Como Entender La Mente De Cristo. 4 Maneras De Hacerlo

339

¿Qué significa tener la mente de Cristo, pero luchar con los retos de salud mentales como la depresión, la ansiedad o cualquier otro problema de salud mental? Veamos cuatro claves para descubrir una perspectiva bíblica alentadora que se relaciona con la depresión, la ansiedad y otros factores estresantes de la salud mental.

“Tenemos la mente de Cristo.” – 1 Corintios 2:16

4 maneras de entender la mente de Cristo

A continuación te explicaremos paso a paso como entender la mente de Cristo, en un proceso de salud mental, bien sea depresión, tristeza, u otra circunstancia que estés pasando; mas a bajo explicación paso a paso:

1.- La mente de Cristo es una perspectiva de verdad sobre ti

“Ahora, no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que podamos CONOCER las cosas que Dios nos ha dado gratuitamente.”  – 1 Corintios 2:12

La depresión y la ansiedad  pueden nublar nuestras emociones y pensamientos, lo que hace difícil “edificar tu santísima fe” para seguir creyendo en Él. Se puede sentir como si estuviera tomando cada gramo de vida para seguir creyendo. Sin embargo, tener la mente de Cristo no es una meta u objetivo espiritual, se trata más bien de nuestra identidad inherente en Cristo. Es saber lo que hemos recibido libremente en Él y cómo eso da poder a nuestras vidas.

La mente de Dios es una oportunidad para ver al Padre como Cristo lo ve. Entonces, cómo el Padre ve a Cristo, que en última instancia es cómo Él te ve a ti. Ahora somos parte de Su plenitud con todo favor/bendición espiritual (2 Corintios 3:18; Efesios 1:3-4; Colosenses 1:27).

La mente de nuestro Señor habla a su amor y a su Espíritu en reposo dentro de nosotros… una plena satisfacción de ser plenamente bendecidos como hijos de Dios (Juan 1:12, 16). Amigos, pueden descansar sabiendo que cuando los factores estresantes de salud mental nublan tu fe y están tratando de creer en Él, pueden descansar sabiendo que Él cree en ti.

2. La mente de Cristo asegura que siempre tienes Su presencia

“…que también hablamos, no en palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino en las enseñadas por el Espíritu, combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales.”  – 1 Corintios 2:13

Es común que las personas que viven con enfermedades de salud mental se sientan desconectadas o distantes de Dios. Ese sentimiento de “desconexión” se debe a los síntomas, no a que Dios se está separando. Tener la mente de Dios significa, por Su Espíritu, que siempre tienes acceso constante al corazón y a la naturaleza de Dios…. Su presencia!

Su presencia no es una emoción. A pesar de nuestras emociones, Él está en reposo dentro de nosotros (Juan 14:20).

Su presencia siempre viene con su naturaleza de dar y bendecir. Así, pues, por qué el apóstol Santiago escribió que cuando soportamos las pruebas (sí, esto incluye las dificultades de salud mental) todavía podemos crecer y levantarnos de las cenizas, “sin falta de nada”. El Apóstol Pablo nos animó a crecer (mejorar) a través de nuestras pruebas porque lo tenemos como nuestra esperanza (Romanos 5:1-5).

Además, el Apóstol Juan nos animó a que cuando nos sintamos solos con ningún otro cristiano que nos entienda profundamente o que esté allí para guiarnos, tengamos el Espíritu para enseñarnos y guiarnos (1 Juan 2:27). En última instancia, Jesús dijo que el Espíritu Santo, el COMODADOR, permanecería y nos guiaría (Juan 14:16, 26). Podemos celebrar porque la distancia de Dios es un mito…. ¡Nunca nos dejará!  Es un recurso increíble dentro. Al igual que tú, todavía estoy aprendiendo a entender la infinita majestad y belleza de esto!

3. La Mente de Cristo se enfoca en la nueva vida, no en los fracasos

Con la depresión y la ansiedad viene mucha autoevaluación y siempre tratando de descalificarse de la gracia. Esto puede llevar a una introspección constante y a tratar de trabajar de nuevo en la gracia de Dios. Pero la mente de Cristo no es para manejar el pecado o mantener las normas religiosas para de alguna manera querer “estar bien con Dios” u obtener más de sus bendiciones o favores.

Ya tenemos a Cristo dentro de nosotros ¿cuánto más favor o bendiciones podemos obtener que Cristo en nosotros (Colosenses 2:8-10)? Es más bien CONOCER cuán correctos somos ya con Él y el consuelo y la gracia con que hemos sido enriquecidos (2 Corintios 5:21).

Esto significa que la mente de Cristo puede ayudarnos a través de cualquier factor estresante de salud mental para ayudar a renovar la mente, reconstruir su corazón y realinear la vida para obtener resultados más grandes y saludables.

De hecho, Él te ayudará a guiarte hacia la gente correcta y saludable para ser parte de tu viaje. Él no empujará ni presionará, sino que encenderá un deseo de gracia y energía para igualar Su deleite para usted (Filipenses 2:13)! Debe sentirse simple, pero no sin algún reto (donde quiera que estés).

La mente de Cristo se siente más como un empujón en nuestra humanidad que los cielos abriéndose con una voz resonante y milagros rompedores. Una mujer que se enfrentaba a la depresión compartió que una mañana estaba sintiendo la oscura y agotadora nube y se retiró a la cama y apenas podía moverse.

Sin embargo, tenía una voz pequeña, inspiradora y amorosa que la guiaba a levantarse y salir a dar un pequeño paseo. Ella personalmente reconoció esto como el Espíritu de Dios que la impulsaba, porque cada pensamiento que la abrumaba era oscuro! Ella y este pensamiento motivador sabían que ir a caminar siempre la ayudaba a aliviar la depresión.

Cuando salió a caminar, la depresión no desapareció por completo, pero experimentó suficiente alivio como para llevar a cabo su día en lugar de regresar a la cama y llamar para decir que estaba enferma. Amigos míos, sugiero que así es como se ve “los cielos abriéndose” simplemente en el viaje diario!

Esto es lo que vemos a menudo dentro de nuestros grupos. Estos planes de estudio ayudan a las personas a descubrir cómo puede ser la gracia en su viaje de salud mental  mirando a través de la lente de la totalidad y la esperanza, no un pensamiento de “manejar el quebrantamiento”.

4. La mente de Cristo siempre te recuerda que “¡eres digno!”

La mente de Cristo significa que la mente de Dios acerca de ti ya está hecha… y Sus pensamientos acerca de ti son siempre buenos y agradables (Colosenses 1:12; Salmo 139:17). La mente de Cristo siempre abogará por su inocencia redimida, endosa Su amor por ti, y celebra que es Suyo!

Ya sea depresión, ansiedad o cualquier otro diagnóstico o circunstancia de salud mental, tenemos un Dios que nunca nos deja resolver nuestro dolor por nuestra cuenta. Tenemos un Dios amoroso que anhela ser misericordioso con nosotros y elevar nuestra perspectiva a una habitación de gracia.

Esta morada de gracia está en ti para la suficiencia de la fuerza y para ser revivida para un propósito mayor (Isaías 57:15). Ten paciencia a medida que avanzas en el viaje porque Él es paciente para que puedas mejorar…. Siempre está diciendo “¡Vales la pena!”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here