El Amor Es Una Elección O Una Decisión | Como Lo Establece La Biblia.

Este es un suave empujón a un eslogan popular. Hay verdad en decir, “el amor es una elección” o “el amor es una decisión”. Es verdad que si no quieres hacer el bien a tu prójimo, el amor te inclinará a “elegir” hacerlo de todos modos. Si tienes ganas de divorciarte, el amor te inclinará a “elegir” mantenerte casado y resolverlo.

Si te retraes del dolor de los clavos que te clavan en las manos, el amor te inclinará a decir: Hágase no mi voluntad, sino la tuya. Esa es la verdad que podemos escuchar en la declaración  de que el amor es una elección o  una decisión.

¿El amor es una elección o una decisión?

Decir que el amor es una elección suena como la tendencia a creer que el amor está en nuestro poder para actuar, incluso cuando no nos apetece. Suena como la tendencia a hacer de la voluntad -con sus decisiones- el agente moral decisivo más que el corazón, con sus afectos. Es como poner el listón demasiado bajo: Si puedes tratar bien a alguien, has hecho todo lo que debes.

Tanto en el nivel de querer hacer el bien, como en el nivel de querer el bien que no deseamos, dependemos totalmente de la gracia decisiva de Dios. Todo lo que honra a Cristo; tanto los afectos como las elecciones, son regalos para los inconversos (1 Corintios 4:7; Gálatas 5:22).

Debajo de la voluntad, con sus decisiones, está el corazón, que produce nuestras preferencias, y estas preferencias guían la voluntad. El que es bueno; de su corazón produce el bien, y el que es malo de su corazón produce el mal. Si nuestro amor es sólo una elección, aún no es lo que debería ser.

El amor de Dios por su pueblo es más que una decisión. 

El Señor se regocijará sobre vosotros con alegría; él os apaciguará con su amor; se regocijará sobre vosotros con grandes cantos

(Sofonías 3:17)

Nuestro amor por Dios es más que una decisión. Su palabra demanda que debemos amarlo con todo el corazón. Es decir, con todo lo que somos.

Lee También:  4 Razones Concretas Para No Abortar - Según La Biblia !!

Nuestro amor por nuestros enemigos es más que una decisión.

Jesús expreso que debemos amar a nuestros enemigos (Una oración para que nuestro enemigo sea bendecido sin un deseo sincero de que sea bendecido es hipocresía).

Es importante “más que una decisión”. Hay elecciones y decisiones cruciales que tomar en una vida de amor. Esas elecciones y decisiones son parte de lo que es el amor.

Jesús dijo que el mandamiento más grande es amar a Dios. Repetidamente lo mencionó a lo largo de la Biblia, Dios ordena a su pueblo que lo ame con todo su corazón y lo sirva sólo a Él (Deuteronomio 6:5; Josué 23:11). ¿Pero se puede mandar el amor? ¿Cómo podemos hacernos amar a alguien?

Puesto que el amor es ordenado, entonces debe estar dentro de nuestro poder, en Cristo, amar. El amor, por lo tanto, es una decisión que tomamos. Sí, el amor a menudo va acompañado de sentimientos, pero la emoción no es la base del amor. En cualquier situación dada, podemos elegir amar, sin importar cómo nos sintamos.

La palabra griega para “amor” usada en referencia a Dios es ágape, que significa “benevolencia, deleite, preferencia o buena voluntad”. Este es el tipo de amor que Dios tiene por nosotros (Sofonías 3:17; Juan 3:16). En 1era de Juan 4:19 dice: Que lo amamos porque el nos amo primero. Ya que Dios es amor y somos creados a su imagen, podemos amar como Él lo hace (1 Juan 4:16). Él ha puesto su capacidad de amar dentro de nuestros corazones. Luego nos enseña cómo amar demostrando cómo es el amor verdadero.

Amar a Dios comienza con una decisión.

Es una puesta a propósito de nuestros afectos (Colosenses 3:2). No podemos amar verdaderamente a Dios hasta que lo conozcamos. Incluso la fe para creer en Dios es un regalo de Él. Cuando aceptamos su regalo de vida eterna a través de Cristo, Dios nos da su Espíritu Santo. El Espíritu de Dios que mora dentro de un corazón creyente comienza a producir los rasgos de Dios, el primero de los cuales es el amor (Gálatas 5:22). Dios mismo nos capacita para amarlo como Él merece ser amado (1 Juan 4:7).

A medida que crecemos en el conocimiento y entendimiento de quién es Dios, comenzamos a amar las características que lo definen, tales como la sabiduría, la verdad, la justicia y la pureza. Y comenzamos a encontrar lo opuesto de esos rasgos repulsivos (Proverbios 8:13).

Lee También:  Que Es Blasfemia Contra El Espíritu Santo | Características.

El amor es una elección

Pasar tiempo con Dios hace que nuestros corazones tengan hambre de santidad, y encontramos satisfacción sólo en más de él. Aprender a adorarle “en espíritu y en verdad” (Juan 4:24) nos permite experimentar las emociones placenteras del amor. La emoción no crea amor, pero cuando elegimos amar, la emoción viene.

Las flores y el canto de los pájaros no hacen primavera; pero cuando llega la primavera, vienen con ella.

A. W. Tozer

Un obstáculo para amar a Dios.

No podemos servir a dos señores (Mateo 6:24), y tampoco podemos amar a Dios y al mundo al mismo tiempo.

No améis al mundo ni a nada en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él

(1 Juan 2:15)

Muchos creyentes hoy en día necesitan prestar atención a la palabra dada a la iglesia de Efeso: Has abandonado el amor que tenías al principio. La llamada es para un retorno consciente de los afectos sólo a Dios.

Otro obstáculo para amar a Dios es la mente. Nuestras mentes continuamente se oponen al conocimiento de Dios y desafían la fe que ha hecho su hogar en nuestros espíritus (2 Corintios 10:5). La duda, el enojo y la incomprensión pueden robarnos el placer más elevado de la vida, la intimidad con Dios (Filipenses 3:8). Estos obstáculos pueden ser superados a través del arrepentimiento y la determinación de buscar a Dios por encima de todo (Mateo 6:33; Jeremías 29:13). Para amar verdaderamente a Dios, debemos dejar de insistir en que Dios se explique a sí mismo para nuestra satisfacción. Tenemos que crucificar nuestro orgullo y nuestro derecho a aprobar sus caminos y permitirle ser Dios en nuestras vidas. Cuando reconocemos con humildad que sólo él es digno de nuestro amor y adoración, podemos abandonarnos a amarlo por quien él es.

Te recomendamos leer: El Amor De Dios – 13 Características De Su Manifestación En El Hombre

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.