Caín Mata A Abel: Historia Y Consecuencias

Caín mata a Abel es una historia que muestra la Biblia y en el que se muestra lo peligroso que puede ser cuando una persona se deja dominar por las emociones, actuando de una forma incorrecta por dejarse llevar por los deseos carnales.

Este sentido la Biblia cuenta la historia de estos hermanos que presentaron ofrenda al Dios de los cielos, que culminó por la manifestación de los celos e ira por uno de los hermanos, que culminó pecando de una manera atroz trayendo consecuencias a su vida.

Índice()

    Caín y Abel

    La Biblia narra la historia de Caín y Abel, quienes fueron los primeros hijos varones de Adán y Eva, y al crecer cada uno de ellos tuvo una labor en las tierras donde vivían, uno era pastor de ovejas y el otro agricultor.

    “El hombre se unió a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín. Y dijo: ¡Con la ayuda del Señor, he tenido un hijo varón! Después dio a luz a Abel, hermano de Caín. Abel se dedicó a pastorear ovejas, mientras que Caín se dedicó a trabajar la tierra” (Génesis 4:1-2)

    Por lo que se puede ver que la llegada de Caín produjo gran alegría a sus padres, y de forma posterior nace Abel, quien se puede entender que eran contemporáneos en edades, aunque no se indica en la Biblia la diferencia exacta en años.

    Caín y Abel presentan ofrenda a Dios

    Caín mata a Abel

    La Biblia enseña que a pesar que Adán y Eva fueron expulsados del Edén, en su nueva vida diaria ellos adoraban al Dios de los cielos, por lo que enseñaron a sus hijos desde pequeños adorarlo sirviendo, adorando y presentando ofrendas en su nombre.

    Es por ello, que pasado el tiempo en el que cada uno de ellos desarrollaban habilidades en la tierra, cada uno de ellos dispuso un tiempo para presentar una ofrenda a Dios, que produjo para ver una respuesta de agrado mientras que la ofrenda de Caín no fue del todo positiva por parte de Dios.

    “Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante” (Génesis 4:3-5)

    Se puede ver que cada uno de ellos trajo una ofrenda delante de Dios, aunque la Biblia no detalla en el momento que debían entregarlas, se puede decir que pone en evidencia lo importante que era Dios, para cada uno de ellos.

    La historia en la Biblia narra que Caín era agricultor y cosechaba en la tierra, por lo que llevó los frutos de su cosecha, mientras que Abel siendo pastor de ovejas llevó lo primogénito de su rebaño.

    Sin embargo a pesar de que cada uno de ellos presentó la ofrenda en el tiempo estipulado, siendo fruto de su trabajo, solo fue vista con buenos ojos por Dios la ofrenda dada por Abel, produciendo la molestia de Caín.

    Caín mata a Abel

    Caín mata a Abel

    Desde el momento en que Caín observa que Dios ve con agrado la ofrenda de Abel y no la de él su corazón se llena de molestia e ira, pues la Biblia dice que "se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante", situación que lo llevó a actuar de una forma incorrecta.

    Todo esto surge por la actitud del corazón que tenía Caín, ya que no era como tal la ofrenda presentada sino el estilo de vida qué Caín llevaba delante de Dios, de tal manera que el Señor se lo enseña cuando le habla con él.

    “Entonces el Señor le dijo: ¿Por qué estás tan enojado? ¿Por qué andas cabizbajo? Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto. Pero, si haces lo malo, el pecado te acecha, como una fiera lista para atraparte. No obstante, tú puedes dominarlo” (Génesis 4:6-7)

    Se puede entender que el mismo Dios buscó enseñar a Caín lo que había hecho de forma incorrecta al entregar la ofrenda, y era su vida que estaba llena de pecado, por eso no era la mejor forma de presentarle una ofrenda a Dios, y debía corregir eso y aún lo anima en poder dominar el pecado en su vida.

    Sin embargo, a pesar de la enseñanza que le daba Dios Caín no rectificó esa molestia que sentía en su corazón, y permitió que la ira y los celos dominaran por completo sus acciones, llevándolo de esa forma a matar a su hermano Abel.

    “Caín habló con su hermano Abel. Mientras estaban en el campo, Caín atacó a su hermano y lo mató” (Génesis 4:8)

    Consecuencias que sufre Caín por matar a Abel

    Caín mata a Abel

    Luego qué Caín comete este pecado de matar a Abel eso produce en él unas consecuencias que le cambiarán por completo su vida, por lo que Dios al saber lo que había hecho habla con él, para poder lograr un arrepentimiento por parte de Caín, situación que no ocurre.

    “El Señor le preguntó a Caín: ¿Dónde está tu hermano Abel? -No lo sé- respondió-. ¿Acaso soy yo el que debe cuidar a mi hermano? -¡Qué has hecho! -exclamó el Señor-. Desde la tierra, la sangre de tu hermano reclama justicia.

    Por eso, ahora quedarás bajo la maldición de la tierra, la cual ha abierto sus fauces para recibir la sangre de tu hermano, que tú has derramado. Cuando cultives la tierra, no te dará sus frutos, y en el mundo serás un fugitivo errante” (Génesis 4:9-12)

    La Biblia muestra como Dios se acercó a Caín en búsqueda de hacerlo reflexionar y que se pudiese arrepentir del pecado cometido. Sin embargo Caín solo estuvo a la defensiva, sin mostrar ni un poco de dolor, por lo que había hecho con su hermano Abel.

    De modo que Dios al no ver un arrepentimiento por parte de Caín le indica el castigo que recibiría por haber matado a su hermano, y eso estaba determinado en no multiplicarse en su trabajo como agricultor, y que no tendría un hogar donde poder descansar.

    En este sentido Caín al saber el castigo que les deparaba en su vida tuvo temor, y aún pidió misericordia por parte de Dios, situación a la que Él respondió de una forma categórica ayudándolo en cierta foma, pero con firmeza en cumplir con las consecuencias de su acto.

    “Este castigo es más de lo que puedo soportar -le dijo Caín al Señor-. Hoy me condenas al destierro, y nunca más podré estar en tu presencia. Andaré por el mundo errante como un fugitivo, y cualquiera que me encuentre me matará.

    -No será así -replicó el Señor- El que mate a Caín, será castigado siete veces. Entonces el Señor le puso una marca a Caín, para que no fuera a matarlo quien lo hallara. Así Caín se alejó de la presencia del Señor y se fue a vivir a la región llamada Nod, al este del Edén” (Génesis 4:13-16)

    Estos versos muestran como Caín solo pensaba en su bienestar, por lo que él quería que Dios cambiase ese castigo que el catálogo como "muy fuerte". Se ve que Caín tenía tengo miedo en lo que podría suceder en tierra desconocida, por lo que Dios obró en misericordia y le colocó una marca, para que nadie le pudiese hacer daño y cumpliese el castigo que había recibido.

    Para finalizar se puede decir que la historia de Caín y Abel viene enseñar a todos los creyentes que deben purificar su corazón a diario, limpiarse de toda obra inmunda que lo lleve al pecado, y de esa forma permanecer firme en obediencia a Dios.

    Dios quiere que sus corazones permanezcan limpios, que no se llenen de resentimiento, de ira, de celos que desechen todas las obras carnales, y no se dejen llevar por las emociones, así como lo hizo Abel que lo llevó a cometer un gran pecado al matar Abel.

    También puedes leer: La Muerte De Juan El Bautista: Causas Y Consecuencias

    Es por ello, que invitamos a todos las personas que no endurezcan su corazón, que busquen cada día a Dios permaneciendo en su amor para que su vida pueda ser plena de sus bendiciones.

    “Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón como sucedió en la rebelión” (Hebreos 3:15)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir