de doble ánimo. Una parte de su mente está segura de algo, mientras que la otra parte duda.

Jesús expreso que nadie puede servir a dos señores. Estas palabras del Señor nos demuestran que Dios y las cosas de este mundo son de naturaleza tan opuesta que es imposible amar a uno completamente sin odiar al otro. Aquellos que intentan amar a ambos se volverán inestables en todos sus caminos.

Si alguien lucha con ser de doble ánimo, él o ella debe leer, estudiar y memorizar la Palabra, porque es la Palabra de Dios la que produce fe (Romanos 10:17). Y él o ella debe orar por la fe. Dios da gratuitamente lo que es bueno a los que se lo piden (Lucas 11:9-12), y es bueno pedir un aumento de fe (Lucas 17:5).

Características de una persona de doble ánimo

1) Posee influencias que alimentan su pensamiento.

El hombre de doble ánimo siempre está siendo desgarrado en dos direcciones. Él tiene una relación con Jesucristo como su Señor y Salvador, pero también tiene una relación con emociones inestables las cuales son pecaminosa. Es una distracción mental, e incluso puede tener un aspecto físico. Pero es una manera miserable de intentar vivir la vida cristiana.

Los síntomas de un hombre de mente doble se identifican fácilmente. Él o ella es incapaz de orar en fe debido a la duda, no temen a Dios, aunque las Escrituras declaran que el temor al Señor es el principio de la sabiduría.

El hombre o la mujer de doble mente están constantemente luchando en sus mentes entre su amor por Dios y su amor por las cosas de este mundo. Están inquietos en su fe porque no hay un compromiso total con Dios, sino un compartir el compromiso con Dios y con otras cosas o personas.

2) Tiene una historia con dos influencias.

Ningún cristiano se vuelve de doble ánimo de la noche a la mañana. Lleva algún tiempo desarrollar un deseo implacable de seguir un curso particular. Pero no se equivoquen. La historia tiene una forma de repetirse. Hasta que nos separamos de esa cosa que “apuñala a Jesús” todo el tiempo, nos encontramos continuamente en un estado de confusión interior.

Lee También:  5 Razones Por Las Que No Debes Avergonzarte Del Evangelio - Romanos 1:16

Incluso si usted ha caminado con el Señor por años, una vida de doble ánimo evita mucho que el Espíritu Santo obre en ti y a través de ti. Lo que cada creyente necesita desesperadamente es entregar completamente su corazón y mente al Señor.

3) Se encuentra comprometido en las decisiones de la mente

Satanás ha estado en su oficio por muchos siglos. Y así como él sabía lo que “desencadena” a emplear con Adán y Eva, ha descubierto una variedad de tentaciones que están destinadas a llevar a los creyentes a ser de doble ánimo. Satanás odia ver a los creyentes totalmente rendidos al Señor. El diablo sabe por experiencia pasada que cuando un cristiano se rinde completamente, Dios obra aún más milagros en las vidas de su pueblo.

Nuestro desafío como seres humanos pecadores es decir “no” al pecado y “sí” a una vida justa. Y no es como si este desafío sólo nos enfrentara una o dos veces por semana. Las tentaciones de compromiso nos rodean todo el tiempo.

4) Cuando el pensamiento es impulsando por la inconstancia, no recibe guía del Espíritu Santo.

El cristiano guiado por el Espíritu no está cediendo al compromiso. En vez de eso, él o ella está enfocado, lleno y fluyendo en el agua viva del Espíritu Santo. Es una manera maravillosa de pasar por la vida. Proporciona paz, poder y propósito.

El hombre de doble ánimo

La inconstancia, por otro lado, aumenta el deseo de caer en la tentación una y otra vez. Nunca tiene suficiente. Así que termina siendo de doble ánimo, y por ello, no se deja guiar por el Espíritu Santo. Sino que se inclina en los pensamientos de su mente. Al menos hasta que decida tomar la determinación y “sea limpio” ante el Señor y su cruz.

5) Vive sin tener una paz mental e interna

Sólo experimenta paz real en su corazón cuando la mente está bajo el control de Dios. No hay paz para el creyente que va contra su conciencia y contra la Palabra de Dios. Te sientes fuera de control. Te sientes atraído en la dirección de tu obsesión, en lugar de ser conducido suavemente río abajo por el río de la gracia y paz de Dios.

La mayoría de nosotros que hemos conocido al Señor por un tiempo hemos llegado a experimentar la diferencia entre la paz de Dios y la confusión de nuestros pensamientos. Realmente están en conflicto entre sí. Y es una batalla que no se detiene hasta que nuestra alma deja nuestro cuerpo en el punto de la muerte física.

6) Te entregas a los viejos hábitos  fácilmente.

A un creyente de doble ánimo le resulta casi imposible mantenerse alejado de la zona de peligro. Él o ella se mueve rápidamente en esa dirección al menor impulso. Cuanto más tiempo una persona se abstenga de ese mal hábito, más fácil será mantenerse alejado de él. Pero cuanto más “cortas esquinas”, más te encuentras encerrado en un lodazal de doble ánimo creado por ti mismo.

La Palabra de Dios dice que el hombre de doble ánimo es “inestable en todo lo que hace”. No es de extrañar que los viejos hábitos se mantengan indefinidamente en la vida de un creyente de doble ánimo. Esos viejos hábitos son simplemente el fruto de un corazón y una mente inestables.

Te encantaría ser atraído sólo por las cosas de Dios.

En lo profundo del alma de cada creyente está el deseo de vivir plenamente para Dios. Ese deseo fue plantado dentro de nosotros cuando nos convertimos a través de la fe en Cristo. En ese momento, el Espíritu Santo se instaló en nuestro cuerpo. Y de inmediato comenzamos a experimentar este deseo justo de hacer las cosas a la manera de Dios.

Ese deseo siempre estará ahí dentro del alma de un cristiano, aunque sea de doble ánimo. Pero la única manera de experimentar el gozo y la paz que Dios quiere para nosotros es volver a un enfoque unánime de la vida cristiana.

Ya sabes, como cuando conociste a Cristo por primera vez. Por su gracia, puedes volver allí. Después de todo, fue sólo su gracia la que te trajo a esta relación en primer lugar.

Él quiere recordar a los creyentes la importancia de tener una sola mente con Cristo. Como cristianos, debemos ser firmes, inamovibles, siempre sobresaliendo en la obra del Señor, porque sabemos que en Dios nuestro trabajo no es en vano.

¿Por que tenemos que ser de un sólo ánimo?

Jesús claramente declara en Mateo 6:24 que ninguna persona puede servir a dos señores. Porque aborrecerá a uno y amará al otro, o se aferrará al uno y despreciará al otro. Mucha gente quiere estar bien con Dios y al mismo tiempo estar bien con el mundo. ¡Es imposible!

Si estás bien con Dios, entonces estarás mal con el mundo. Si tienes razón con el mundo, entonces estarás equivocado con Dios. Esto es lo que significa ser una persona de doble ánimo, es decir, tratar de estar bien tanto con Dios como con el mundo al mismo tiempo.

Lee También:  Guárdame Como A La Niña De Tus Ojos... Clamor a Dios Por Protección

Te invitamos a que leas: Cómo Mantener Las Actitudes Correctas Para Caminar En Luz

¡Sólo puedes servir a un Maestro! Una persona de doble mente piensa tontamente que puede servir tanto a Dios como al dinero, a Dios y al mundo, o a Dios y al diablo, o a Dios y a sí mismo. Esto no es posible!

Dios nos muestra a través de las escrituras que si carecemos de sabiduría podemos pedírsela, porque el tiene para darnos a todos en abundancia y se nos dará; pero si estamos en una actitud vacilante con el Señor no podemos esperar que el nos de nada; ya que nosotros no nos comprometemos con él y con su palabra.

Todos necesitamos la sabiduría divina para poder discernir lo que es de Dios y lo que es del mundo o de Satanás mismo. ¿Cómo obtenemos la sabiduría divina de Dios? La Palabra de Dios es el vehículo que Él usa para dárnosla.

El temor del Señor es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santo es la inteligencia.

Proverbios 9:10

La verdadera sabiduría no puede ser encontrada aparte de Dios.

La cura para la doble mentalidad es simplemente creer que lo que Dios dijo en su Palabra es verdad. Su Palabra es infalible y no regresará a Él vacía, sino que logrará lo que Él la envía a hacer. Dios no es un Dios que comprometerá su Palabra y ciertamente no es un Dios de doble ánimo. Como pueblo de Dios, tampoco quiere que seamos personas de doble ánimo.  O le tomamos en su palabra o no.

El apóstol Pablo nos recuerda que sin fe es imposible agradar a Dios, porque el que se acerca a Dios debe creer que él existe, y que es galardonador de los que le buscan diligentemente.

Si queremos que Dios nos mire favorablemente, necesitamos vivir como Él quiere que vivamos con un solo corazón que cree, obedece y se mantiene firme en su verdad que se encuentra en su biblia.

Asegurémonos de creer que la Biblia es la Palabra de Dios infalible, inerrante e inmutable. Sobre esa premisa, aprendamos lo que Dios dice en su libro y permitámosle implantar convicciones de su palabra y establecer los diseños celestiales en nuestros corazones.

Si eres de doble ánimo, te insto a que te rindas a Dios en el día de hoy porque sólo en Él es donde se encuentra la verdadera estabilidad de la mente.

Dios nos ha provisto una manera de escapar de la doble mentalidad. Depende de nosotros aceptar o rechazar lo que Él nos ofrece. Independientemente de nuestra elección, no tenemos excusa porque Dios ha hecho su voluntad conocida al hombre a través de su Palabra y a través de la creación.

¿Cómo llevas tu vida? ¿En la estabilidad a través de la Palabra de Dios o en su propia manera de inestabilidad a través de la duda y la vacilación?

Para dejar de ser el hombre de doble ánimo debes:

Conseguir Ayuda

¿Eres el hombre de doble ánimo y necesitas la sabiduría del Señor? Todo lo que tienes que hacer es pedir y no dudar y Dios te lo dará libremente.

– Santiago dice que si te falta sabiduría, debes pedirla. Esta coyuntura es un punto crucial: ¿cómo se encuentra la sabiduría? Algunos hombres de Dios enseñan que todo lo que tienes que hacer es orar.

El hombre de doble ánimo debe determinar ser de uno solo

El Señor nos ha provisto  varios medios para que tengamos acceso a su sabiduría. Voy a nombrar algunos. Oración, la Palabra de Dios y a través de la guía de su Espíritu Santo Tenemos a nuestros pastores, maestros de escuela dominical, maestros de estudio bíblico y otros cristianos que pueden y quieren guiarnos a la Palabra de Dios y mostrarnos la sabiduría de Dios que está escrita en ella. Por último, tenemos la comunión con Dios. Hay cuatro elementos involucrados en pedir sabiduría.

El Señor ha puesto contramedidas que tienen pesos y contrapesos para asegurarnos de que tenemos Su pura sabiduría. Este enfoque multi-perspectivo nos impide ir a las zanjas de la conducta tonta.

Actúas por tu cuenta, habrá tentaciones de autoengaño y autosuficiencia.

  • Si estás “centrado en el Espíritu” sin el contrapeso de la Palabra de Dios y el pueblo de Dios, aterrizarás en el subjetivismo.
  • Si sólo usas la Palabra de Dios, puedes malinterpretarla y aplicarla mal.
  • Accedes a la comunidad de fe solo, el consejo puede no ser iluminado por el Espíritu o basado en la Biblia.
  • La sabiduría del Señor es necesaria, pero debes acceder a ella ampliamente. Recuerde, la sabiduría de Dios es libre, disponible y sólo tuvo acceso al camino de Dios. No hay otra manera!

Llamado a la acción

Debes determinar que vas a buscar la sabiduría del Señor. Y usar todos los “medios de gracia” disponibles para mantenerte centrado en la sabiduría de Dios. 

Como pueblo de Dios, determinemos gozosamente que no vamos a dudar de sus verdades, sus doctrinas y sus principios; sino que, con un solo corazón y mente e inquebrantables en nuestra fe, nos pararemos sobre lo que Él enseña en su Santa Palabra.

Si este post fue de bendición para tu vida por favor no dejes de compartir; y también sea de bendición para aquellos que lo necesiten. Conviértete en un instrumento de Dios para los que necesitan una palabra de aliento o para aquellos que no le conocen. Sé Bendición para otros…

Te recomendamos leer: Como Acercarme A Dios: 5 Actitudes Que Debes Tener Para Hacerlo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.