Cuando Pases Por Las Aguas Yo Estaré Contigo - Isaías 43:2

Cuando pases por las aguas yo estaré contigo, es una frase que se encuentra en el libro de Isaías, demostrando le bendición que otorga Dios a sus hijos, convirtiéndose en una promesa tangible ante las adversidades futuras del creyente.

Cuando Jesús estuvo en la tierra habló del padecimiento de tribulaciones, conflictos y angustias, que vivirían los creyentes, pero que confiaran en Él que no los desampararían ante las vicisitudes.

Índice

    Cuando Pases por las Aguas yo estaré contigo

    Cuando Pases por las Aguas Yo estaré contigo

    "Cuando pases por las aguas yo estaré contigo" es una frase que viene a dar confianza y fortaleza en medio de las dificultades, anunciando a todos los creyentes que Dios estará en todo momento a su lado.

    “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:2)

    Estas palabras fueron escritas por el profeta Isaías anunciando al pueblo de Israel que Dios los acompañaría en medio de todo su camino, que después de haberlos liberado del yugo de Egipto los restauraría y no los abandonaría, como lo dice en el versículo previo.

    “Ahora, así dice el Señor, Creador tuyo, Jacob, y Formador tuyo, Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú” (Isaías 43:1)

    Este anuncio hecho por Isaías está directamente relacionado con el pueblo de Israel, tomando como ejemplo a Jacob el hombre que fue engañador, pero luego fue restaurado por Dios y por medio de él formó a su pueblo.

    Está simbólicamente hablando sobre el futuro de la humanidad, donde hay un cambio de ese primer hombre que él formó del barro y luego se reveló llamado Adán, para luego por medio de otro hombre llamado Jesús permitió adoptar a toda la humanidad como hijos, y que puedan encontrar el descanso en su regazo.

    Esa formación que vivió Jacob como hombre y luego como pueblo, siendo cambiado su nombre a Israel, habla del amor de Dios al redimir a ese pueblo de Egipto, son esas personas que le pertenecen a Dios por medio de su creación trayendo el resultado de la redención.

    Importancia de la frase: "Cuando Pases por las Aguas yo estaré contigo"

    Cuando Pases por las Aguas Yo estaré contigo

    La frase escrita por el profeta Isaías e inspirada por el Espíritu de Dios, habla de lo vivido por el pueblo de Israel, ya que Él los había librado en el pasado cruzando el Mar Rojo, y luego el Río Jordán, es un anuncio directo ese pueblo que vivió la salvación de su mano poderosa.

    En esta cita bíblica no solo habla de salvarlos del agua, sino del fuego que puede hablarse de forma textual y simbólica de los procesos que le tocaría vivir como pueblo, y su fe ser probada en medio de las adversidades, como lo vivieron Sadrac, Mesac y Abed-nego al ser lanzados al horno de fuego, y ser salvados por el mismo Dios.

    “Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey.

    Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.

    Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego” (Daniel 3:24-27) 

    Es por ello, que el pueblo de Israel había pasado por mucha tribulación, y Dios permitió todo ello para disciplinarlo y hacerlos madurar, crecer, y desarrollar su carácter como pueblo escogido.

    “Porque yo, el Señor, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba a cambio de ti” (Isaías 43:3)

    Dios no rebajó su salvación a su pueblo, Dios empleó a estas naciones para darle forma, y permitirles por un tiempo ser llevada a ese horno o mar para que encontraran su camino, y permitir que Dios los restaurara y castigar a todos los que le habían hecho daño, pues su amor no cambia.

    “Porque a mis ojos eres de gran estima, eres honorable y yo te he amado; daré, pues, hombres a cambio de ti y naciones a cambio de tu vida” (Isaías 43:4)

    Ese amor que manifiesta Dios a Israel, lo declara en estas líneas, que hacen ver el corazón del Señor por su creación, a quien desea restaurar, ayudar, levantar y que tengan la convicción que su Creador no los abandonará.

    “No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu descendencia y del occidente te recogeré. Diré al norte: ¡Entrégalos! y al sur: ¡No los retengas; trae de lejos a mis hijos, y a mis hijas de los confines de la tierra” (Isaías 43:5-6)

    Ese pueblo que se refiere es todo el remanente fiel, esos hijos que están dispersos y a los que Él está buscando para darse a conocer, y que puedan saber que es su Padre, quien lo redime y lleva al destino profético de bendición al que están destinados.

    “Vosotros sois mis testigos, dice el Señor, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios ni lo será después de mí” (Isaías 43:10)

    Jesús pide Confiar y Tener Paz

    Cuando Pases por las Aguas Yo estaré contigo

    La frase cuando pases por las aguas yo estaré contigo, no solo es salvar a ese pueblo de Israel de esa época, Dios le está hablando a todos los creyentes en la actualidad, a ese pueblo que fue redimido a través del sacrificio de Jesús en la cruz, y que pasa por adversidades, pero de todas será librado.

    Del mismo modo, Jesús cuando estuvo en la tierra vino a recordar a todo el pueblo que confiaran en Dios, que vendrían dificultades pero debían tener fe y confianza en que todo obraría para bien.

    “…Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo…” (Juan 16:33)

    Dios envió a Jesús a la tierra y cumplió su propósito, que era salvar a toda la humanidad de las tinieblas, y permitir a su vez que entraran a ese lugar santísimo de su presencia, donde tendrían confianza para vencer las adversidades que les toque vivir.

    Jesús habla que "confiad, yo he vencido al mundo" , siendo una afirmación de lo dicho en el libro de Isaías, donde Dios ayudaría a su pueblo, y esta vez lo hace de forma tangible a los ojos de la humanidad, a través del sacrificio en la cruz de Jesús, para liberación de pecados.

    Se puede decir que Dios a través de esta frase cuando pases por las aguas yo estaré contigo, quieren que su perspectiva de fe sea absoluta creyendo en Él, porque todo lo que viven las personas están orientadas a llegar al destino profético al que están llamados.

    “Y sabemos que a los que a Dios aman, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme al propósito son llamados” (Romanos 8:28)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir