4 Cualidades Para Tener Un Corazón Según El Corazón De Dios.

A todos nos gustan los cumplidos. Pero como cristianos no podemos pensar en ningún cumplido más grande que ser descrito como un hombre o una mujer con un corazón según el corazón de Dios. Cuando ese elogio venga de Dios mismo. Aquí hay una persona cuya vida todos podemos beneficiarnos estudiando. Así describía Dios a David: “Este es un hombre según mi corazón” (Hechos 13:22; 1 Samuel 13:14). ¿Por qué pondría Dios una afirmación tan alta en este hombre?

¿Tener un corazón después del corazón de Dios como el que tenía David?

Espero que esta enseñanza de la vida de David, hombre que tenia el corazón conforme al de Dios sea provechoso para todos nosotros, pero también espero que sea especialmente provechoso para aquellos que son adolescentes y adultos jóvenes. Este hombre de Dios fue ungido como rey por el profeta Samuel cuando aún era un adolescente (aunque no asumió el trono hasta los 30 años).

Cuando estaba en la adolescencia mató al gigante Goliat. Escribió el Salmo 23 y quizás otros salmos, observando las ovejas de su padre. Las pruebas por las que David pasó de la mano de Saúl ocurrieron cuando David tenía veintitantos años. Así que su vida contiene mucha instrucción para aquellos en el lado joven de la vida.

Esto es especialmente importante en nuestros días, cuando existe la creencia común de que los adolescentes deben rebelarse. Lo esperamos y a menudo se convierte en una profecía autocumplida. Pero no es una norma bíblica. En la Escritura, hay muchos ejemplos, siendo David el primero, de jóvenes con un corazón para Dios. Claro, David carecía de la sabiduría de la experiencia. Necesitaba pruebas para refinarlo y madurarlo. Había “pecados de su juventud” de los que más tarde se arrepentiría (Salmo 25:7). Pero Dios comenzó a usar a David de una manera significativa cuando aún era adolescente.

4 Cualidades para tener un corazón según el corazón de Dios.

Vamos a centrarnos en 4 cualidades que marcaron a David como un joven con un corazón conforme al corazón de Dios, que debemos desarrollar si queremos ser hombres y mujeres según el corazón de Jehová:

Para tener un corazón que sea semejante al de Dios, debemos convertirnos, estar llenos del Espíritu, pasar tiempo a solas con Dios, y ser obedientes en las cosas pequeñas.

Debemos convertirnos.

Es más crucial al principio establecer el hecho de que David no era por naturaleza un hombre con el corazón semejante al de Dios. No poseía alguna bondad inherente que hiciera que Dios lo eligiera. En el Salmo 51:5 David declara: “Yo fui engendrado en la iniquidad y en el pecado me concibió mi madre”. Toda persona convertida reconoce que no hay nada en sí misma que la haya encomendado a Dios. Por naturaleza todos somos pecadores, en rebelión contra Dios.

Todos somos tercos y egoístas en vez de buscar a Dios (Romanos. 3:9-12, 23). Nadie merece nada más que el juicio de Dios.

David era justo por sus obras.

Y David no fue hecho justo delante de Dios por sus propias buenas obras. En el Salmo 32:1-2, David escribió: “Bienaventurado aquel cuya rebelión ha sido perdonada, y cuyo pecado ha sido cubierto. Bienaventurado el hombre a quien el Señor no imputa iniquidad”.

El Apóstol Pablo cita estos versículos en Romanos 4:7-8 en el contexto de argumentar que nadie es hecho recto ante Dios por sus propias buenas obras. Más bien, es por fe en la provisión de Dios. Así que estaríamos en el camino equivocado desde el principio si asumiéramos que David, por su propia voluntad, poder y esfuerzo era un hombre según el corazón de Dios y que Dios lo escogió sobre esa base.

Más bien, la conversión es la obra de Dios, y él había realizado esa obra en el corazón de David. David no escogió a Dios; Dios escogió a David y lo tomó del redil para pastorear a su pueblo (Salmo 78:70-71). Mientras que 1 Samuel 16 tiene referencia a la unción de David como rey, no a su conversión, el punto claro del incidente se aplica a los caminos de Dios en la salvación, es decir, que Dios escoge a aquellos a quienes el mundo a menudo pasa por alto o rechaza.

Samuel habría elegido a los hermanos mayores de David, no a David. El padre de David no consideraba a su hijo menor como un candidato suficiente ni siquiera para traerlo de los campos. Pero David fue la elección de Dios. Aun así, Dios escoge para salvación a aquellos a quienes el mundo rechazaría, para que nadie pueda jactarse delante de Dios (1 Corintios. 1: 27-31).

Me golpea como un ejemplo de la semilla sembrada en la tierra espinosa, que se ahogó y no dio fruto para la vida eterna. Pero aun así, Saulo tuvo algún tipo de experiencia espiritual dramática en la que “Dios cambió su corazón”, el Espíritu de Dios vino sobre él poderosamente, y profetizó (1 Samuel. 10:9-10). Si David tuvo una experiencia dramática similar, no está registrado en las Escrituras. Tal vez, como muchos que se convierten en la niñez, David no podría poner el dedo en una fecha o describir un cambio dramático.

Pero las vidas subsiguientes de los dos hombres van en direcciones opuestas. David siguió al Señor; el camino de Saulo estuvo marcado por una obediencia egoísta y parcial bajo un barniz de espiritualidad (1 Samuel. 13:8-14; 15:10-35). Aunque David tenía su parte de pecados, siempre confesaba y se apartaba de ellos, mientras que Saúl se comprometía y ponía excusas. David fue honrado por Dios, pero Saúl terminó su vida en desgracia.

Lee También:  6 Símbolos Y Títulos Que Representa A La Persona Del Espíritu Santo

La verdadera conversión surge en el corazón

La conversión genuina puede o no estar acompañada de alguna experiencia dramática o emocional. A veces una persona viene a Cristo en un encuentro dramático, como Pablo en el Camino de Damasco. Pero en otras ocasiones, una persona no puede poner el dedo en el momento en que se convirtió. Más bien, llega a una conciencia gradual de que Dios ha hecho una obra en su corazón.

Pero en todos los casos, la conversión genuina es una obra de Dios en el corazón humano en la que Él imparte nueva vida y un derecho ante Él basado en la obra de Cristo en la cruz. No se basa en el poder de la voluntad humana, sino en el favor soberano e inmerecido y en la elección de Dios (Juan 1:13; Romanos 9:10-18; Efesios 1:4-5; 2:8-9; Santiago 1:18).

Examinen a la luz de las Escrituras sobre este punto tan crucial. Entender algo muy claro y es que; crecer en un hogar cristiano, ser bautizado o unirse a una iglesia no significa que te hayas convertido. Orar para “invitar a Jesús a tu corazón”, tomar una decisión por Cristo, o tener una experiencia emocional espiritual no significa necesariamente que te hayas convertido.

Satanás no querría nada más que algunos de nosotros que asistimos a una iglesia regularmente pensemos que ya estamos convertidos cuando en realidad no lo es cierto!

Entonces, ¿cómo sabes si realmente te has convertido? Pablo exhorta: “Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; ¡pruebaos a vosotros mismos! (2 Corintios 13:5). Pedro nos dice: “Por tanto, hermanos, sed tanto más diligentes para aseguraros de su vocación y de elegiros; porque mientras viváis en esto, no tropezaréis jamás” (2 Pedro. 1:10).

Las Escrituras dan un número de pruebas de si la fe es genuina o espuria (por ejemplo, todo el libro de 1 Juan): Una persona verdaderamente convertida tendrá una creciente sensibilidad al pecado y se alejará de él (1 Juan 1:5-10). Crecerá en obediencia a Cristo y en amor a su pueblo (1 Juan 2:1-11). Él tendrá un creciente conocimiento y amor por la verdad de Dios revelada en su Palabra (1 Juan 2:2127). En resumen, aprenderá a apartarse de la búsqueda de sí mismo y a buscar las cosas de Dios (Lucas 9:23-24).

Una cosa más: Una persona convertida no será apática acerca de las cosas de Dios. Aquellos que son complacientes no ven su gran necesidad de Dios. Pero Dios dice que tales personas no conocen su verdadera condición, que son miserables, pobres, ciegos y desnudos, y que Él los escupirá de su boca a menos que se arrepientan (Apocalipsis 3:15-19).

Debemos estar llenos del Espíritu Santo.

Nota: 1 Samuel 16:13. Antes de Pentecostés, el Espíritu de Dios no habitaba permanentemente en todos los creyentes como lo hace en la presente era de gracia. Más bien, Él se encontró con algunos para permitirles desempeñar ciertos roles o tareas. También podía y dejó a los que no andaban rectamente (1 Samuel. 16: 14; Salmos. 51: 11). Cuando Samuel ungió a David para el trono, el Espíritu Santo vino sobre él poderosamente desde ese día en adelante. David era un joven marcadamente diferente debido al Espíritu Santo.

Si eres verdaderamente convertido, tienes al Espíritu Santo morando en ti (Romanos 8:9). Pero si estás tolerando el pecado en tu vida o estás viviendo para complacerte a ti mismo en vez de a Dios, estás apagando o afligiendo al Espíritu. Usted debe confesar todo pecado conocido y ceder consciente y continuamente al Espíritu Santo para que Él produzca su fruto en su vida  (Gálatas 5:16-23).

Una buena pregunta es: “Si el Espíritu Santo se retirara de mi vida, ¿cuánto tiempo me llevaría extrañarlo?”. ¿Somos tan rutinarios, tan dependientes, que podría continuar durante semanas y nunca darme cuenta de que el Espíritu había partido? También, debemos tener cuidado de darnos cuenta que la marca principal de una vida llena del Espíritu no son las señales y maravillas milagrosas, sino más bien el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23) y la resistencia gozosa en tiempos de prueba (Colosenses 1:11-12). Para ser un hombre o una mujer según el corazón de Dios, debemos convertirnos verdaderamente y debemos caminar diariamente en dependencia del Espíritu Santo.

Pasar tiempo a solas con Dios.

David estaba en el campo con las ovejas de su padre cuando un mensajero, sin aliento, se acercó corriendo y dijo: “El profeta Samuel está con tu familia y quiere que vengas”. Así que David fue y para desconcierto de todos, Samuel ungió a David (1 Samuel. 16:1-13). Dudo que alguien, excepto Samuel, entendiera en ese momento todo el significado de ese acto. Pero sabían que significaba algo. Entonces Samuel volvió a Ramá (16:13). ¿Y adónde fue David, el nuevo rey ungido? De vuelta a sus ovejas (16:19)! ¿Y qué hizo en el campo con esas ovejas? Afortunadamente, él no tenía un Walkman o un Watchman, ¡o no tendríamos los Salmos! David usó ese tiempo solo para desarrollar su relación con Dios.

El Salmo 23 probablemente fluyó de esos tiempos tranquilos con Dios. El Salmo 19 también puede haber sido escrito mientras estaba sentado en el campo, meditando en la revelación de Dios a través de la creación y a través de Su Palabra escrita.

David probablemente tenía un pergamino de los escritos de Moisés que leyó y pensó mientras estaba en los campos. También usó ese tiempo para desarrollar su habilidad como músico (16:18), expresando sus sentimientos de adoración hacia Dios a través de los salmos.

Si estas casado y tiene hijos en casa, probablemente tendrá que luchar para tener tiempo para estar a solas con el Señor. O eres soltero, tendrás que luchar para usar el tiempo que tienes a solas para crecer espiritualmente en vez de ceder a la tentación.

Si queremos ser hombres y mujeres según el corazón de Dios, debemos pasar tiempo a solas con Él. Algunas personas no soportan estar solas. Llenan cada momento con el ruido de la radio o la televisión. Sienten la necesidad de estar cerca de la gente constantemente. Pero no crecerás en las cosas de Dios a menos que pases tiempo a solas con Él.

Lee También:  Descubre Cuál Es Su Meta En La Vida y Las Ventajas De Conocerla, Te Llevara Al Logro De Ellas

Permítete formular algunas sugerencias prácticas al respecto:

Aprende a leer.

Algunas personas no son muy interesadas para leer. Pero la lectura puede ayudarte a fortalecer tu vida espiritual. Recuerde, la lectura es una habilidad aprendida. Incluso si no eres bueno en eso ahora, puedes aprender. Tal vez debería comenzar tomando un curso de lectura en la biblioteca o leyendo un libro sobre cómo leer mejor. Pero una vez que aprendes a leer, se abren tesoros de los más grandes cristianos de todos los tiempos. Nada ha ayudado más en la vida espiritual que la lectura.

El corazón de Dios

¿Qué debería leer?

Lo primero y más importante, ¡lea su Biblia! Léela una y otra vez, de principio a fin. George Muller leyó su Biblia más de 200 veces. Leyó su Antiguo Testamento hebreo siete veces! A medida que lea, no lo haga para tacharlo de su lista de cosas por hacer. Lee en oración, pidiéndole a Dios que se revele y que te muestre tu propio corazón, como miras a la obediencia. Si nunca lo ha hecho, sería un buen momento para leer toda la Biblia en un año.

Aprende a Orar.

Usa el tiempo a solas para estar en comunión con Dios. Lea y ore los Salmos, que reflejan la comunión de David con Dios. Estudie la oración del Señor y las oraciones de Pablo como modelos. Trate de aprender a tener comunión con Él en la oración.

Aprende a adorar.

Nuestra adoración pública los domingos debe ser un desbordamiento de nuestra adoración privada. Aprenda a adorar a Dios y a maravillarte de su amor en tu tiempo a solas con Él. Exprésate cantando (¡puede que tengas que estar realmente solo para hacer esto!). Dios busca a aquellos que le adoran en espíritu y en verdad.

Aprende a pensar.

No puedes pensar si nunca estás solo con Dios. Aprenda a evaluar la vida a la luz de su Palabra. Piensa en los eventos actuales, cosas que lees, cosas que otros dicen, tus circunstancias actuales, tus metas y las necesidades de tu familia a la luz de la verdad de Dios.

Para tener un corazón según el corazón de Dios, debemos convertirnos; estar llenos del Espíritu; pasar tiempo a solas con Dios. y finalmente:

Ser obedientes en las cosas pequeñas.

Cuando nos encontramos por primera vez con David, él está cuidando las ovejas de su padre, un trabajo que sus hermanos mayores despreciaban (1 Samuel. 17:28). El padre de David ni siquiera consideró a David lo suficientemente importante como para ser incluido en el gran evento con Samuel (16:11). Pero Dios vio la fidelidad de David en esta tarea aparentemente sin importancia. Era parte de su aprendizaje para dirigir la nación (Salmo 78:70-72). Se tomó su trabajo muy en serio.

Cuando un depredador atacó a una de las ovejas, David no se encogió de hombros y dijo: “¡Oh, bueno, no voy a arriesgar mi cuello por esa oveja tonta!” Él fue tras ella y la rescató (17:34-35).

Más tarde, Saúl se enteró de la habilidad de David como músico y lo convocó al palacio. Estoy seguro que mientras David tocaba su arpa en el campo, nunca soñó que algún día le abriría la puerta para tocar ante el Rey Saúl. Pero, cuando lo hizo, David sirvió bien en esta tarea más importante (1 Samuel. 16:14-23).

Luego vino la guerra con los filisteos. Los hermanos mayores de David se unieron a Saúl en el campo de batalla. ¿Pero dónde estaba David? De nuevo cuidando las ovejas de su padre, y sirviendo como mensajero para su padre (17:14-15). Cuando Isaí quería que David fuera a averiguar sobre el bienestar de sus hermanos, cuidadosamente hizo provisiones para sus responsabilidades de pastoreo y obedeció a su padre sin quejarse (17:20).

Cuando David llegó al frente de batalla y escuchó del desafío blasfemo de Goliat, comenzó a hacer algunas preguntas (17:26). Esto amenazó al hermano mayor de David, quien le hizo una pregunta sarcástica (17:28). David fácilmente podría haber devuelto el insulto por el insulto: “¡Menuda batalla, cobarde! ¿Por qué no vas tras Goliat?” Pero en vez de eso, David se mordió la lengua (17:29-30). Estaba aprendiendo a obedecer en su discurso (16:18).

Somos probados por la obediencia a Dios.

Ninguna de estas cosas representa un gran problema. Pero todos ellos se combinan para mostrar que cuando era adolescente David estaba aprendiendo a ser obediente a Dios en las situaciones insignificantes donde Dios lo colocó. Ya estaba ungido por el gran profeta Samuel. Podría haber dicho: “No voy a volver con esas ovejas tontas. ¡Consigue un sirviente para hacerlo!” O, “¡No soy tu chico de los recados! ¡Soy el futuro rey!”

La obediencia en las cosas pequeñas puede no parecer mucho, pero es como las pequeñas hebras que se tejen juntas para hacer una cuerda. Todos tendemos a sentarnos a desear que Dios nos use para alguna tarea importante, como matar a Goliat, sin darnos cuenta de que es la obediencia en las pequeñas tareas diarias que Dios pone ante nosotros que se entrelazan para hacer la cuerda que nos permite derribar a Goliat.

La fibra moral que nos permite atacar y derrotar los enormes problemas de la vida está constituida por los hilos de la obediencia en las pequeñas opciones morales a las que nos enfrentamos diariamente: la integridad, el control de los pensamientos equivocados, el cuidado del habla, el control de la ira, la sumisión a la autoridad.

¿Quieres que el propósito de Dios se cumpla en ti?

Empieza con tratar de tener el corazón según el corazón de Dios. Asegúrate de que realmente te conviertes. Depender conscientemente cada día del Espíritu Santo. Pasa tiempo a solas con Dios con frecuencia. Y, practica la obediencia en las pequeñas cosas que Él te da que hagas. Así es como Dios convirtió a David de pastor a gran rey. Cada persona que tiene un corazón según el corazón de Dios debe caminar de la misma manera.

Compartir es sinónimo de bondad

“Cercanía a Dios trae parecido a Dios. Cuanto más veas a Dios, más de Dios será visto en ti” — Charles Spurgeon.

También te recomendamos leer

Categorías Dios

2 comentarios en “4 Cualidades Para Tener Un Corazón Según El Corazón De Dios.

Deja un comentario