Conoce Datos Importantes Sobre La Historia De Daniel En El Foso De Los Leones- ¡Te Fascinara!

182

Daniel en el foso de los leones nos enseña acerca de las promesas y la fidelidad de Dios, inclusive al sentir que todo está perdido. En la historia veremos cómo Daniel permanece en obediencia y cómo Dios usó a Daniel para salvar a una nación.

Esta historia sobre Daniel relata cómo llegó a Babilonia con Sadrac, Mesac y Abednego. Cada rey que iba y venía, a esa nación les gustaba el desempeño de estos hombres.  Por ser estos trabajadores honestos y duros. Siempre se les daban los trabajos más importantes, generando celos a los otros trabajadores del rey.

La posición de Daniel permaneció

Aunque los persas habían conquistado a Babilonia, nada había cambiado para Daniel. Una vez más, su sabiduría y unción lo habían distinguido entre los demás. El emperador persa el rey Darío quien era rey de Babilonia, decidió poner a Daniel a cargo de todo el país. Además nombro varios hombres para ayudarlo a gobernar y a dirigir la nación. Daniel, el líder de los consejeros, era un hombre que creía en Dios. Daniel hacia la voluntad de Dios y seguía los mandamientos del Señor su único Dios. Al resto de los hombres no les gustaba la actitud de Daniel. Por lo que sus compañeros tenían otros planes para Él y no lo querían a cargo.

Sabiendo que Daniel estaba tan comprometido con su Dios que nunca dejaría de adorarlo, sin importar lo que cueste. Aun así intentaron que lo despidieran ideando una manera de deshacerse de Daniel. Pero Daniel oró y obedeció a Dios para que no pudieran hacer nada en su contra.

Estos sabiendo que Daniel servía al Dios de Israel, se dijeron unos a otros que No podrían encontrar ninguna razón para que el rey despida a Daniel, la única manera de conseguir que desobedezca al rey es que hagamos una ley contra su Dios.

Cuartada para engañar al rey

Administradores y compañeros de Daniel fueron delante del rey Darío y le dijeron que ellos pensaban que era un gran rey. Que por su majestuosidad nadie debía orarle a otro que no fuese Él, porque Él era el único rey. Con el fin de apresar a Daniel, alentaron al rey Darío a hacer una nueva ley. Estableciendo un período de treinta días en todo el reino en el que todos debían orar solo al rey. A lo que el rey le pareció una gran idea y aprobando la propuesta, realizo una nueva ley.

Entonces el rey Darío ordeno que se hiciera la nueva ley en la cual la gente pudiera adorar y orar solo al rey.  Y si alguien adoraba u oraba a otros dioses, serían arrojados al foso de los leones hambrientos.  Para que estos comieran y mataran al quebrantador de la ley. Los administradores y colaboradores mintieron diciendo que todos los que trabajaban para el rey estaban de acuerdo. Pero por supuesto nunca hablaron con Daniel porque sabían que Él no estaría de acuerdo. El rey no lo sabía, así que hizo la ley y esta no podía ser cambiada.

La fe de Daniel lo habría de salvar

Cuando Daniel escucho hablar de la nueva ley, se comprometió en su corazón a permanecer firmes en su oración al Señor. Y continuo haciendo lo que siempre hacia. Se dirigió a su habitación abrió las ventanas y Daniel continuo orando tres veces al día en la ventana.

Los hombres luego de ver a Daniel orando en la ventana, fueron esos hombres rápida y directamente ante el rey. A informarle que Daniel estaba ignorando su mandamiento y le habían visto orar a su Dios tres veces ese mismo día. Cuando el rey oyó esto se sintió este devastado y triste por el agrado que sentía hacia Daniel, por lo que el rey no quería que Daniel muriera a causa de su nueva ley.

El rey intentó todo para conseguir que la ley fuera cambiada para impedir que fuera arrojado Daniel en el foso de los leones, pero los hombres vinieron a él y le recordaron que la ley no podía ser cambiada y Daniel tendría que ser castigado, el rey sabía que ya no podía ser cambiada dicha ley.

Daniel en el foso de los leones

Así que al final del día el rey dio la orden que trajera y arrojaran a Daniel en el foso de los leones, pero cuando los guardias escoltaron a Daniel hasta su muerte, se sorprendieron de la tranquilidad que irradiaba Daniel, a diferencia de otros condenados, Daniel no intentó escapar. Algunos de los guardias incluso notaron que Él parecía sonreír mientras oraba suavemente. Y cuando llegaron a la entrada del foso de los leones, se podía oír los rugidos de las hambrientas bestias. Aun así Daniel no se  resistió, porque la presencia de Dios ya estaba sobre Él.

Y el rey le dijo a Daniel que esperaba que su Dios a quien sirves y oras, te rescate. Luego una piedra grande y pesada rodó delante del foso y el rey regresó a su palacio con lágrimas en los ojos.

Un ángel de Dios sobre Daniel

Pero estando Daniel en el foso de los leones, Él no estaba solo. Donde habían oído solo rugidos de leones, ahora sólo había silencio, porque cada boca de los leones había sido cerrada, Daniel pudo sentirlo antes de que lo viera, Él ya sabía que estaba en presencia de un ser celestial. Cuando Daniel finalmente abrió los ojos, vio un enorme ángel que se elevaba sobre Él.

Daniel en el foso de los leones

Más tarde esa noche, con los leones salvajes a su alrededor Daniel disfrutó de un sueño tranquilo. Porque donde hubo rugidos de leones, ahora sólo había silencio, porque cada boca de los leones había sido cerrada totalmente por el poder del Dios vivo a quien oraba Daniel.

Esa noche el rey Darío no podía comer ni dormir, estaba tan preocupado por Daniel. El día siguiente, tan pronto como salió el sol, el rey se levantó y se dirigió rápidamente donde dejo a Daniel en el foso de los leones. Y acercándose le llamaba y gritaba

“Daniel, Daniel  Siervo del  Dios viviente, tu Dios a quien has servido continuamente, ¿te ha podido librar de los leones?”

El rey esperó en silencio una respuesta y de repente, Daniel le respondió

“Si mi rey, si mi Dios vive y para siempre, mi Dios envió un ángel quien cerró las bocas de los leones para que no me hicieran nada porque yo no he hecho daño alguno”

El contentamiento del Rey

El rey con mucha alegría ordenó inmediatamente que sacaran a Daniel del foso de los leones. Aun cuando estuvo toda la noche Daniel en el foso de los leones, no había ni siquiera un rasguño en Él porque confiaba en Dios. El rey sabía que los hombres lo habían engañado para castigar a Daniel, así que luego los castigó. Y el rey después de esto hizo una nueva ley, que decía que por la grandeza del Dios de Daniel, todos en el reino debían respetar al Señor Dios de Israel, que rescató a Daniel de los leones hambrientos.

También puedes leer: 9 Razones Para Creer En El Poder De la Cruz, Transforma Tu Vida Al Comprenderlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here