Cómo Permanecer La Fe En Dios

Cómo permanecer la Fe en Dios, es una pregunta que surge en los creyentes, quienes desean tener su absoluta confianza en Dios, y poder demostrar su amor al que todo lo hace posible, a pesar de las circunstancias que se pueda estar viviendo.

Todo ello es vital, ya que la fe se convierte en el motor que mueve la vida de las personas en Dios, además de ser un fruto espiritual que de forma diaria debe cuidar y desarrollarla, pues con ella se podrá demostrar la convicción de la existencia tangible de Dios en su vida.

Índice

    Cómo permanecer la Fe en Dios

    Cómo permanecer la Fe en Dios

    Para todo creyente es importante tener una fe auténtica y esta se logra cuando se sumerge en la presencia del Padre Celestial, reconociendo su absoluta soberanía en cada una de las circunstancias que pueda estar viviendo una persona, determinándose en el que guía los pasos de su vida.

    Es por eso importante saber cada una de las intenciones de Dios en las áreas de la vida de una persona, y comprender un poco lo pensamientos del Dios Todopoderoso, que siempre será de bien para la vida de las personas:

    “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.” (Jeremías 29:11)

    Es por ese motivo que se podrá fortalecer una fe auténtica, como la que tuvo Job quien en medio de las circunstancias difíciles que le tocó vivir no dudó, sino que se sumergió en oración, invocando al Todopoderoso adorando y alabando en medio del dolor, experimentando de esa forma la soberanía de Dios cada día, mientras buscaba el conocimiento de este ser divino, al cual servía.

    En este sentido, cada creyente debe tener la capacidad de seguir el ejemplo de cada uno de los héroes de la fe que es presentado en el libro de Hebreos 11, que permite conocer a estos hombres y mujeres que experimentaron la soberanía de Dios en sus vidas, y alcanzaron un verdadero conocimiento del Padre Celestial, haciéndolos permanecer en la fe.

    Al revisar cada uno de estos ejemplos valerosos que muestra las Sagradas Escrituras, el creyente debe estar cada día conectado a la fuente de la fe, para así lograr a través de la oración y comunión con el Espíritu Santo la revelación de quien es Dios en su vida, poder conocer sus preceptos y mandatos, que en su vida puedan ser activados los dones espirituales, el fruto del Espíritu, que le permitirá caminar firme ante las circunstancias adversas, porque confiará en que Dios está su lado.

    “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1)

    Cómo ser un Creyente con Fe en Dios

    Cómo ser un Creyente con Fe en Dios

    El ser humano se ha caracterizado en ser autosuficiente y creer que todo lo puedo obtener por sus talentos, actitudes y posibilidades que según su conocimiento provienen de él, pero es allí donde la mentalidad de las personas debe cambiar, porque cada cosa que tiene no es por voluntad propia sino por la de el Dios Todopoderoso, y si se pierde esa convicción estará cayendo en la negación a la fe en el creador de todas sus virtudes:

    “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6)

    Dios demanda a todos los creyentes en tener una auténtica fe, pero actualmente una de las mayores luchas que tienen es mantenerse firme ante la adversidad y confiar en que Dios tiene control de todo, es por ello importante estudiar las Sagradas Escrituras y ver cada uno de estos ejemplos de hombres y mujeres quienes en medio de la dificultad no negaron la fe, sino que fueron fortalecidos por Dios al depositar toda su confianza en Él.

    De este modo, es imprescindible comprender que la verdad de lo que significa la auténtica fe, es poder superar cada uno de los fracasos que puede vivir en el aapecto familiar, de negocios, de salud y de esa forma mantenerse estable en la fe, y seguir a Dios sin ningún tipo de variación, para poder ser aprobados como lo hicieron los siguientes personajes:

    El primero de ellos es sin duda Moisés, quien demostró tener una fe en Dios al dejarse guiar por Él luego que se le apareciera en una zarza ardiente y le hablara, superando una diversidad de obstáculos y limitaciones que se presentaron en el camino, y poder enfrentarse a Faraón, para poder dirigir con éxito la salida de los israelitas de Egipto.

    Otro personaje que demostró una gran fe en Dios fue Abraham, ya que él escuchó la voz del Padre, quien le indicó que debía salir de su tierra natal para dirigirse hacia una donde sería prosperado en todas las cosas. Del mismo modo, demuestra el mayor valor de fe relatado en la Biblia, cuando luego de tener la promesa de Dios de tener un hijo en sus brazos, Él se lo pidió como sacrificio, algo que Abraham se preparó para ello, algo que Dios detuvo porque demostró su absoluta dependencia en Él.

    Otro ejemplo de valentía y fe lo demostró un hombre llamado Job, quien luego de perder todo en su vida y permanecer con una enfermedad en su piel mantuvo su testimonio intachable delante de Dios, quien luego de verlo superar todas las pruebas presentadas se le apareció en medio de la tempestad, y lo bendijo de una manera sobrenatural cambiando su estado mayor que el postrero.

    Cada uno de estos ejemplos superaron adversidades y dificultades, y se mantuvieron firmes en la fe en Dios, logrando de esta manera la recompensa prometida que los convierten en esos hombres lleno de fe, que permanecen como ejemplo para todos los creyentes en Dios.

    Tener una Fe Genuina o una Costumbre religiosa

    Tener una Fe Genuina o una Costumbre religiosa

    ¿Cómo saber si tengo una fe verdadera en Dios? es una duda que tienen todos aquellos creyentes, y que puede ser respondida sin entender el verdadero significado de lo que es tener una auténtica fe, ya que todos hablan en demostrar su fe, en recitar el texto bíblico, o servir en la iglesia, donar a los pobres, y eso es demostración de una "auténtica" fe.

    Sin embargo, cada cosa que hagan son buenas obras que puede realizar una persona creyente en Dios, pero ¿esto representa una auténtica Fe? ya que hay que analizar si realmente existe una convicción en que Dios es real, o lo realizan por costumbre, si es una rutina o lo hacen por amor innato a Dios.

    Esta verdadera fe no se prueba cuando todo está bien sino cuando llegue a la dificultad, cuando existe algún tipo de enfermedad, un accidente, una muerte de un familiar, problemas económicos, son algunos ejemplos de estas situaciones donde la fe puede tambalearse y es allí donde se debe permanecer en fe.

    Sin embargo, cuando llega la adversidad muchas personas dejan de asistir a los cultos en la iglesia, o buscan otras formas de resolución de las situaciones, y cuando los problemas no se resuelven, o llegan las desgracias aún siendo los más dedicados en la obra de Dios, algo que puede generar un rencor a Dios desanimándose, por no ver los cambios en lo que piden.

    Esto produce en los creyentes la queja hacia Dios, e incluso se alejan de Él, ya que no aceptan la voluntad del Padre Celestial, y no lo buscan en medio de la circunstancia adversa que está viviendo, ya que una de las cosas más difíciles que tiene el ser humano es que no comprende y acepta la voluntad de Dios de forma fácil.

    Basado en esto se puede deducir que creer en Dios de una forma auténtica, va más allá de servir en algo en la iglesia, es poder acercarse a Él en todo tiempo y aceptar su voluntad, que es la base de la confianza en Dios, esa que no duda en medio de las circunstancias:

    “Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra” (Santiago 1:6)

    Es por eso que cuando llega la duda a la vida de la persona eso refleja debilidad en la fe, ya que eso puede producir el desquebrajamiento de la vida espiritual de una persona, alejándolo de la fuente esencial que es el Señor, y las promesas eternas que están destinadas a bendecir las vidas de todos aquellos que no dudan en el Todopoderoso.

    Ante eso los creyentes deben forjar su fe en la presencia de Dios, en buscarlo en cada momento y tener la convicción en que Jesús murió en una cruz para traerle victoria en todas las áreas de su vida:

    “Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe” (1 Juan 5:4)

    En ese sentido, lo que dice las Sagradas Escrituras se entienden que la verdadera fe está en tener la capacidad de mantener y conservar un corazón íntegro, adorador a Dios y que permita ser guiado por Él ante cualquier circunstancia y entorno.

    “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Más el justo por la fe vivirá.” (Romanos 1:17)

    Cada creyente debe ser capaz en poder comprender la voluntad de Dios, permitir que le guíe en cada momento sin importar la situación que esté viviendo, es poder caminar a ciegas con el invisible, y tomar las armas de la fe auténtica delante de Dios.

    “Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor” (2da. Pedro 1:5-7)

    Es Por ese motivo que la palabra de Dios enseña que muchos hombres vivieron dificultades, pero ante eso lo que hicieron fue reconectarse a la fuente de todas las cosas, y ese es Dios. Por ese motivo si en este momento estás pasando por alguna circunstancia difícil no es tiempo de que abandones, sino que puedas tener la capacidad de entender y buscar su voluntad que siempre será buena agradable y perfecta, y de ese modo poderse mantener firme el testimonio de fe en el Creador.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir